/ martes 2 de junio de 2020

Groserías en casa. ¿Evitarlas o explicarlas?

En una época donde las ‘malas palabras’ abundan en publicaciones al alcance de todos, hay que cambiar la forma en que abordamos este tema

Todos lo hemos visto y escuchado, a veces provocado. El niño comienza a hablar y su papá empieza a decirle groserías para que las repita. Lo graba, lo comparte, se ríen todos menos la mamá, enojada.

Como mexicanos, la mayoría de los niños alcanzarán una edad en la cual las groserías sean parte central de su vocabulario. Lo que hoy enfrentan los padres de familia es la sobreexposición a estas palabras, algo que en el pasado no sucedía.

Los primeros acercamientos a las malas palabras suelen llegar fuera del núcleo familiar y en espacios de convivencia como la escuela o el vecindario. La generación millennial, cuya mayoría creció frente a programas de televisión abierta, altamente regulados. Las groserías, por decirlo de alguna forma, no eran públicas.

Hasta hace poco, era muy inusual encontrarlas en la televisión. Fue hasta 2018 cuando la Suprema Corte de Justicia de México, determinó que la fracción IX del artículo 223 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), relativa a que en las transmisiones se debía “propiciar” un “uso correcto del lenguaje”, era inconstitucional, “porque pretende que el Estado se erija en una autoridad lingüística y determine el uso correcto de las palabras en los medios de comunicación”.

A medida que la producción y difusión de contenido aumenta, se ha diversificado el lenguaje público. Actualmente, se debe tomar en cuenta lo que podrían estar leyendo y escuchando los niños en plataformas como YouTube, así como la cantidad inconmensurable de comentarios en línea.

La recomendación de algunos expertos no gire en torno a la total prohibición de las groserías ni a las reprimendas por usarlas. Considerando que es inevitable proteger a los niños de este tipo de vocabulario, la estrategia de crianza debe orientarse al acompañamiento y explicación, propiciando un uso inteligente del lenguaje.

Escucha aquí el podcast ⬇️


Todos lo hemos visto y escuchado, a veces provocado. El niño comienza a hablar y su papá empieza a decirle groserías para que las repita. Lo graba, lo comparte, se ríen todos menos la mamá, enojada.

Como mexicanos, la mayoría de los niños alcanzarán una edad en la cual las groserías sean parte central de su vocabulario. Lo que hoy enfrentan los padres de familia es la sobreexposición a estas palabras, algo que en el pasado no sucedía.

Los primeros acercamientos a las malas palabras suelen llegar fuera del núcleo familiar y en espacios de convivencia como la escuela o el vecindario. La generación millennial, cuya mayoría creció frente a programas de televisión abierta, altamente regulados. Las groserías, por decirlo de alguna forma, no eran públicas.

Hasta hace poco, era muy inusual encontrarlas en la televisión. Fue hasta 2018 cuando la Suprema Corte de Justicia de México, determinó que la fracción IX del artículo 223 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), relativa a que en las transmisiones se debía “propiciar” un “uso correcto del lenguaje”, era inconstitucional, “porque pretende que el Estado se erija en una autoridad lingüística y determine el uso correcto de las palabras en los medios de comunicación”.

A medida que la producción y difusión de contenido aumenta, se ha diversificado el lenguaje público. Actualmente, se debe tomar en cuenta lo que podrían estar leyendo y escuchando los niños en plataformas como YouTube, así como la cantidad inconmensurable de comentarios en línea.

La recomendación de algunos expertos no gire en torno a la total prohibición de las groserías ni a las reprimendas por usarlas. Considerando que es inevitable proteger a los niños de este tipo de vocabulario, la estrategia de crianza debe orientarse al acompañamiento y explicación, propiciando un uso inteligente del lenguaje.

Escucha aquí el podcast ⬇️


Sociedad

Pandemia empeoró la economía de Tlahuelilpan

El Gobierno federal no ha entregado los apoyos comprometidos para las víctimas del incendio del oleoducto de Pemex en el que murieron 137 personas

Justicia

Nadie consigue detener a huachicoleros en Hidalgo, Puebla y Edomex

En 2020, 76 por ciento de las tomas clandestinas fueron halladas en estas tres entidades

CDMX

Construirán un centro comercial en Cetram de Martín Carrera

Mojo Real Estate, la operadora de parquímetros, y Grupo Indi, son socios para explotar este paradero

Finanzas

Biden planea cancelar oleoducto en EU

El ducto Keyston XL es operado por TC Energy y está valorado en nueve mil millones de dólares

Gossip

Carmen Armendáriz estrena ¿Te acuerdas de mí?, su más reciente telenovela

Protagonizada por Fátima Molina, Gabriel Soto y Guillermo García Cantú, Te acuerdas de mí se estrena hoy en Las Estrellas

Gossip

"Vecinos" sigue con las risas hasta la onceava temporada

A partir del lunes 25 el programa Vecinos, continúa con grabaciones de la décima y onceava temporada

México

Bajo observación | Covid-19 asesina a más amas de casa que ambulantes

México reportó 11 mil 170 nuevos contagios del coronavirus en las ultimas 24 horas, para un total de un millón 641 mil 428 casos confirmados, y 463 nuevas muertes

Sociedad

Pandemia empeoró la economía de Tlahuelilpan

El Gobierno federal no ha entregado los apoyos comprometidos para las víctimas del incendio del oleoducto de Pemex en el que murieron 137 personas

CDMX

Construirán un centro comercial en Cetram de Martín Carrera

Mojo Real Estate, la operadora de parquímetros, y Grupo Indi, son socios para explotar este paradero