/ lunes 12 de octubre de 2015

Enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte de las mexicanas

Fernando Aguilar

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en mujeres mexicanas, debido a que no existen los protocolos médicos adecuados para prevenirlas y atenderlas con oportunidad, lamentó la legisladora Teresa de Jesús Lizárraga Figueroa.

La secretaria de la Comisión de Salud en la Cámara de Diputados destacó que anualmente estos padecimientos cobran la vida de más de 100 mil mujeres, es decir, 274 al día y 11 cada hora, mismos que representan el 37 por ciento de los decesos en la población femenina.

Sostuvo que las mujeres mexicanas presentan condiciones de salud que favorecen el desarrollo de estas afecciones, como el sobrepeso y la obesidad, presentes en más del 70 por ciento de mujeres adultas en el país; el 10 por ciento de la población femenina tiene diabetes; en mayores de 60 años la frecuencia de esta alteración es del 20 por ciento y el 60 por ciento de las mujeres mayores de 50 años de edad tienen niveles elevados de colesterol.

Debe considerarse también el tener más de 55 años de edad e incluso antecedentes familiares como la muerte de la madre antes de tos 65 años y del padre antes de los 55.

Lo grave es que “no se les presta atención como sucede con el cáncer de mama, que si bien es otro grave problema de salud pública, los fallecimientos por esta causa representan 2 por ciento del total”, de acuerdo con la Asociación Nacional de Cardiología, precisó.

En un punto de acuerdo urgió a la Secretaría de Salud (SS) a intensificar las acciones de prevención de las enfermedades cardiovasculares en coordinación con los sectores público, social y privado a nivel nacional, para atender especialmente a mujeres que registren mayor riesgo de padecerlas.

Asimismo, para que esa dependencia federal en el ámbito de sus facultades realice a la brevedad la evaluación de los programas y protocolos preventivos de estos padecimientos, a fin de establecer nuevos modelos de atención médica.

Lizárraga Figueroa destacó la necesidad de realizar campañas de prevención en torno a estos padecimientos y que en las consultas médicas regulares se efectúen a las pacientes evaluaciones cardiovasculares, porque la incidencia no puede seguirse pasando por alto.

Fernando Aguilar

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en mujeres mexicanas, debido a que no existen los protocolos médicos adecuados para prevenirlas y atenderlas con oportunidad, lamentó la legisladora Teresa de Jesús Lizárraga Figueroa.

La secretaria de la Comisión de Salud en la Cámara de Diputados destacó que anualmente estos padecimientos cobran la vida de más de 100 mil mujeres, es decir, 274 al día y 11 cada hora, mismos que representan el 37 por ciento de los decesos en la población femenina.

Sostuvo que las mujeres mexicanas presentan condiciones de salud que favorecen el desarrollo de estas afecciones, como el sobrepeso y la obesidad, presentes en más del 70 por ciento de mujeres adultas en el país; el 10 por ciento de la población femenina tiene diabetes; en mayores de 60 años la frecuencia de esta alteración es del 20 por ciento y el 60 por ciento de las mujeres mayores de 50 años de edad tienen niveles elevados de colesterol.

Debe considerarse también el tener más de 55 años de edad e incluso antecedentes familiares como la muerte de la madre antes de tos 65 años y del padre antes de los 55.

Lo grave es que “no se les presta atención como sucede con el cáncer de mama, que si bien es otro grave problema de salud pública, los fallecimientos por esta causa representan 2 por ciento del total”, de acuerdo con la Asociación Nacional de Cardiología, precisó.

En un punto de acuerdo urgió a la Secretaría de Salud (SS) a intensificar las acciones de prevención de las enfermedades cardiovasculares en coordinación con los sectores público, social y privado a nivel nacional, para atender especialmente a mujeres que registren mayor riesgo de padecerlas.

Asimismo, para que esa dependencia federal en el ámbito de sus facultades realice a la brevedad la evaluación de los programas y protocolos preventivos de estos padecimientos, a fin de establecer nuevos modelos de atención médica.

Lizárraga Figueroa destacó la necesidad de realizar campañas de prevención en torno a estos padecimientos y que en las consultas médicas regulares se efectúen a las pacientes evaluaciones cardiovasculares, porque la incidencia no puede seguirse pasando por alto.