/ miércoles 2 de febrero de 2022

Plásticos biodegradables: El menor de los males

Los desechos que se generan de estos materiales tienen un mal manejo, tanto por parte de las empresas como de los consumidores

La rutina en la que viven sumergidas las sociedades modernas que consiste en “usar y tirar” produce más de 400 millones de toneladas de plásticos de un solo uso en desperdicios cada año, de las cuales el 79 por ciento termina en los botaderos y sólo nueve por ciento se recicla.

Tan solo en México se producen ocho millones de toneladas de plásticos al año, de las cuales el 50 por ciento son de un solo uso y apenas el 6.7 por ciento se recicla, de acuerdo con datos de Greenpeace y Forbes.

La problemática ambiental de contaminación por plásticos persiste a pesar de que su uso indiscriminado haya cesado desde que algunos gobiernos han puesto en marcha legislaciones que toman en cuenta al medio ambiente.

Desde el 1 de enero del 2020, cuando la Ley de Residuos Sólidos tuvo modificaciones en la Ciudad de México, prohibiendo la comercialización con bolsas de plástico desechables en tiendas departamentales y de autoservicio, el medio ambiente parecía por fin tener un respiro.

Desde entonces, tanto gobiernos como empresas han tomado cartas en el asunto del calentamiento global. Fue así como diversas compañías decidieron sumarse a la lucha contra el cambio climático, reduciendo la cantidad de plástico en sus envases, utilizando otros componentes para su elaboración y en algunos casos introduciendo empaques biodegradables.

¿Qué es un plástico biodegradable?

También conocido como bioplástico, se trata de aquel material que es capaz de desintegrarse mediante la acción del medio ambiente y los organismos biológicos que habitan en él.

Estos son elaborados con materias primas renovables como trigo, maíz o maicena, aceite de soja, papas, plátanos o yuca.

Entre los materiales más utilizados hoy en día se encuentra el ácido poliláctico; un polímero derivado de cultivos como el maíz y la caña de azúcar.

Este material es empleado mayormente en envolturas o empaques de comida, sin embargo, también se usa en la industria médica, textil e incluso la impresión 3D.

Por otra parte están los plásticos fabricados con aditivos biodegradables; estos no son producidos 100 por ciento de materias primas renovables, sin embargo, se componen de petroquímicos que propician su biodegradación.

La primera empresa mexicana en implementar este tipo de envolturas fue Bimbo, cuando en 2011 utilizó una tecnología inglesa llamada D2W.

Foto: Especial

Esta consiste en un aditivo que se incluye en su formulación durante la manufactura. Después de su vida útil comienza a fragmentar las moléculas de carbono que forman al plástico, convirtiendo el envase en alimento para microorganismos y bacterias.

Esta tecnología permite acortar el periodo de vida del plástico, teniendo como máximo entre tres y cinco años, contrario a los plásticos convencionales que pueden permanecer en la Tierra hasta 400 años.

Así termina su ciclo de biodegradación y lo que alguna vez fue un plástico regresa a la Tierra en forma de agua, biomasa y dióxido de carbono; esto en pequeñas porciones que no llegan a impactar directamente como gases de efecto invernadero.

De acuerdo con datos de la revista El Empaque + Conversión, especializada en la gestión y tecnología de empresas latinoamericanas productoras de envases, México es líder en la región, hablando de producción de bioplásticos.

Gracias a diversos proyectos que se han desarrollado en los últimos años, hoy el país está a la vanguardia de este mercado.

Uno de ellos surgió en el Departamento de Madera, Celulosa y Papel de la Universidad de Guadalajara, donde estudiantes e investigadores crearon bioplásticos a partir de la biotecnología forestal.

Dichos materiales fueron hechos a base de maíz y cartón reutilizado. Al concluir el proyecto, este bioplástico demostró ser apto para empaques o recubrimientos de alimentos secos.

Otro de ellos surgió en la Universidad del Valle de Atemajac en Guadalajara, en donde a través del trabajo de la investigadora y doctora Sandra Pascoe, se obtuvo una patente de una mezcla y proceso para la elaboración de un plástico 100 por ciento biodegradable a base del nopal.

Hoy en día instituciones, empresas y organizaciones sociales de 16 países están interesadas en explotar dicha patente gracias a la diversidad de usos y aplicaciones que van desde el sector automotriz y agrícola, hasta el envasado y empaquetado de alimentos.

Una de las grandes ventajas de optar por empaques biodegradables, es que nos ayudan a reducir la dependencia de los combustibles fósiles, de este modo también disminuye la cantidad de agua y energía por la producción de envases convencionales.

Empresas mexicanas de bioplásticos

Hoy en día, México cuenta con algunas empresas dedicadas a la producción de los denominados bioplásticos.

