imagotipo

De carne y hueso / Sonya Valencia

  • Redacción El Sol de México
  • en Salud

“Es posible vivir con cáncer, es posible luchar contra él”: Henning Mankell

Sonya Valencia / El Sol de México

La Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó octubre como el “Mes de Sensibilización Contra el Cáncer de Mama”: el cáncer de mama, es lo de hoy. Sin embargo, considero que no podemos dejar de hablar del cáncer en general, por lo que mencionó algunas estadísticas publicadas por esta misma organización.

La OMS dice, que según su último informe realizado en 2012, aproximadamente el 30 por ciento de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física,
consumo de tabaco y de alcohol.

Este estudio también reporta que el tabaco es el factor de riesgo más importante, y es la causa de más del 20 por ciento de las muertes mundiales por cáncer en general, y alrededor del 70 por ciento de las muertes mundiales por cáncer de pulmón. Al año mueren en el mundo, más de millón y medio de personas víctimas de este carcinoma.

El cáncer de pulmón es uno de los más comunes. Es la principal causa de muerte por cáncer entre los hombres y mujeres en Estados Unidos. Aunque este cáncer se debe a diversos factores, entre otros el humo de leña, la exposición a altos niveles de contaminación, radiación y asbesto, sin duda el causante principal es el cigarrillo. Cuanto más joven se inicie con esta adicción y cuantos más cigarrillos se fumen al día, será mayor el riesgo de
desarrollar cáncer de pulmón.

El cigarro, al que muchos hombres y mujeres solos consideran como un amigo y compañero, es en realidad un asesino silencioso. Un asesino que no respeta, que poco a poco se va metiendo en la vida de quien lo consume, hasta hacerse absolutamente indispensable y es entonces cuando tira a matar.

Este fue el caso de Henning Mankell, conocido como maestro sueco de la novela negra y uno de los narradores más leídos de Europa. Mankell falleció el pasado lunes 5 de octubre víctima de cáncer pulmonar. Murió a los 67 años de edad, casi dos años después del día en que le diagnosticaron un tumor cancerígeno en el pulmón izquierdo con metástasis en la nuca.

Cuando el médico le dio la noticia, el creador del inspector Wallander, decidió compartir con sus lectores y amigos su día a día con la intención de abordar el cáncer desde la vida, “no desde la muerte”, dijo. Esta experiencia la plasmó en su último libro
“Arenas movedizas”.

Asimismo publicó en el diario sueco “Göteborgs-Posten” y en “The Guardian” publicó varios artículos, mismos que el periódico español “El País”, reprodujo. El primero lo tituló como: “Lo que sientes al ser diagnosticado con cáncer”. En él, cuenta cómo su esposa Eva, un día le dijo que debería escribir sobre la espera, ‘porque el diagnóstico del cáncer y su cuidado suponen mucha espera y eso es difícil para todos los involucrados’, le dijo ella.

Atendiendo a su petición, Mankell escribió: “Es muy duro y puede resultar imposible de aguantar, porque, mientras toca esperar, uno se siente terriblemente impotente. Y hay muchas esperas: la del diagnóstico, la del tratamiento… Mis pensamientos están con aquellos que no tienen a alguien con quien compartir la angustia asociada a la espera”.

Publica “El País”, que el 22 de mayo de 2014, cuando acababa de terminar la primera ronda de quimioterapia Mankell entregó otro artículo titulado: “La importancia de la investigación sobre el cáncer”.“Durante el tratamiento que he recibido, he intentado familiarizarme con la historia de la investigación sobre el cáncer y veo claro que se trata de uno de los triunfos del esfuerzo de la humanidad. Hoy en día parece que se descubren tratamientos casi cada mes. Como la quimioterapia, que se centra en detalles más precisos. Medicinas que se pueden dirigir a tipos específicos de carcinógenos. El sueño de erradicar el cáncer aun está muy distante, pero aun así, la realidad práctica ilustra las brillantes victorias parciales que estamos consiguiendo continuamente”.

Finalmente, su último artículo lo escribió el 16 de septiembre de 2014 y lo tituló: “Hay días llenos de oscuridad”. Un fragmento de él dice así: “Hay días en que tengo el sentimiento de estar viviendo, lo que se suele llamar ‘tiempo prestado’. No existe tal cosa. No tengo la menor duda de que mi tiempo es mío y solo mío. No se cuánto durará. Intento no pensar en eso, porque no tiene sentido y trato de vivir como si todo fura normal… Supongo que eso es verdad en cierto sentido. Pero al mismo tiempo hay días de completa oscuridad… Días que cuesta. Deprimentes. Días en que lo único que puedo hacer es apretar los dientes y tratar de pensar en otra cosa. Suele funcionar. Hay pocos días en los que el temor gana la partida. Por lo general soy más fuerte que las sombras que tratan de arrastrarme a un abismo espiritual”.

Y termino con las últimas palabras de este famoso escritor, palabras llenas de aliento y esperanza para los que como él padecen cáncer:

“Es posible vivir con cáncer. Es posible luchar contra él. Nunca es demasiado tarde. En cierta manera, todo es aún posible”.