/ viernes 23 de diciembre de 2016

Sexo con robots, un hecho

El sexo con robots está “a la vuelta de la esquina”, dijoun experto en una conferencia en Londres en la que se habló de lasimplicaciones de tal posibilidad y se presentaron juguetes sexualesinteractivos.

Los “sexbots” son un tema recurrente de la ciencia ficción,presente por ejemplo en las películas recientes “Ex-Machina” y“Westworld”.

Algunos especialistas pronostican que los primeros amantes demetal, goma y plástico, programados para dar placer sexual,estarán listos en unos meses.

“El sexo con robots está a la vuelta de la esquina, y losprimeros ‘sexbots’ llegarán... el año que viene”, dijo elexperto en inteligencia artificial David Levy en el Congresointernacional de amor y sexo con robots, organizado por laUniversity of London, Universidad de Londres.

LA TELELENGUA Y EL KISSENGER

Abyss Creations, una empresa estadunidense con sede enCalifornia, empezará a promocionar el año que viene sus primerosrobots sexuales con la capacidad de moverse y hablar comohumanos.

Levy, autor de “Amor y sexo con robots” (“Love and Sexwith Robots”), que da nombre a la conferencia anual, estimó queel matrimonio con estos humanoides podría hacerse realidad amediados de siglo.

“A medida que el sexo con robots sea más y más corriente,confrontaremos la posibilidad real del matrimonio”, estimó esteantiguo maestro internacional de ajedrez.

Y, ¿por qué no? Se trataría de maridos/esposas “pacientes,amables, protectores, cariñosos”, nunca celosos o groseros...“a menos que quieras que lo sean”, afirmó.

La cita de Londres sirvió para presentar los últimos avancesen sexo cibernético, como un artilugio que permite a las parejasbesarse aunque estén lejos. El “Kissenger”, que se incorporaal celular, contiene sensores que detectan la presión del beso yla transmiten a la pareja en tiempo real.

Los estudiantes de la universidad japonesa de Keio, Tokio,están desarrollando la “Teletongue” o “Telelengua”  paralograr “interacción oral remota”, con fines “perversos”,en palabras de una de sus creadoras, Dolhathai Kaewsermwong.

Permite a las parejas transmitir sonidos y sensaciones delametones usando una piruleta, y creando “una experienciainmersiva”, narró. ‘PÁNICO MORAL’

Lynne Hall, profesora de la facultad de ciencias informáticasde la Universidad de Sunderland, en el noreste de Inglaterra,estimó que los robots podrían brindar “una experiencia sexualfantástica”.

“El sexo con robots tiene muchas ventajas... es seguro, nocontraes ninguna enfermedad, puedes controlarlo”, dijo en laconferencia, descartando que pueda sustituir o amenazar a lasrelaciones humanas, tildando el temor de “pánico moral”.

“La gente mira porno regularmente y siguen teniendo relacionessexuales con humanos”, alegó.

Sin embargo, para muchos, mantener relaciones sexuales conmáquinas sería ir demasiado lejos.

Emma Yann Zhang, estudiante de doctorado en la la UniversidadCity de Londres, que trabajó en el prototipo Kissenger, dijo quefalta mucho para que la gente encuentre la idea normal.

Aunque muchas personas interrogadas admitieron que los humanospodían sentirse atraídos por estas máquinas, “cuando se lespreguntó si tendrían un robot como amante, muchos respondieronque no”, manifestó la investigadora.

El sexo con robots está “a la vuelta de la esquina”, dijoun experto en una conferencia en Londres en la que se habló de lasimplicaciones de tal posibilidad y se presentaron juguetes sexualesinteractivos.

Los “sexbots” son un tema recurrente de la ciencia ficción,presente por ejemplo en las películas recientes “Ex-Machina” y“Westworld”.

Algunos especialistas pronostican que los primeros amantes demetal, goma y plástico, programados para dar placer sexual,estarán listos en unos meses.

“El sexo con robots está a la vuelta de la esquina, y losprimeros ‘sexbots’ llegarán... el año que viene”, dijo elexperto en inteligencia artificial David Levy en el Congresointernacional de amor y sexo con robots, organizado por laUniversity of London, Universidad de Londres.

LA TELELENGUA Y EL KISSENGER

Abyss Creations, una empresa estadunidense con sede enCalifornia, empezará a promocionar el año que viene sus primerosrobots sexuales con la capacidad de moverse y hablar comohumanos.