Una de ellas es Ecoologic, una empresa líder en el comercio en línea de vajillas biodegradables y compostables. En ella hay desde vasos compostables, hasta servilletas, manteles y guantes biodegradables. Está dirigida principalmente a tiendas minoristas, restaurantes y particulares.

Sus productos son 100 por ciento libres de materiales como plástico, aluminio y blanqueantes químicos. Entre las materias primas que utilizan están el maíz, el bambú, la caña de azúcar, el algodón y las hojas de palmera.

Otra empresa líder en cuanto a la comercialización de empaques desechables y biodegradables es Ecosehll. Fundada hace 22 años, produce artículos como cubiertos, bolsas, contenedores y charolas.

Foto: Cuartoscuro

Esta ha logrado que sus productos tengan un tiempo de biodegradación de 90 a 240 días sin dejar residuos tóxicos en el medio ambiente gracias a que los microorganismos se alimentan de estos productos, reintegrando sus componentes a la naturaleza.

De manera independiente, algunos especialistas como Raiza Pilatowsky han creado proyectos que invitan a la sociedad a formar parte de la lucha contra el cambio climático.

Planeteando es un proyecto de comunicación socioambiental que informa por medio de videos y podcasts sobre temas como los plásticos biodegradables, ciencias de la tierra, cambio climático y su relación con la sociedad.

También apoyan a otros creadores y científicos en este tipo de comunicación para que más personas se sumen a esta causa. Hoy en día hacen 16 podcasts y realizan eventos en los que instruyen a las personas para formar un mejor criterio en cuanto al cambio climático.

¿No son tan sostenibles?

A pesar de que este material sugiere una mejora para el medio ambiente, también podría llegar a tener las mismas consecuencias ambientales que los plásticos convencionales.

Por lo general, los empaques biodegradables cuentan con un distintivo que es notable en la envoltura del producto. En él se aclara que es “biodegradable bajo ciertas condiciones”, pero, ¿qué pasa si la envoltura no se encuentra bajo esas condiciones?

“Algunos de los materiales con los que son fabricados estos envases, necesitan estar a ciertas temperaturas para poder biodegradarse, de lo contrario, permanecerán en los botaderos y en los océanos tal y cómo los convencionales, repitiendo la cadena de contaminación”, afirmó Raiza Pilatowsky, cofundadora de Planetendo.

Al requerir condiciones específicas que en la mayoría de las ocasiones no se cumplen, los desechos que se generan por este material tienen un mal manejo tanto por parte de las empresas como de los consumidores.

Hoy en día no se ha pensado una solución para estos desechos en específico, lo que hace que su impacto ambiental sea casi igual al de los otros plásticos.

Foto: Reuters

“Al pensar que hay envases reciclables o biodegradables caemos en una dinámica que propicia el consumismo excesivo, pero aunque reciclemos 10 botellas de pet, todo ese plástico se va a la basura”, afirmó Ornella Garelli, especialista en consumo responsable y cambio climático de Greenpeace México.

Reciclarlos tampoco es una opción, ya que los polímeros y aditivos que contienen estos materiales contaminan el proceso de reciclaje de los demás, reduciendo la calidad de los plásticos convencionales.

“Consideramos que el reciclaje no es la opción más viable para combatir la contaminación, como lo plantean algunas empresas. Una mejor opción es la reutilización de este material,

así se alarga la vida del producto sin utilizar más energía o agua de la que ya se empleó, agregó Garelli.

Aún con estas condiciones para su descomposición, los plásticos biodegradables podrían representar un alejamiento del ser humano de los combustibles fósiles, lo que disminuiría también el agua que se desperdicia, la quema de combustibles y la tala de árboles, rompiendo así gran parte de la cadena de contaminación por plásticos.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

La rutina en la que viven sumergidas las sociedades modernas que consiste en “usar y tirar” produce más de 400 millones de toneladas de plásticos de un solo uso en desperdicios cada año, de las cuales el 79 por ciento termina en los botaderos y sólo nueve por ciento se recicla.

Tan solo en México se producen ocho millones de toneladas de plásticos al año, de las cuales el 50 por ciento son de un solo uso y apenas el 6.7 por ciento se recicla, de acuerdo con datos de Greenpeace y Forbes.

La problemática ambiental de contaminación por plásticos persiste a pesar de que su uso indiscriminado haya cesado desde que algunos gobiernos han puesto en marcha legislaciones que toman en cuenta al medio ambiente.

Desde el 1 de enero del 2020, cuando la Ley de Residuos Sólidos tuvo modificaciones en la Ciudad de México, prohibiendo la comercialización con bolsas de plástico desechables en tiendas departamentales y de autoservicio, el medio ambiente parecía por fin tener un respiro.

