/ viernes 6 de agosto de 2021

Mi mamá y el sexo | ¿Qué es un atleta trans?

Una mujer trans es una persona que nació con genitales masculinos, pero no se identifica con ese género

Ver a una mujer transgénero levantar pesas en los Juegos Olímpicos de Tokio es más ilustrativo que cualquier conferencia sobre derechos sexuales y reproductivos.

Una mujer trans es una persona que nació con genitales masculinos, pero no se identifica con ese género. Actualmente, vivimos un auge por destacar la importancia de vivir una sexualidad saludable y qué mejor escaparate que las Olimpiadas para mostrarlo.

Desde la inauguración, estos Juegos han tenido gestos inéditos a favor de la diversidad y de la equidad. Fue muy poderoso ver que las delegaciones iban encabezadas por un hombre y una mujer para reafirmar que estas justas deportivas no tienen exclusividad de género.

La participación histórica de una levantadora de presas transgénero —sí, nació hombre, pero hizo su transición a mujer— abrió un debate que desde hace mucho debía darse en la sociedad para visibilizar la realidad de una comunidad que pedía a gritos ser escuchada.

Cada vez usamos más la frase feminista por excelencia de "lo que no se nombra no existe", porque sólo así entendemos por qué las personas transgénero y no binarias piden hablar en "género neutro" para no sentirse excluidos. Es por eso que en español utilizamos la letra "e" para evocar esa neutralidad y respetar al otro, otra y otre.

Así que el debate sobre la participación de las personas transgénero en un deporte como el levantamiento de pesas presentó varios cuestionamientos que era necesario atender para nombrar aquello que se había invisibilizado: las deportistas trans existen.

La levantadora de pesas neozelandesa Laurel Hubbard llevó al Comité Olímpico Internacional (COI) el cuestionamiento de la reasignación de género y el derecho a participar en estas competencias.

Hubbard tiene 43 años, nació varón y como tal compitió en categoría masculina antes de hacer su transición a mujer cuando ya pasaba los 30 años. Se volvió elegible para la categoría femenina después de cumplir con los criterios del COI respecto a mantener bajos sus niveles de testosterona para poder competir en la rama femenil.

Su presencia provocó las críticas de las otras deportistas que podrían considerar que por haber nacido hombre Hubbard tendría ventajas competitivas que podrían poner en tela de juicio una eventual victoria frente a sus contendientes nacidas mujeres.

Al menos en estos Juegos, Hubbard no presentó esas supuestas ventajas competitivas. No pudo levantar los 120/125 kilos de peso que tenía previstos soportar para poder pasar a la final. Las medallas se las llevaron otras mujeres que nacidas mujeres lograron levantar más peso.

Ahora bien, el tema de la testosterona también está a debate aún, pues resulta que hay mujeres que nacidas mujeres tienen altos niveles de esa hormona. Es por ello que el Comité Olímpico Internacional ha admitido que sus pautas actuales para los atletas transgénero no son adecuadas para su propósito y planea lanzar nuevos lineamientos en los próximos dos meses.

Por ejemplo, Hubbard calificó por cumplir las reglas emitidas en 2015, que le permitieron competir sin cirugía siempre que tomara medicamentos para reducir su testosterona por debajo de 10 nanomoles por litro (nmol/l), durante 12 meses. Sin embargo, hay mujeres trans que logran bajar esos niveles a 7 nmol/l y hay mujeres nacidas mujeres que llegan a presentar niveles de testosterona por encima de 7 nmol/l.

El caso Hubbard incluye cuestionamientos bioéticos, de derechos humanos, ciencia, equidad e identidad en el deporte que se replica en otras disciplinas.

Otros tres casos más se presentaron en Tokio 2020: Alana Smith compitió en patineta callejera femenina representando a Estados Unidos, aunque tampoco alcanzó la clasificación para la ronda de medallas. Chelsea Wolfe (que se identifica con el pronombre ella) también está en Japón como suplente del equipo estadounidense de ciclismo BMX. Otra más, la mediocampista Quinn que se convirtió en la primera atleta transgénero o no binaria en asegurar una medalla para Canadá en futbol femenil.

También hay que hablar sobre lo que pasa con los hombres trans —así es, nacieron mujeres— que participan en categoría masculina y que también utilizan tratamientos hormonales de reasignación de sexo para bloquear su menstruación e impedir el crecimiento de sus senos. Pero digamos que nacieron mujeres y quizá no pasan las eliminatorias porque compiten frente a hombres nacidos hombres. Digamos que ahí: ¿la desventaja competitiva podría estarse presentando en sentido inverso?

