/ martes 12 de enero de 2021

El virus seguirá presente, aun con vacunas

El hartazgo de la población ante las medidas de prevención y el confinamiento pueden jugar contra la efectividad de la vacuna e incrementar los contagios

Increíblemente, ha pasado un año desde la primera aparición del Covid-19. Lo que parecía un inconveniente temporal al principio, se está convirtiendo en un elemento permanente que podría cambiar para siempre la vida como la conocíamos antes de 2020.

Pero, ¿durante cuánto tiempo la gente seguirá cumpliendo con las medidas necesarias para superar el coronavirus a medida que se instalen la complacencia y el cansancio?

A medida que han surgido nuevos brotes en Nueva Gales del Sur, Victoria y Queensland, en Australia, en las últimas semanas, los gobiernos han respondido con nuevas y estrictas medidas para prevenir la propagación del virus, incluidos cierres de fronteras, mandatos de enmascaramiento y cierres temporales.

En respuesta, ha habido cierto retroceso. En Sydney, las protestas contra las máscaras están regresando, mientras que cientos de personas festejaron en Bronte Beach en violación de las regulaciones de distanciamiento. Otros se han fugado de hoteles y aeropuertos en cuarentena, alertan investigadores australianos.

Robert Hoffmann, profesor de Economía y líder del Laboratorio de comportamiento empresarial del Instituto Real de Tecnología de Melbourne, y Swee-Hoon Chuah, profesora de Economía de la Universidad de Tasmania, se preguntan si son estos casos aislados, o signos de un público cada vez más exhausto que se vuelve menos tolerante a las restricciones con el conocimiento de las vacunas en camino.

¿Y este tipo de complacencia podría costarnos la guerra contra el virus?

La ausencia de la ciencia médica seguramente nos haría perder la guerra contra la enfermedad. Pero sin duda, la psicología es igualmente importante para ganarla.

Lo que en última instancia detiene una enfermedad altamente infecciosa es el cumplimiento de las personas de las medidas que implementan los gobiernos. Es por eso que el autoaislamiento, el distanciamiento, los toques de queda, la higiene y las mascarillas se han arraigado en nuestra vida diaria durante el último año.

Uno podría pensar que estos comportamientos aprendidos con esfuerzo se convertirán en hábitos que se mantendrán, sin importar cuánto tiempo dure la pandemia. Pero la ciencia del comportamiento nos advierte que las esperanzas frustradas, la incertidumbre, el cambio de objetivos y la credibilidad rota pueden jugar un papel importante en el tiempo que las personas siguen estrictamente las reglas y mantienen buenos hábitos.

Los sacrificios que los gobiernos continúan pidiendo a las personas requieren autocontrol. La fuerza de voluntad se ha comparado con un músculo mental que puede cansarse. Existe alguna evidencia de que ejercer autocontrol requiere tanto esfuerzo mental que eventualmente puede agotar la fuerza de voluntad.

La evidencia también muestra que, a medida que disminuye la voluntad, es más probable que las personas tomen decisiones que pueden representar un riesgo para ellos mismos y dañar a los demás.

A los participantes de un estudio, por ejemplo, se les pidió que realizaran una tarea tediosa. Para algunos de estos participantes, la tarea también fue diseñada para requerir más concentración.

Estos participantes luego registraron una mayor disposición a asumir riesgos.

En otro estudio, una tarea tediosa y compleja hizo que los participantes fueran más propensos a comportarse de manera deshonesta, mientras desarrollaban la acción. La fuerza de voluntad agotada socavó su capacidad para distinguir el bien del mal.

Es posible que estos resultados controvertidos de situaciones experimentales no sean directamente aplicables a las circunstancias actuales; es posible que no nos digan nada sobre la determinación a largo plazo de las personas para combatir el virus.

Sin embargo, sí nos muestran lo importante que es la psicología a la hora de evaluar la capacidad de las personas para cumplir con reglas que van en contra de sus instintos e inclinaciones naturales.

La realización de una tarea, como seguir las complejas reglas y regulaciones de Covid, también depende de objetivos claros y alcanzables. Las metas vagas o cambiantes y la falta de retroalimentación sobre el progreso de las personas hacia un objetivo específico tienden a socavar la motivación de las personas.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Increíblemente, ha pasado un año desde la primera aparición del Covid-19. Lo que parecía un inconveniente temporal al principio, se está convirtiendo en un elemento permanente que podría cambiar para siempre la vida como la conocíamos antes de 2020.

Pero, ¿durante cuánto tiempo la gente seguirá cumpliendo con las medidas necesarias para superar el coronavirus a medida que se instalen la complacencia y el cansancio?

A medida que han surgido nuevos brotes en Nueva Gales del Sur, Victoria y Queensland, en Australia, en las últimas semanas, los gobiernos han respondido con nuevas y estrictas medidas para prevenir la propagación del virus, incluidos cierres de fronteras, mandatos de enmascaramiento y cierres temporales.

