/ domingo 13 de noviembre de 2016

Reproducen en España 7 instrumentos musicales medievales

Sin más referencia que unas esculturas románicas talladas en piedra, un grupo de lutieres de España y Francia ha logrado reproducir siete instrumentos medievales de cuerda, gracias a un trabajo conjunto a medio camino entre la música y la arqueología.

Los seis violeros iniciaron su trabajo observando en detalle las cítaras, violas y salterios tocados por unas figuras que aparecen en el pórtico norte de la Colegiata de Toro, una iglesia románica del norte de España construida entre los siglos XII y XIII.

Los juglares y trovadores llevaban estos instrumentos populares por la Castilla de la época, para acompañarse en sus cantos y relatos. Limitados en su gama cromática, evolucionaron con el tiempo hacia otros instrumentos más sofisticados como la guitarra, capaz de reproducir melodías más ricas.

El proyecto, en el que participan además un arquitecto y una arqueóloga, fue bautizado “De la piedra a la madera”. Los siete instrumentos ya confeccionados (de un total de 17 previstos) se acaban de exponer en Valladolid, en la bienal ARPA de restauración y gestión de patrimonio.

“Lo más difícil es hacer el plano, porque si no está bien, el instrumento tampoco va a salir bien. Así que hay que saber sacar la información de la piedra para hacer el plano” con las medidas adecuadas, cuenta a la AFP Jesús Reolid, el alma máter del proyecto.

La pasada primavera, Reolid, de 58 años, sugirió en su cuenta de Facebook la idea de reproducir los instrumentos de la Colegiata de Toro. Rápidamente se sumaron cinco lutieres más, entre ellos su hijo Demián y el francés Olivier Féraud.

Durante una semana de agosto, los seis se juntaron en el taller de Reolid en Pelayos de la Presa, al oeste de Madrid, para trabajar intensamente, a veces hasta las tres de la mañana.

Sin más referencia que unas esculturas románicas talladas en piedra, un grupo de lutieres de España y Francia ha logrado reproducir siete instrumentos medievales de cuerda, gracias a un trabajo conjunto a medio camino entre la música y la arqueología.

Los seis violeros iniciaron su trabajo observando en detalle las cítaras, violas y salterios tocados por unas figuras que aparecen en el pórtico norte de la Colegiata de Toro, una iglesia románica del norte de España construida entre los siglos XII y XIII.

Los juglares y trovadores llevaban estos instrumentos populares por la Castilla de la época, para acompañarse en sus cantos y relatos. Limitados en su gama cromática, evolucionaron con el tiempo hacia otros instrumentos más sofisticados como la guitarra, capaz de reproducir melodías más ricas.

El proyecto, en el que participan además un arquitecto y una arqueóloga, fue bautizado “De la piedra a la madera”. Los siete instrumentos ya confeccionados (de un total de 17 previstos) se acaban de exponer en Valladolid, en la bienal ARPA de restauración y gestión de patrimonio.

“Lo más difícil es hacer el plano, porque si no está bien, el instrumento tampoco va a salir bien. Así que hay que saber sacar la información de la piedra para hacer el plano” con las medidas adecuadas, cuenta a la AFP Jesús Reolid, el alma máter del proyecto.

La pasada primavera, Reolid, de 58 años, sugirió en su cuenta de Facebook la idea de reproducir los instrumentos de la Colegiata de Toro. Rápidamente se sumaron cinco lutieres más, entre ellos su hijo Demián y el francés Olivier Féraud.

Durante una semana de agosto, los seis se juntaron en el taller de Reolid en Pelayos de la Presa, al oeste de Madrid, para trabajar intensamente, a veces hasta las tres de la mañana.