/ miércoles 18 de enero de 2017

Perros acuden muy guapos a iglesias por su bendición

Los perros protagonizaron este martes la fiesta de San Antonio Abad en España, santo patrón de los animales domésticos, a los que incluso se bendice en algunas iglesias.

"En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, yo te bendigo. Amén", le dice el padre Ángel en la iglesia madrileña de San Antón a Chispi, un perro de raza shih-tzu de 10 años de edad, cubierto de un abrigo rojo y traído en carrito de bebé.

"Esperamos que nos lo mantenga un año más. Tienes esa fe, creemos en ello porque lo queremos mucho. Nos hace ilusión venir aquí", explica su dueña, María Luz Gómez, que desde Cantabria (norte) viajó a la capital el mismo domingo, con motivo de esta onomástica que este año se celebró de domingo a martes.

"Me gusta esta iglesia, acepta a todos, a los animales, a todo tipo de personas", añade Mar López, que vino con sus dos perros, Frida, de un año, y Gromit, de ocho, desde Zarzalejo, un pueblo situado a unos 50 km de Madrid.

"San Antonio amaba y bendecía a los animales. Decía que eran criaturas de Dios, por eso aquí bendecimos a todas las mascotas", explica a la AFP entre dos bendiciones el padre Joaquín, sacerdote en Chueca, el barrio gay de Madrid.

San Antonio Abad, santo patrón de los animales domésticos celebrado cada 17 de enero, fue un ermitaño que vivió entre los siglos III y IV en Egipto.

Con motivo de la festividad, en el barrio de Chueca hubo del 14 al 17 de enero stands y animaciones en favor de los animales, como visitas al refugio municipal, conciertos y obras de teatro.

En Valencia (este) se bendijo a las mascotas tras una suelta de palomas. En el pueblo andaluz de Trigueros se ha hecho desfilar desde el domingo al santo, a cuyo paso se lanzan alimentos, siguiendo la tradición.

Los perros protagonizaron este martes la fiesta de San Antonio Abad en España, santo patrón de los animales domésticos, a los que incluso se bendice en algunas iglesias.

"En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, yo te bendigo. Amén", le dice el padre Ángel en la iglesia madrileña de San Antón a Chispi, un perro de raza shih-tzu de 10 años de edad, cubierto de un abrigo rojo y traído en carrito de bebé.

"Esperamos que nos lo mantenga un año más. Tienes esa fe, creemos en ello porque lo queremos mucho. Nos hace ilusión venir aquí", explica su dueña, María Luz Gómez, que desde Cantabria (norte) viajó a la capital el mismo domingo, con motivo de esta onomástica que este año se celebró de domingo a martes.

"Me gusta esta iglesia, acepta a todos, a los animales, a todo tipo de personas", añade Mar López, que vino con sus dos perros, Frida, de un año, y Gromit, de ocho, desde Zarzalejo, un pueblo situado a unos 50 km de Madrid.

"San Antonio amaba y bendecía a los animales. Decía que eran criaturas de Dios, por eso aquí bendecimos a todas las mascotas", explica a la AFP entre dos bendiciones el padre Joaquín, sacerdote en Chueca, el barrio gay de Madrid.

San Antonio Abad, santo patrón de los animales domésticos celebrado cada 17 de enero, fue un ermitaño que vivió entre los siglos III y IV en Egipto.

Con motivo de la festividad, en el barrio de Chueca hubo del 14 al 17 de enero stands y animaciones en favor de los animales, como visitas al refugio municipal, conciertos y obras de teatro.

En Valencia (este) se bendijo a las mascotas tras una suelta de palomas. En el pueblo andaluz de Trigueros se ha hecho desfilar desde el domingo al santo, a cuyo paso se lanzan alimentos, siguiendo la tradición.