En respuesta, ha habido cierto retroceso. En Sydney, las protestas contra las máscaras están regresando, mientras que cientos de personas festejaron en Bronte Beach en violación de las regulaciones de distanciamiento. Otros se han fugado de hoteles y aeropuertos en cuarentena, alertan investigadores australianos.

Robert Hoffmann, profesor de Economía y líder del Laboratorio de comportamiento empresarial del Instituto Real de Tecnología de Melbourne, y Swee-Hoon Chuah, profesora de Economía de la Universidad de Tasmania, se preguntan si son estos casos aislados, o signos de un público cada vez más exhausto que se vuelve menos tolerante a las restricciones con el conocimiento de las vacunas en camino.

¿Y este tipo de complacencia podría costarnos la guerra contra el virus?

La ausencia de la ciencia médica seguramente nos haría perder la guerra contra la enfermedad. Pero sin duda, la psicología es igualmente importante para ganarla.

Lo que en última instancia detiene una enfermedad altamente infecciosa es el cumplimiento de las personas de las medidas que implementan los gobiernos. Es por eso que el autoaislamiento, el distanciamiento, los toques de queda, la higiene y las mascarillas se han arraigado en nuestra vida diaria durante el último año.

Uno podría pensar que estos comportamientos aprendidos con esfuerzo se convertirán en hábitos que se mantendrán, sin importar cuánto tiempo dure la pandemia. Pero la ciencia del comportamiento nos advierte que las esperanzas frustradas, la incertidumbre, el cambio de objetivos y la credibilidad rota pueden jugar un papel importante en el tiempo que las personas siguen estrictamente las reglas y mantienen buenos hábitos.

Los sacrificios que los gobiernos continúan pidiendo a las personas requieren autocontrol. La fuerza de voluntad se ha comparado con un músculo mental que puede cansarse. Existe alguna evidencia de que ejercer autocontrol requiere tanto esfuerzo mental que eventualmente puede agotar la fuerza de voluntad.

La evidencia también muestra que, a medida que disminuye la voluntad, es más probable que las personas tomen decisiones que pueden representar un riesgo para ellos mismos y dañar a los demás.

A los participantes de un estudio, por ejemplo, se les pidió que realizaran una tarea tediosa. Para algunos de estos participantes, la tarea también fue diseñada para requerir más concentración.

Estos participantes luego registraron una mayor disposición a asumir riesgos.

En otro estudio, una tarea tediosa y compleja hizo que los participantes fueran más propensos a comportarse de manera deshonesta, mientras desarrollaban la acción. La fuerza de voluntad agotada socavó su capacidad para distinguir el bien del mal.

Es posible que estos resultados controvertidos de situaciones experimentales no sean directamente aplicables a las circunstancias actuales; es posible que no nos digan nada sobre la determinación a largo plazo de las personas para combatir el virus.

Sin embargo, sí nos muestran lo importante que es la psicología a la hora de evaluar la capacidad de las personas para cumplir con reglas que van en contra de sus instintos e inclinaciones naturales.

La realización de una tarea, como seguir las complejas reglas y regulaciones de Covid, también depende de objetivos claros y alcanzables. Las metas vagas o cambiantes y la falta de retroalimentación sobre el progreso de las personas hacia un objetivo específico tienden a socavar la motivación de las personas.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Finanzas

Bolsas europeas caen por crisis de la inmobiliaria china Evergrande

Las acciones asiáticas cerraron con una fuerte baja luego de una sesión agitada de China Evergrande Group

Sociedad

Disminuyen migrantes haitianos en Tapachula

Según el Centro de Dignificación Humana de la ciudad han salido 12 mil migrantes haitianos

Política

Evelyn Salgado: Guerrero será para las mujeres un santuario

Promete seguridad, cero tolerancia a la corrupción, mejores servicios públicos y acabar con cacicazgos

Sociedad

Disminuyen migrantes haitianos en Tapachula

Según el Centro de Dignificación Humana de la ciudad han salido 12 mil migrantes haitianos

Finanzas

Bolsas europeas caen por crisis de la inmobiliaria china Evergrande

Las acciones asiáticas cerraron con una fuerte baja luego de una sesión agitada de China Evergrande Group

Mundo

Talibanes piden ayuda internacional por crisis sanitaria

Desde que el Talibán tomó el poder el pasado 15 de agosto, Afganistán vio acentuada la crisis sanitaria tras el bloqueo de fondos internacionales

Valle de México

Gobierno mexiquense envía material para reforzar Cerro del Chiquihuite

Las autoridades enfatizaron que sigue la búsqueda de una mujer y su hijo entre los escombros

Sociedad

Baja la participación de mujeres en puestos de tecnología en México

Las mujeres que se desarrollan en el sector tecnológico reciben 30% menos de salario que un compañero varón de la misma profesión.

Política

Plenaria de CELAC fue positiva pese a diferencias: AMLO

La presencia de Díaz-Canel y Maduro este fin de semana en la plenaria donde México fue anfitrión, generó severas críticas en contra del presidente López Obrador