Levy, autor de “Amor y sexo con robots” (“Love and Sexwith Robots”), que da nombre a la conferencia anual, estimó queel matrimonio con estos humanoides podría hacerse realidad amediados de siglo.

“A medida que el sexo con robots sea más y más corriente,confrontaremos la posibilidad real del matrimonio”, estimó esteantiguo maestro internacional de ajedrez.

Y, ¿por qué no? Se trataría de maridos/esposas “pacientes,amables, protectores, cariñosos”, nunca celosos o groseros...“a menos que quieras que lo sean”, afirmó.

La cita de Londres sirvió para presentar los últimos avancesen sexo cibernético, como un artilugio que permite a las parejasbesarse aunque estén lejos. El “Kissenger”, que se incorporaal celular, contiene sensores que detectan la presión del beso yla transmiten a la pareja en tiempo real.

Los estudiantes de la universidad japonesa de Keio, Tokio,están desarrollando la “Teletongue” o “Telelengua”  paralograr “interacción oral remota”, con fines “perversos”,en palabras de una de sus creadoras, Dolhathai Kaewsermwong.

Permite a las parejas transmitir sonidos y sensaciones delametones usando una piruleta, y creando “una experienciainmersiva”, narró. ‘PÁNICO MORAL’

Lynne Hall, profesora de la facultad de ciencias informáticasde la Universidad de Sunderland, en el noreste de Inglaterra,estimó que los robots podrían brindar “una experiencia sexualfantástica”.

“El sexo con robots tiene muchas ventajas... es seguro, nocontraes ninguna enfermedad, puedes controlarlo”, dijo en laconferencia, descartando que pueda sustituir o amenazar a lasrelaciones humanas, tildando el temor de “pánico moral”.

“La gente mira porno regularmente y siguen teniendo relacionessexuales con humanos”, alegó.

Sin embargo, para muchos, mantener relaciones sexuales conmáquinas sería ir demasiado lejos.

Emma Yann Zhang, estudiante de doctorado en la la UniversidadCity de Londres, que trabajó en el prototipo Kissenger, dijo quefalta mucho para que la gente encuentre la idea normal.

Aunque muchas personas interrogadas admitieron que los humanospodían sentirse atraídos por estas máquinas, “cuando se lespreguntó si tendrían un robot como amante, muchos respondieronque no”, manifestó la investigadora.

Mundo

Muere Kofi Annan, exsecretario general de la ONU

La familia y la fundación de Kofi Annan anunciaron su muerte este día por la mañana

CDMX

Balacera en la colonia Morelos deja dos muertos y cinco detenidos

El secretario de Seguridad Pública de la CDMX informó que con el poyo de cámaras del C2, elementos policiacos lograron detener a los responsables

Mundo

Italia despide a víctimas del puente en Génova con funeral de Estado

El pasado martes, un tramo de 200 metros del puente de Morandi se hundió y provocó la caída de decenas de vehículos, lo cual dejó un saldo de 38 muertos

CDMX

Balacera en la colonia Morelos deja dos muertos; hay cinco detenidos

El secretario de Seguridad Pública de la CDMX informó que con el poyo de cámaras del C2, elementos policiacos lograron detener a los responsables

Mundo

Fiscalía propone hasta 6 meses de cárcel para Papadopoulos, exasesor de Trump

Los fiscales presentaron anoche un documento ante una corte de distrito en Washington

Mundo

Italia despide a víctimas del puente en Génova con funeral de Estado

El pasado martes, un tramo de 200 metros del puente de Morandi se hundió y provocó la caída de decenas de vehículos, lo cual dejó un saldo de 38 muertos

Mundo

Líderes del mundo lamentan la muerte Kofi Annan, exsecretario general de ONU

El ganador del Premio Nobel de la Paz en 2001 por su trabajo humanitario, murió a los 80 años

CDMX

Con 28 mil elementos, Policía vigilará regreso a clases en la CDMX

Señaló que se utilizarán dos mil 156 vehículos, 20 ambulancias, 31 grúas y ocho helicópteros

Justicia

Fiscalía de Ciudad Juárez revela identidad del asesino de Rafita

Se trata de Rosario Soledad N. de 23 años de edad, quien de acuerdo al Fiscal vivía a una calle de distancia de la vivienda del niño