El atleta Chris Mosier ha demostrado lo contrario —sí, es correcto, nació mujer y transicionó a hombre—. En 2020, Mosier se convirtió en el primer atleta masculino abiertamente transgénero en competir en una prueba olímpica junto a otros hombres. Sin embargo, no pudo terminar la carrera debido a una lesión.

Mosier comenzó a competir en triatlón en 2009 como mujer. En 2010, se autoidentificó públicamente como un hombre transgénero. Es reconocido por su activismo para empujar el cambio de políticas olímpicas que permitieran su participación en las eliminatorias para Tokio 2020, en la categoría masculina.

Recientemente, participó en el video “Los niñxs conocen a un atleta trans” que promovió Human Right Campaign (HRC), fundación que promueve los derechos de la comunidad LGTB+. Hay que aprender de lxs niñxs. ¿Sabe de qué le preguntaban? Sobre cuál era la técnica de la caminata olímpica o cuántas horas entrenaba.

Los niños se mostraban realmente sorprendidos de escuchar que Mosier era excluido de las competencias por manifestar que tenía una identidad de género distinta a la esperada. “En vez de sólo reconocer que eres una persona que es buena en los deportes”, comentó uno de los niños.

*Divulgadora en Educación Sexual

@mimamayelsekso

Ver a una mujer transgénero levantar pesas en los Juegos Olímpicos de Tokio es más ilustrativo que cualquier conferencia sobre derechos sexuales y reproductivos.

Una mujer trans es una persona que nació con genitales masculinos, pero no se identifica con ese género. Actualmente, vivimos un auge por destacar la importancia de vivir una sexualidad saludable y qué mejor escaparate que las Olimpiadas para mostrarlo.

Desde la inauguración, estos Juegos han tenido gestos inéditos a favor de la diversidad y de la equidad. Fue muy poderoso ver que las delegaciones iban encabezadas por un hombre y una mujer para reafirmar que estas justas deportivas no tienen exclusividad de género.

La participación histórica de una levantadora de presas transgénero —sí, nació hombre, pero hizo su transición a mujer— abrió un debate que desde hace mucho debía darse en la sociedad para visibilizar la realidad de una comunidad que pedía a gritos ser escuchada.

Cada vez usamos más la frase feminista por excelencia de "lo que no se nombra no existe", porque sólo así entendemos por qué las personas transgénero y no binarias piden hablar en "género neutro" para no sentirse excluidos. Es por eso que en español utilizamos la letra "e" para evocar esa neutralidad y respetar al otro, otra y otre.

Así que el debate sobre la participación de las personas transgénero en un deporte como el levantamiento de pesas presentó varios cuestionamientos que era necesario atender para nombrar aquello que se había invisibilizado: las deportistas trans existen.

La levantadora de pesas neozelandesa Laurel Hubbard llevó al Comité Olímpico Internacional (COI) el cuestionamiento de la reasignación de género y el derecho a participar en estas competencias.

Hubbard tiene 43 años, nació varón y como tal compitió en categoría masculina antes de hacer su transición a mujer cuando ya pasaba los 30 años. Se volvió elegible para la categoría femenina después de cumplir con los criterios del COI respecto a mantener bajos sus niveles de testosterona para poder competir en la rama femenil.

Su presencia provocó las críticas de las otras deportistas que podrían considerar que por haber nacido hombre Hubbard tendría ventajas competitivas que podrían poner en tela de juicio una eventual victoria frente a sus contendientes nacidas mujeres.

Al menos en estos Juegos, Hubbard no presentó esas supuestas ventajas competitivas. No pudo levantar los 120/125 kilos de peso que tenía previstos soportar para poder pasar a la final. Las medallas se las llevaron otras mujeres que nacidas mujeres lograron levantar más peso.

Ahora bien, el tema de la testosterona también está a debate aún, pues resulta que hay mujeres que nacidas mujeres tienen altos niveles de esa hormona. Es por ello que el Comité Olímpico Internacional ha admitido que sus pautas actuales para los atletas transgénero no son adecuadas para su propósito y planea lanzar nuevos lineamientos en los próximos dos meses.

