/ viernes 20 de agosto de 2021

Mi mamá y el sexo| La ciencia del orgasmo

El orgasmo es la referencia obligada a un derecho fundamental: el derecho al placer. Eso implica desmontar uno de los dogmas más arraigados en la sociedad respecto a que “en esta vida venimos a sufrir”

Mientras varios siguen viendo (y viviendo) la sexualidad como un tabú, afortunadamente, los científicos se han dado a la tarea de ponerla “bajo el microscopio” —o mejor dicho, dentro de un escáner de resonancia magnética—. Hasta los orgasmos son motivo de investigación rigurosa y metodológica que busca comprobar o descartar hipótesis. Así como lo lee.

El orgasmo es la referencia obligada a un derecho fundamental: el derecho al placer. Eso implica desmontar uno de los dogmas más arraigados en la sociedad respecto a que “en esta vida venimos a sufrir”. Ante ese tipo de afirmaciones incluso tendríamos que leer la carga de violencia que conllevan esas frases.

Desde ese contexto existen intentos por visibilizar la importancia del derecho al placer como el Día del Orgasmo Femenino, una efeméride que se conmemora, desde el 2006, cada 8 de agosto, para hacer conciencia sobre la importancia de desmitificar la sexualidad y vivirla de manera saludable.

Seguro a más de uno se le sale una risita cuando escucha sobre esa efeméride y no faltará que sea pretexto para algún comentario jocoso. Se vale. Lo que no se vale son las frases de mal gusto o aquellas que descalifiquen estos intentos por referirnos a los derechos sexuales y reproductivos.

En efecto, en esta cartilla de derechos no leerá:

Usted tiene derecho a experimentar un orgasmo, al menos, una vez en su vida

Esa redacción no sería la adecuada. Pero sí hay referencias a que somos dueños de nuestro cuerpo, tenemos derecho a decir que no, a vivir sin violencia, a expresar nuestras emociones y, sobre todo, a vivir de manera plena y feliz.

Desde las neurociencias se ha comprobado que un orgasmo nos regalara un torrente de hormonas relacionadas con la felicidad, en especial la oxitocina, también conocida como la hormona del amor y del apego. Se produce en el hipotálamo y llega al torrente sanguíneo en altas dosis durante el orgasmo.

En este cocktail hormonal también participan las endorfinas, estrechamente vinculadas al placer y que se liberan cuando hacemos ejercicio y cuando tendemos un orgasmo.

Acabo de descubrir S-EX2: La ciencia del sexo, publicado por Pere Estupinyà, donde explica que manera muy clara y amena, esto de las descargas químicas vinculadas al orgasmo. Es un libro que se encuentra en versión ebook, en Amazon, a muy buen precio (109 pesos mexicanos).

Ese libro es un esfuerzo por escribir periodísticamente sobre sexualidad, sin trivializar y presentando información con la seriedad y la profundidad que el tema merece. Presenta la diferencia entre el orgasmo femenino y el masculino, además de explicarlos desde la química relacionada con la psicología.

Hay algunos capítulos que recomiendo ampliamente como “Sexo en nuestros genitales” y el epílogo que se refiere a que el sexo y la ciencia no terminan con el orgasmo.

Si tiene dudas específicas sobre el orgasmo masculino y se pregunta por qué en algunas ocasiones no ha logrado una erección, le resultará fascinante enterarse que no tiene que gastar en viagra y que lo mejor será acudir al psicólogo para entender qué le provoca tanto estrés como para que su sistema simpático controle a su sistema parasimpático. Es decir, no alcanza la erección porque su cuerpo está activando un sistema de alerta que permite la sobrevivencia, donde el placer sexual es poco útil. Esa podría ser una de muchas otras razones que un sexólogo clínico estará capacitado para diagnosticar. Pero que el tabú no lo detenga para acudir con un especialista.

Si sus preguntas son sobre el orgasmo femenino, entonces será bastante ilustrativa la historia de Marie Bonaparte, sobrina nieta del emperador Napoleón Bonaparte, quien nunca tenía orgasmos con su marido, pero sí cuando se masturbaba.

Como divulgador científico especializado en sexualidad, Estupinyà explica que lo que le ocurría (y que es la conclusión a la que ella misma llegó) fue que su clítoris estaba demasiado alejado de su vagina y por eso no lograba reproducir con su marido la misma fricción que lograba en la práctica autoerótica. En aquellos años del inicio del siglo XX, Marie no tenía a quién consultar. A un siglo de diferencia, las mujeres siguen viviendo lo mismo, así que no deberían tener pena en preguntar y ayudarse de un vibrador.