Desde entonces, tanto gobiernos como empresas han tomado cartas en el asunto del calentamiento global. Fue así como diversas compañías decidieron sumarse a la lucha contra el cambio climático, reduciendo la cantidad de plástico en sus envases, utilizando otros componentes para su elaboración y en algunos casos introduciendo empaques biodegradables.

¿Qué es un plástico biodegradable?

También conocido como bioplástico, se trata de aquel material que es capaz de desintegrarse mediante la acción del medio ambiente y los organismos biológicos que habitan en él.

Estos son elaborados con materias primas renovables como trigo, maíz o maicena, aceite de soja, papas, plátanos o yuca.

Entre los materiales más utilizados hoy en día se encuentra el ácido poliláctico; un polímero derivado de cultivos como el maíz y la caña de azúcar.

Este material es empleado mayormente en envolturas o empaques de comida, sin embargo, también se usa en la industria médica, textil e incluso la impresión 3D.

Por otra parte están los plásticos fabricados con aditivos biodegradables; estos no son producidos 100 por ciento de materias primas renovables, sin embargo, se componen de petroquímicos que propician su biodegradación.

La primera empresa mexicana en implementar este tipo de envolturas fue Bimbo, cuando en 2011 utilizó una tecnología inglesa llamada D2W.

Foto: Especial

Esta consiste en un aditivo que se incluye en su formulación durante la manufactura. Después de su vida útil comienza a fragmentar las moléculas de carbono que forman al plástico, convirtiendo el envase en alimento para microorganismos y bacterias.

Esta tecnología permite acortar el periodo de vida del plástico, teniendo como máximo entre tres y cinco años, contrario a los plásticos convencionales que pueden permanecer en la Tierra hasta 400 años.

Así termina su ciclo de biodegradación y lo que alguna vez fue un plástico regresa a la Tierra en forma de agua, biomasa y dióxido de carbono; esto en pequeñas porciones que no llegan a impactar directamente como gases de efecto invernadero.

De acuerdo con datos de la revista El Empaque + Conversión, especializada en la gestión y tecnología de empresas latinoamericanas productoras de envases, México es líder en la región, hablando de producción de bioplásticos.

Gracias a diversos proyectos que se han desarrollado en los últimos años, hoy el país está a la vanguardia de este mercado.

Uno de ellos surgió en el Departamento de Madera, Celulosa y Papel de la Universidad de Guadalajara, donde estudiantes e investigadores crearon bioplásticos a partir de la biotecnología forestal.

Dichos materiales fueron hechos a base de maíz y cartón reutilizado. Al concluir el proyecto, este bioplástico demostró ser apto para empaques o recubrimientos de alimentos secos.

Otro de ellos surgió en la Universidad del Valle de Atemajac en Guadalajara, en donde a través del trabajo de la investigadora y doctora Sandra Pascoe, se obtuvo una patente de una mezcla y proceso para la elaboración de un plástico 100 por ciento biodegradable a base del nopal.

Hoy en día instituciones, empresas y organizaciones sociales de 16 países están interesadas en explotar dicha patente gracias a la diversidad de usos y aplicaciones que van desde el sector automotriz y agrícola, hasta el envasado y empaquetado de alimentos.

Una de las grandes ventajas de optar por empaques biodegradables, es que nos ayudan a reducir la dependencia de los combustibles fósiles, de este modo también disminuye la cantidad de agua y energía por la producción de envases convencionales.

Empresas mexicanas de bioplásticos

Hoy en día, México cuenta con algunas empresas dedicadas a la producción de los denominados bioplásticos.

Una de ellas es Ecoologic, una empresa líder en el comercio en línea de vajillas biodegradables y compostables. En ella hay desde vasos compostables, hasta servilletas, manteles y guantes biodegradables. Está dirigida principalmente a tiendas minoristas, restaurantes y particulares.

Sus productos son 100 por ciento libres de materiales como plástico, aluminio y blanqueantes químicos. Entre las materias primas que utilizan están el maíz, el bambú, la caña de azúcar, el algodón y las hojas de palmera.

Otra empresa líder en cuanto a la comercialización de empaques desechables y biodegradables es Ecosehll. Fundada hace 22 años, produce artículos como cubiertos, bolsas, contenedores y charolas.

Foto: Cuartoscuro

Esta ha logrado que sus productos tengan un tiempo de biodegradación de 90 a 240 días sin dejar residuos tóxicos en el medio ambiente gracias a que los microorganismos se alimentan de estos productos, reintegrando sus componentes a la naturaleza.

De manera independiente, algunos especialistas como Raiza Pilatowsky han creado proyectos que invitan a la sociedad a formar parte de la lucha contra el cambio climático.

