/ viernes 30 de junio de 2017

Atragantamiento en bebés y niños

Por TUM DIEGO LOREDO BECERRA Es normal, por la curiosidad de los niños, el querer probar todo lo que tienen a su alcance. Para mala suerte de los padres usualmente los objetos pequeños son los que llaman más su atención. Es por esto que las muertes por atragantamiento son un tema muy preocupante y recomiendo estar preparados para atender estas emergencias. ¿QUÉ HACER CUANDO UN NIÑO SE ESTÁ ATRAGANTANDO?

Cuando nos enfrentamos a una emergencia, es sumamente importante mantener la calma. Si un niño se está atragantando, primero debemos intentar calmarlo para poder ayudarlo, utilizando frases como: “Estoy aquí para ayudarte, mantén la calma”. Vamos a diferenciar entre los dos tipos de atragantamiento.

Si él niño puede toser, hablar, o escuchamos que el aire entra y sale aunque sea un poco, por la garganta, es un “atragantamiento parcial”. Cuando ocurra esto, es recomendable ponerte detrás del niño y darle palmadas con la mano en forma de concha, en la parte superior de la espalda, mientras le decimos al niño que debe de toser. “Tose, tose, no te rindas”. En caso de que sea un bebé, debemos de cargarlo e inclinarlo hacia enfrente dándole las palmadas para estimular su reflejo de seguir tosiendo.

Si el niño expulsa el objeto está fuera de peligro, si el niño no logra sacar el objeto y éste se aloja en la garganta por completo el paso del aire se impedirá totalmente, es una “obstrucción total”. Para esto, se debe de colocar de rodillas detrás del niño, para estar a su altura. Después rodearemos al niño, cerraremos el puño de nuestra mano dominante, con el pulgar viendo hacia nosotros y lo colocaremos por encima del ombligo del niño, pero por debajo del esternón. Después tomaremos el puño con nuestra otra mano, y haremos compresiones con un movimiento hacia adentro y hacia arriba, pretendiendo con esto que el aire que queda en sus pulmones expulse el objeto que tiene atrapado.

Si el que se está atragantando es un bebé, lo tomaremos para colocarlo sobre nuestro antebrazo boca abajo, y sus pies apuntando hacia nuestro cuerpo. La mano del brazo que está cargando al bebé debe de sostener la mandíbula del bebé, debemos de tener mucho cuidado de solo apretar en áreas óseas. Después vamos a inclinarlo más hacia delante, y daremos 5 palmadas fuertes en la espalda. La fuerza de las palmadas no debe de ser excesiva, debe ser la necesaria para que pueda expulsar el objeto. Después de 5 palmadas, colocaremos nuestro otro brazo sobre él bebé, con la mano sosteniendo la cabeza y el antebrazo asegurando la espalda, para tenerlo entre nuestros brazos. A continuación lo giraremos sobre el otro brazo, dejando la cabeza más abajo que el resto del cuerpo. Con nuestra mano libre, usando sólo dos dedos, que pueden ser el índice y el medio, o el medio y el anular, haremos 5 compresiones en el centro del pecho. Las compresiones deben de ser rápidas y con la fuerza suficiente como para comprimir 1/3 del tórax del este. Posteriormente, lo regresaremos al otro brazo para darle otras 5 palmadas en la espalda, pero revisando la boca por si vemos el objeto retirarlo. Si no vemos el objeto, seguiremos con las palmadas en la espalda y repetiremos esto hasta que él bebé expulse el objeto, o caiga inconsciente.

Si expulsa el objeto esta fuera de peligro, pero es bueno que reciba atención médica. En caso de que esté inconsciente, se debe de llamar al número de emergencia (065) y posteriormente iniciar la RCP. Está funciona si el niño está inconsciente, y debemos de colocarlo boca arriba sobre una superficie dura, y con una mano inclinar su cabeza hacia atrás, después colocaremos nuestra mano dominante sobre el centro del pecho y daremos 30 compresiones torácicas, con la fuerza necesario para comprimir 1/3 del tórax. Después abrimos la boca para revisar si hay un cuerpo extraño y retirarlo, y si no sellar con nuestra boca su nariz y boca, y dar 2 ventilaciones como si quisiéramos empañar un espejo. Cuando estamos con un bebé las compresiones son con solo dos dedos. Haremos esto hasta que el niño recupere la consciencia o llegue la ayuda.