Citaré a Estupinyà: “El clítoris es un órgano diseñado exclusivamente para generar placer, pero no está dispuesto de la mejor manera para alcanzar el orgasmo con la penetración. Los biólogos evolucionistas interpretan este hecho diciendo que el placer es fundamental como motivación para querer tener sexo y reproducirse, pero que a diferencia de la eyaculación masculina el orgasmo femenino en realidad no es evolutivamente necesario”. Esto último se referiría a que el orgasmo femenino no es necesario para lograr un embarazo y quizá por ello la “selección natural” colocó el clítoris a una distancia suficiente para ser estimulado durante el coito, pero no tanto como para facilitar demasiado el orgasmo.

Le contaré que Marie Bonaparte terminó haciendo un estudio entre 243 mujeres para medir la distancia entre el clítoris y la vagina, preguntándoles la frecuencia de sus orgasmos durante el acto sexual. Con esa investigación se estableció una distinción entre las mujeres mesoclitorianas que tenía el clítoris a 2.5 cm de la uretra, las teleclitrorianas con una distancia mayor a 2.5 cm y las paraclitorianas que presentaba una distancia menor a 2.5 entre esos dos órganos. Ese estudio volvió a realizarse en 1940 y en 2011, confirmando los resultados.

Para efectos de esta columna, se termina el espacio para describir los detalles del debate entre los orgasmos vaginales y clitorianos. Vale recordar que sexualidad es mucho más que genitalidad, así que este tema y la investigación científica sobre el mismo aún continúan.

*Divulgadora en Educación Sexual

@mimamayelsekso



Te recomendamos el podcast ⬇️

Puedes escucharlo en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Mientras varios siguen viendo (y viviendo) la sexualidad como un tabú, afortunadamente, los científicos se han dado a la tarea de ponerla “bajo el microscopio” —o mejor dicho, dentro de un escáner de resonancia magnética—. Hasta los orgasmos son motivo de investigación rigurosa y metodológica que busca comprobar o descartar hipótesis. Así como lo lee.

El orgasmo es la referencia obligada a un derecho fundamental: el derecho al placer. Eso implica desmontar uno de los dogmas más arraigados en la sociedad respecto a que “en esta vida venimos a sufrir”. Ante ese tipo de afirmaciones incluso tendríamos que leer la carga de violencia que conllevan esas frases.

Desde ese contexto existen intentos por visibilizar la importancia del derecho al placer como el Día del Orgasmo Femenino, una efeméride que se conmemora, desde el 2006, cada 8 de agosto, para hacer conciencia sobre la importancia de desmitificar la sexualidad y vivirla de manera saludable.

Seguro a más de uno se le sale una risita cuando escucha sobre esa efeméride y no faltará que sea pretexto para algún comentario jocoso. Se vale. Lo que no se vale son las frases de mal gusto o aquellas que descalifiquen estos intentos por referirnos a los derechos sexuales y reproductivos.

En efecto, en esta cartilla de derechos no leerá:

Usted tiene derecho a experimentar un orgasmo, al menos, una vez en su vida

Esa redacción no sería la adecuada. Pero sí hay referencias a que somos dueños de nuestro cuerpo, tenemos derecho a decir que no, a vivir sin violencia, a expresar nuestras emociones y, sobre todo, a vivir de manera plena y feliz.

Desde las neurociencias se ha comprobado que un orgasmo nos regalara un torrente de hormonas relacionadas con la felicidad, en especial la oxitocina, también conocida como la hormona del amor y del apego. Se produce en el hipotálamo y llega al torrente sanguíneo en altas dosis durante el orgasmo.

En este cocktail hormonal también participan las endorfinas, estrechamente vinculadas al placer y que se liberan cuando hacemos ejercicio y cuando tendemos un orgasmo.

Acabo de descubrir S-EX2: La ciencia del sexo, publicado por Pere Estupinyà, donde explica que manera muy clara y amena, esto de las descargas químicas vinculadas al orgasmo. Es un libro que se encuentra en versión ebook, en Amazon, a muy buen precio (109 pesos mexicanos).

Ese libro es un esfuerzo por escribir periodísticamente sobre sexualidad, sin trivializar y presentando información con la seriedad y la profundidad que el tema merece. Presenta la diferencia entre el orgasmo femenino y el masculino, además de explicarlos desde la química relacionada con la psicología.

Hay algunos capítulos que recomiendo ampliamente como “Sexo en nuestros genitales” y el epílogo que se refiere a que el sexo y la ciencia no terminan con el orgasmo.

