/ domingo 12 de febrero de 2017

Reciben con los brazos abiertos a hija de Trump

Si boicotear o no a la primera dama Melania Trump por las decisiones de su marido es tema de debate constante en los círculos de la moda estadunidense, la más joven de los Trump es un gran activo para una diseñadora china.

Tiffany Trump, la hija más joven del presidente estadunidense Donald Trump, fue la invitada de honor del desfile de Taoray Wang en la Semana de la Moda de Nueva York (New York Fashion Week, NYFW), al que acudió con su madre, Marla Maples.

La “primera hija”, de 23 años, que vistió un conjunto de Taoray Wang en el fin de semana de la investidura de su padre, ha sido felizmente adoptada por la marca china, que busca abrir su primera tienda en el extranjero en septiembre en Nueva York.

Tiffany Trump estaba resplandeciente en un vestido color marfil y un abrigo rosa pálido de Taoray Wang, una versión similar del que apareció en azul marino en la pasarela. La marca anunció con orgullo su presencia en el show en un posterior comunicado.

La firma lleva el nombre de la diseñadora de Shanghai Wang Tao. Su colección otoño/invierno 2017 ofreció una versión moderna del traje clásico, con un punto de encuentro entre Oriente y Occidente, y un look poderoso y masculino convertido en femenino al combinarlo con delicadas camisolas de encaje.

Wang diseña para la mujer moderna, profesional y con poder, para líderes en gobiernos, negocios, finanzas y leyes que no tienen miedo de disfrazar su feminidad.

Sobre la pasarela se vieron camperas negras, abrigos cruzados al estilo militar y pantalones anchos de tweed, un look poderoso pero también sexy con botas de plataforma hasta la rodilla, bordes de encaje y forro de seda rosa en los abrigos.

Wang contó que sus clientes, que están principalmente en China, están encantados de ver que Trump -”esta jovencita magnífica”- viste su ropa y dijo que no ha habido un feedback negativo.

“Preferiría concentrarme en las calidades personales y en los personajes, más que en ponerles etiquetas”, dijo a la AFP tras bambalinas antes del comienzo del desfile.

Wang afirmó que no había pensado mucho sobre la negativa de conocidos diseñadores estadounidenses a vestir la nueva primera dama.

“No pensé sobre ello porque soy muy tolerante y coopero con las celebridades internacionales y todos estos líderes”, sostuvo.

La sala estaba llena, invitados chinos y de otros países asiáticos mezclados con la crema de Park Avenue, elegantemente vestidos.

“Creo que hay muchos puentes entre diferentes culturas”, afirmó la diseñadora, que estudió en Japón y tiene un piso en Londres. Su marca se centra en “esta mezcla y diversidad”, subrayó.

Si boicotear o no a la primera dama Melania Trump por las decisiones de su marido es tema de debate constante en los círculos de la moda estadunidense, la más joven de los Trump es un gran activo para una diseñadora china.

Tiffany Trump, la hija más joven del presidente estadunidense Donald Trump, fue la invitada de honor del desfile de Taoray Wang en la Semana de la Moda de Nueva York (New York Fashion Week, NYFW), al que acudió con su madre, Marla Maples.

La “primera hija”, de 23 años, que vistió un conjunto de Taoray Wang en el fin de semana de la investidura de su padre, ha sido felizmente adoptada por la marca china, que busca abrir su primera tienda en el extranjero en septiembre en Nueva York.

Tiffany Trump estaba resplandeciente en un vestido color marfil y un abrigo rosa pálido de Taoray Wang, una versión similar del que apareció en azul marino en la pasarela. La marca anunció con orgullo su presencia en el show en un posterior comunicado.

La firma lleva el nombre de la diseñadora de Shanghai Wang Tao. Su colección otoño/invierno 2017 ofreció una versión moderna del traje clásico, con un punto de encuentro entre Oriente y Occidente, y un look poderoso y masculino convertido en femenino al combinarlo con delicadas camisolas de encaje.

Wang diseña para la mujer moderna, profesional y con poder, para líderes en gobiernos, negocios, finanzas y leyes que no tienen miedo de disfrazar su feminidad.

Sobre la pasarela se vieron camperas negras, abrigos cruzados al estilo militar y pantalones anchos de tweed, un look poderoso pero también sexy con botas de plataforma hasta la rodilla, bordes de encaje y forro de seda rosa en los abrigos.

Wang contó que sus clientes, que están principalmente en China, están encantados de ver que Trump -”esta jovencita magnífica”- viste su ropa y dijo que no ha habido un feedback negativo.

“Preferiría concentrarme en las calidades personales y en los personajes, más que en ponerles etiquetas”, dijo a la AFP tras bambalinas antes del comienzo del desfile.

Wang afirmó que no había pensado mucho sobre la negativa de conocidos diseñadores estadounidenses a vestir la nueva primera dama.

“No pensé sobre ello porque soy muy tolerante y coopero con las celebridades internacionales y todos estos líderes”, sostuvo.

La sala estaba llena, invitados chinos y de otros países asiáticos mezclados con la crema de Park Avenue, elegantemente vestidos.

“Creo que hay muchos puentes entre diferentes culturas”, afirmó la diseñadora, que estudió en Japón y tiene un piso en Londres. Su marca se centra en “esta mezcla y diversidad”, subrayó.