Para más información descarga el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=ocfTd9d4GUQ

Para más información:

diegoloredob@gmail.com, FB: Diego Loredo Corleone

Por TUM DIEGO LOREDO BECERRA Es normal, por la curiosidad de los niños, el querer probar todo lo que tienen a su alcance. Para mala suerte de los padres usualmente los objetos pequeños son los que llaman más su atención. Es por esto que las muertes por atragantamiento son un tema muy preocupante y recomiendo estar preparados para atender estas emergencias. ¿QUÉ HACER CUANDO UN NIÑO SE ESTÁ ATRAGANTANDO?

Cuando nos enfrentamos a una emergencia, es sumamente importante mantener la calma. Si un niño se está atragantando, primero debemos intentar calmarlo para poder ayudarlo, utilizando frases como: “Estoy aquí para ayudarte, mantén la calma”. Vamos a diferenciar entre los dos tipos de atragantamiento.

Si él niño puede toser, hablar, o escuchamos que el aire entra y sale aunque sea un poco, por la garganta, es un “atragantamiento parcial”. Cuando ocurra esto, es recomendable ponerte detrás del niño y darle palmadas con la mano en forma de concha, en la parte superior de la espalda, mientras le decimos al niño que debe de toser. “Tose, tose, no te rindas”. En caso de que sea un bebé, debemos de cargarlo e inclinarlo hacia enfrente dándole las palmadas para estimular su reflejo de seguir tosiendo.

Si el niño expulsa el objeto está fuera de peligro, si el niño no logra sacar el objeto y éste se aloja en la garganta por completo el paso del aire se impedirá totalmente, es una “obstrucción total”. Para esto, se debe de colocar de rodillas detrás del niño, para estar a su altura. Después rodearemos al niño, cerraremos el puño de nuestra mano dominante, con el pulgar viendo hacia nosotros y lo colocaremos por encima del ombligo del niño, pero por debajo del esternón. Después tomaremos el puño con nuestra otra mano, y haremos compresiones con un movimiento hacia adentro y hacia arriba, pretendiendo con esto que el aire que queda en sus pulmones expulse el objeto que tiene atrapado.

Si el que se está atragantando es un bebé, lo tomaremos para colocarlo sobre nuestro antebrazo boca abajo, y sus pies apuntando hacia nuestro cuerpo. La mano del brazo que está cargando al bebé debe de sostener la mandíbula del bebé, debemos de tener mucho cuidado de solo apretar en áreas óseas. Después vamos a inclinarlo más hacia delante, y daremos 5 palmadas fuertes en la espalda. La fuerza de las palmadas no debe de ser excesiva, debe ser la necesaria para que pueda expulsar el objeto. Después de 5 palmadas, colocaremos nuestro otro brazo sobre él bebé, con la mano sosteniendo la cabeza y el antebrazo asegurando la espalda, para tenerlo entre nuestros brazos. A continuación lo giraremos sobre el otro brazo, dejando la cabeza más abajo que el resto del cuerpo. Con nuestra mano libre, usando sólo dos dedos, que pueden ser el índice y el medio, o el medio y el anular, haremos 5 compresiones en el centro del pecho. Las compresiones deben de ser rápidas y con la fuerza suficiente como para comprimir 1/3 del tórax del este. Posteriormente, lo regresaremos al otro brazo para darle otras 5 palmadas en la espalda, pero revisando la boca por si vemos el objeto retirarlo. Si no vemos el objeto, seguiremos con las palmadas en la espalda y repetiremos esto hasta que él bebé expulse el objeto, o caiga inconsciente.

Si expulsa el objeto esta fuera de peligro, pero es bueno que reciba atención médica. En caso de que esté inconsciente, se debe de llamar al número de emergencia (065) y posteriormente iniciar la RCP. Está funciona si el niño está inconsciente, y debemos de colocarlo boca arriba sobre una superficie dura, y con una mano inclinar su cabeza hacia atrás, después colocaremos nuestra mano dominante sobre el centro del pecho y daremos 30 compresiones torácicas, con la fuerza necesario para comprimir 1/3 del tórax. Después abrimos la boca para revisar si hay un cuerpo extraño y retirarlo, y si no sellar con nuestra boca su nariz y boca, y dar 2 ventilaciones como si quisiéramos empañar un espejo. Cuando estamos con un bebé las compresiones son con solo dos dedos. Haremos esto hasta que el niño recupere la consciencia o llegue la ayuda.

Para más información descarga el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=ocfTd9d4GUQ

Para más información:

diegoloredob@gmail.com, FB: Diego Loredo Corleone