Si tiene dudas específicas sobre el orgasmo masculino y se pregunta por qué en algunas ocasiones no ha logrado una erección, le resultará fascinante enterarse que no tiene que gastar en viagra y que lo mejor será acudir al psicólogo para entender qué le provoca tanto estrés como para que su sistema simpático controle a su sistema parasimpático. Es decir, no alcanza la erección porque su cuerpo está activando un sistema de alerta que permite la sobrevivencia, donde el placer sexual es poco útil. Esa podría ser una de muchas otras razones que un sexólogo clínico estará capacitado para diagnosticar. Pero que el tabú no lo detenga para acudir con un especialista.

Si sus preguntas son sobre el orgasmo femenino, entonces será bastante ilustrativa la historia de Marie Bonaparte, sobrina nieta del emperador Napoleón Bonaparte, quien nunca tenía orgasmos con su marido, pero sí cuando se masturbaba.

Como divulgador científico especializado en sexualidad, Estupinyà explica que lo que le ocurría (y que es la conclusión a la que ella misma llegó) fue que su clítoris estaba demasiado alejado de su vagina y por eso no lograba reproducir con su marido la misma fricción que lograba en la práctica autoerótica. En aquellos años del inicio del siglo XX, Marie no tenía a quién consultar. A un siglo de diferencia, las mujeres siguen viviendo lo mismo, así que no deberían tener pena en preguntar y ayudarse de un vibrador.

Citaré a Estupinyà: “El clítoris es un órgano diseñado exclusivamente para generar placer, pero no está dispuesto de la mejor manera para alcanzar el orgasmo con la penetración. Los biólogos evolucionistas interpretan este hecho diciendo que el placer es fundamental como motivación para querer tener sexo y reproducirse, pero que a diferencia de la eyaculación masculina el orgasmo femenino en realidad no es evolutivamente necesario”. Esto último se referiría a que el orgasmo femenino no es necesario para lograr un embarazo y quizá por ello la “selección natural” colocó el clítoris a una distancia suficiente para ser estimulado durante el coito, pero no tanto como para facilitar demasiado el orgasmo.

Le contaré que Marie Bonaparte terminó haciendo un estudio entre 243 mujeres para medir la distancia entre el clítoris y la vagina, preguntándoles la frecuencia de sus orgasmos durante el acto sexual. Con esa investigación se estableció una distinción entre las mujeres mesoclitorianas que tenía el clítoris a 2.5 cm de la uretra, las teleclitrorianas con una distancia mayor a 2.5 cm y las paraclitorianas que presentaba una distancia menor a 2.5 entre esos dos órganos. Ese estudio volvió a realizarse en 1940 y en 2011, confirmando los resultados.

Para efectos de esta columna, se termina el espacio para describir los detalles del debate entre los orgasmos vaginales y clitorianos. Vale recordar que sexualidad es mucho más que genitalidad, así que este tema y la investigación científica sobre el mismo aún continúan.

*Divulgadora en Educación Sexual

@mimamayelsekso



Te recomendamos el podcast ⬇️

Puedes escucharlo en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Política

PAN solicita anular la elección presidencial por falta de piso parejo e intervención del crimen

Marko Cortés, dirigente nacional del PAN, informó que presentaron un Juicio de Inconformidad ante el Tribunal Electoral para que anule la elección presidencial

Finanzas

Sepomex lanza su propio marketplace: así busca competirle a Amazon

La intención de la plataforma es comercializar productos que casi no se encuentran, con particular énfasis a las artesanías de distintas regiones del país

México

Cinco elementos de la Guardia Nacional están detenidos por masacre en León

El presidente López Obrador confirmó la detención de los 5 miembros de la Guardia Nacional tras el multihomicidio en una vivienda de León que dejó 6 muertos, entre ellos dos niños

Política

Reforma judicial busca eliminar poder de la delincuencia organizada: AMLO

“Lo que queremos es quitarle a los delincuentes un poder que tiene que estar al servicio del pueblo, impartiendo justicia”, señaló AMLO

Política

PRI debe 189.5 mdp a bancos por préstamos

A la deuda millonaria del PRI se suma el recorte de prerrogativas que enfrentará en 2025, cuando deje de recibir cerca de 300 millones de pesos de financiamiento público por su descalabro el 2 de junio

Finanzas

Peso mexicano retoma débil camino por temores reforma judicial

Analistas creen que la rápida depreciación de la moneda en los últimos días la habría colocado ya en niveles donde comenzó a estabilizarse