Planeteando es un proyecto de comunicación socioambiental que informa por medio de videos y podcasts sobre temas como los plásticos biodegradables, ciencias de la tierra, cambio climático y su relación con la sociedad.

También apoyan a otros creadores y científicos en este tipo de comunicación para que más personas se sumen a esta causa. Hoy en día hacen 16 podcasts y realizan eventos en los que instruyen a las personas para formar un mejor criterio en cuanto al cambio climático.

¿No son tan sostenibles?

A pesar de que este material sugiere una mejora para el medio ambiente, también podría llegar a tener las mismas consecuencias ambientales que los plásticos convencionales.

Por lo general, los empaques biodegradables cuentan con un distintivo que es notable en la envoltura del producto. En él se aclara que es “biodegradable bajo ciertas condiciones”, pero, ¿qué pasa si la envoltura no se encuentra bajo esas condiciones?

“Algunos de los materiales con los que son fabricados estos envases, necesitan estar a ciertas temperaturas para poder biodegradarse, de lo contrario, permanecerán en los botaderos y en los océanos tal y cómo los convencionales, repitiendo la cadena de contaminación”, afirmó Raiza Pilatowsky, cofundadora de Planetendo.

Al requerir condiciones específicas que en la mayoría de las ocasiones no se cumplen, los desechos que se generan por este material tienen un mal manejo tanto por parte de las empresas como de los consumidores.

Hoy en día no se ha pensado una solución para estos desechos en específico, lo que hace que su impacto ambiental sea casi igual al de los otros plásticos.

Foto: Reuters

“Al pensar que hay envases reciclables o biodegradables caemos en una dinámica que propicia el consumismo excesivo, pero aunque reciclemos 10 botellas de pet, todo ese plástico se va a la basura”, afirmó Ornella Garelli, especialista en consumo responsable y cambio climático de Greenpeace México.

Reciclarlos tampoco es una opción, ya que los polímeros y aditivos que contienen estos materiales contaminan el proceso de reciclaje de los demás, reduciendo la calidad de los plásticos convencionales.

“Consideramos que el reciclaje no es la opción más viable para combatir la contaminación, como lo plantean algunas empresas. Una mejor opción es la reutilización de este material,

así se alarga la vida del producto sin utilizar más energía o agua de la que ya se empleó, agregó Garelli.

Aún con estas condiciones para su descomposición, los plásticos biodegradables podrían representar un alejamiento del ser humano de los combustibles fósiles, lo que disminuiría también el agua que se desperdicia, la quema de combustibles y la tala de árboles, rompiendo así gran parte de la cadena de contaminación por plásticos.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Finanzas

Inseguridad detiene inversiones a México: José Medina Mora

El presidente de la Coparmex destaca que no existe un estimado del costo que representa la delincuencia, pero afirma que hay inversiones detenidas que no llegan a México por la inseguridad

Justicia

UIF pone en la mira a familias de El Chapo Guzmán y El Mayo Zambada

Entre las cuentas bloqueadas están las de parientes de “El Mayo” Zambada, “El Chapo” Guzmán y un sobrino de don Neto Fonseca y Rafael Caro Quintero

Sociedad

Congelado el fondo de apoyo para desplazados en Sinaloa

En campaña Rubén Rocha Moya tomó de bandera a las víctimas de desplazamiento forzado, como gobernador tiene guardados 60 millones destinados para ayudarlos

Sociedad

Congelado el fondo de apoyo para desplazados en Sinaloa

En campaña Rubén Rocha Moya tomó de bandera a las víctimas de desplazamiento forzado, como gobernador tiene guardados 60 millones destinados para ayudarlos

Justicia

UIF pone en la mira a familias de El Chapo Guzmán y El Mayo Zambada

Entre las cuentas bloqueadas están las de parientes de “El Mayo” Zambada, “El Chapo” Guzmán y un sobrino de don Neto Fonseca y Rafael Caro Quintero

Sociedad

CFE, la que más agua residual vierte a ríos en Puebla

La producción de energía de Los Humeros puede abastecer de energía a poco más de 13 mil hogares por hasta una hora.

Sociedad

Fuga en Pemex amenaza abasto de agua para más de mil personas en Veracruz

Un derrame de aguas congénitas de tres pozos de Pemex en las comunidades Cues y Cebadilla ponen en riesgo la salud de miles de habitantes

Sociedad

La 4T desdeña 20 años de trabajo con policías

Juan Miguel Alcántara advierte que los recortes de recursos destinados a fortalecer a las corporaciones locales derivan en municipios debilitados y amenazados por la delincuencia organizada

Moda

Bolsa de basura de Balenciaga no es su única extravagancia: los otros diseños polémicos

El último lanzamiento de Balenciaga es una bolsa similar a la de la basura que cuesta 36 mil pesos