Por ejemplo, Hubbard calificó por cumplir las reglas emitidas en 2015, que le permitieron competir sin cirugía siempre que tomara medicamentos para reducir su testosterona por debajo de 10 nanomoles por litro (nmol/l), durante 12 meses. Sin embargo, hay mujeres trans que logran bajar esos niveles a 7 nmol/l y hay mujeres nacidas mujeres que llegan a presentar niveles de testosterona por encima de 7 nmol/l.

El caso Hubbard incluye cuestionamientos bioéticos, de derechos humanos, ciencia, equidad e identidad en el deporte que se replica en otras disciplinas.

Otros tres casos más se presentaron en Tokio 2020: Alana Smith compitió en patineta callejera femenina representando a Estados Unidos, aunque tampoco alcanzó la clasificación para la ronda de medallas. Chelsea Wolfe (que se identifica con el pronombre ella) también está en Japón como suplente del equipo estadounidense de ciclismo BMX. Otra más, la mediocampista Quinn que se convirtió en la primera atleta transgénero o no binaria en asegurar una medalla para Canadá en futbol femenil.

También hay que hablar sobre lo que pasa con los hombres trans —así es, nacieron mujeres— que participan en categoría masculina y que también utilizan tratamientos hormonales de reasignación de sexo para bloquear su menstruación e impedir el crecimiento de sus senos. Pero digamos que nacieron mujeres y quizá no pasan las eliminatorias porque compiten frente a hombres nacidos hombres. Digamos que ahí: ¿la desventaja competitiva podría estarse presentando en sentido inverso?

El atleta Chris Mosier ha demostrado lo contrario —sí, es correcto, nació mujer y transicionó a hombre—. En 2020, Mosier se convirtió en el primer atleta masculino abiertamente transgénero en competir en una prueba olímpica junto a otros hombres. Sin embargo, no pudo terminar la carrera debido a una lesión.

Mosier comenzó a competir en triatlón en 2009 como mujer. En 2010, se autoidentificó públicamente como un hombre transgénero. Es reconocido por su activismo para empujar el cambio de políticas olímpicas que permitieran su participación en las eliminatorias para Tokio 2020, en la categoría masculina.

Recientemente, participó en el video “Los niñxs conocen a un atleta trans” que promovió Human Right Campaign (HRC), fundación que promueve los derechos de la comunidad LGTB+. Hay que aprender de lxs niñxs. ¿Sabe de qué le preguntaban? Sobre cuál era la técnica de la caminata olímpica o cuántas horas entrenaba.

Los niños se mostraban realmente sorprendidos de escuchar que Mosier era excluido de las competencias por manifestar que tenía una identidad de género distinta a la esperada. “En vez de sólo reconocer que eres una persona que es buena en los deportes”, comentó uno de los niños.

*Divulgadora en Educación Sexual

@mimamayelsekso

Sociedad

México tiene más personas internadas por consumo de drogas que por alcohol

El informe de Naciones Unidas indica que el consumo de este narcótico puede ir más allá de las áreas cercanas a la frontera con Estados Unidos

CDMX

Estas son las alternativas de transporte ante el cierre de la Línea 1 del Metro

Te decimos cómo puedes trasladarte si ocupas esta línea del Metro

Sociedad

Tiendas en Monterrey no tienen agua ni para sus empleados: así se vive la escasez

En Monterrey, las tiendas se han visto obligadas a racionar la venta de botellas de agua ante la escasez

Gossip

Juan Solo: Un hombre de retos

El cantautor habla de su disco más reciente y también de otras disciplinas en las que ha incursionado, como el teatro musical y la composición de canciones para cine y para otros artistas

Ecología

Sin árboles, el cielo caería sobre nosotros

Este 28 de junio se celebra el Día Mundial del Árbol y es una fecha ideal para recordar la gran importancia que tienen estos habitantes de la naturaleza

Sociedad

Bajo Observación: Crecen los casos de Covid-19

Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, Sinaloa y Quintana Roo son las entidades con más nuevos casos confirmados actualmente

Cultura

¿Qué significaba realmente ser punk?

En el mundo hay una nueva ola de interés tras el jubileo que celebró el Reino Unido y sobre todo gracias a la serie de Danny Boyle que ha sido objeto de controversia

Finanzas

#Data | Estos son los alimentos que más se han encarecido

En lo que va del 2022, el aguacate se ha encarecido 87%, lo que le convierte en el alimento de mayores incrementos en su precio durante el año

Política

Me tocó cargar con el odio de Cuitláhuac: Del Río Virgen

El funcionario del Senado afirma que su encarcelamiento fue para afectar a Ricardo Monreal y Dante Delgado