/ jueves 24 de diciembre de 2020

Cuando México intentó suplantar a Santa Claus con Quetzalcóatl

Aunque no lo creas, hubo un presidente que quiso deshacerse del famoso personaje

Imaginar unas navidades sin la omnipresente imagen de Santa Claus suena a ciencia ficción, pero México estuvo a punto de hacerlo realidad en 1930. ¿La alternativa? Popularizar la figura del dios prehispánico Quetzalcóatl como un símbolo navideño.

El 23 de diciembre de ese año, el Estadio Nacional de la capital mexicana, donde se realizaban los grandes eventos políticos de la época, fue escenario de un suceso muy peculiar.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El presidente del país, Pascual Ortiz, organizó una entrega de regalos a miles de niños ante una pirámide prehispánica presidida por Quetzalcóatl.

Foto: Wikipedia

"Fue una propuesta nacionalista del secretario de Educación, Carlos Trejo, para sustituir a Santa Claus y poner una cosa más mexicana", cuenta a Efe el historiador Alfredo Ávila, profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las crónicas de ese día retratan una extraña combinación entre los árboles de Navidad decorados con luces de colores y la procesión de sacerdotes, batallones y bailarines honrando a Quetzalcóatl, representado como una serpiente emplumada.

La primera dama, Josefina Ortiz, fue una de las encargadas de repartir juguetes y dulces a los niños pobres que acudieron al espectáculo, que contó con la asistencia de cerca de 15 mil personas, incluidos diplomáticos extranjeros.

Los inicios del siglo XX estuvieron marcados por un nacionalismo exacerbado en buena parte del mundo occidental y México, donde acababa de triunfar la revolución contra el dictador de gustos afrancesados Porfirio Díaz, no fue una excepción.

"Los gobiernos mexicanos de los años 30 usaron una retórica nacionalista con fuertes referencias de tipo prehispánico para enfrentarse a lo que veían como una posible invasión cultural estadounidense", explica el historiador.

Fue una época en la que diversas marcas estadounidenses entraron con fuerza al mercado mexicano y Coca-Cola popularizó la figura de Santa Claus.

Un pasado mitificado

Sustituir al entrañable anciano de barba blanca por la serpiente emplumada era la forma que tenían las autoridades mexicanas de "potenciar el orgullo del país mirando a sus raíces", unos orígenes muchas veces mitificados.

"Quetzalcóatl era una deidad prehispánica pacífica, del culto a la civilización y que traía el bienestar, a diferencia de otros dioses guerreros como Huitzilopochtli, que no hubieran encajado bien en esta sustitución de Santa Claus, los Reyes Magos o el Niño Dios", sostiene el historiador de la UNAM.

Foto: Wikipedia

Esa exaltación de lo indígena no deja de resultar paradójica en un país que mitificaba las grandes civilizaciones prehispánicas mientras que "para el Gobierno no era importante prestar atención a las comunidades indígenas del momento", que representaban a cerca del 20 % de la población.

Sea como sea, el nuevo emblema navideño no tuvo una gran acogida, pues en el periódico había caricaturas y anuncios que se burlaban de la iniciativa e incluso cartas de lectores incrédulos que se preguntaban si tendrían que acostar a la serpiente emplumada en el belén.

Una de las grandes críticas contra la nueva Navidad indigenista fue el intento de desvincular esa tradición de la religión, en un México profundamente católico.

Los feligreses arriban para pagar sus mandas o pedir favores a la Virgen Morena. Foto: Roberto Hernández

Hay que entender, señaló Ávila, que el Estado mexicano acababa de vencer en la Guerra Cristera (1926-1929), que había enfrentado al Gobierno revolucionario laico con las milicias apoyadas por la Iglesia en una pugna por tener el control de la educación en México.

El Gobierno de Pascual Ortiz, por tanto, tenía pocas simpatías hacia la Iglesia Católica, aunque trató de no herir tantas sensibilidades al celebrar el masivo acto del Estadio Nacional el 23 de diciembre, en lugar del 25 de diciembre.

Ese evento nunca se volvió a repetir y casi 90 años después, Quetzoalcóatl permanece en los museos mientras los niños esperan la llegada del anciano de traje rojo y blanco con un saco lleno de regalos.

Imaginar unas navidades sin la omnipresente imagen de Santa Claus suena a ciencia ficción, pero México estuvo a punto de hacerlo realidad en 1930. ¿La alternativa? Popularizar la figura del dios prehispánico Quetzalcóatl como un símbolo navideño.

El 23 de diciembre de ese año, el Estadio Nacional de la capital mexicana, donde se realizaban los grandes eventos políticos de la época, fue escenario de un suceso muy peculiar.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El presidente del país, Pascual Ortiz, organizó una entrega de regalos a miles de niños ante una pirámide prehispánica presidida por Quetzalcóatl.

Foto: Wikipedia

"Fue una propuesta nacionalista del secretario de Educación, Carlos Trejo, para sustituir a Santa Claus y poner una cosa más mexicana", cuenta a Efe el historiador Alfredo Ávila, profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las crónicas de ese día retratan una extraña combinación entre los árboles de Navidad decorados con luces de colores y la procesión de sacerdotes, batallones y bailarines honrando a Quetzalcóatl, representado como una serpiente emplumada.

La primera dama, Josefina Ortiz, fue una de las encargadas de repartir juguetes y dulces a los niños pobres que acudieron al espectáculo, que contó con la asistencia de cerca de 15 mil personas, incluidos diplomáticos extranjeros.

Los inicios del siglo XX estuvieron marcados por un nacionalismo exacerbado en buena parte del mundo occidental y México, donde acababa de triunfar la revolución contra el dictador de gustos afrancesados Porfirio Díaz, no fue una excepción.

"Los gobiernos mexicanos de los años 30 usaron una retórica nacionalista con fuertes referencias de tipo prehispánico para enfrentarse a lo que veían como una posible invasión cultural estadounidense", explica el historiador.

Fue una época en la que diversas marcas estadounidenses entraron con fuerza al mercado mexicano y Coca-Cola popularizó la figura de Santa Claus.

Un pasado mitificado

Sustituir al entrañable anciano de barba blanca por la serpiente emplumada era la forma que tenían las autoridades mexicanas de "potenciar el orgullo del país mirando a sus raíces", unos orígenes muchas veces mitificados.

"Quetzalcóatl era una deidad prehispánica pacífica, del culto a la civilización y que traía el bienestar, a diferencia de otros dioses guerreros como Huitzilopochtli, que no hubieran encajado bien en esta sustitución de Santa Claus, los Reyes Magos o el Niño Dios", sostiene el historiador de la UNAM.

Foto: Wikipedia

Esa exaltación de lo indígena no deja de resultar paradójica en un país que mitificaba las grandes civilizaciones prehispánicas mientras que "para el Gobierno no era importante prestar atención a las comunidades indígenas del momento", que representaban a cerca del 20 % de la población.

Sea como sea, el nuevo emblema navideño no tuvo una gran acogida, pues en el periódico había caricaturas y anuncios que se burlaban de la iniciativa e incluso cartas de lectores incrédulos que se preguntaban si tendrían que acostar a la serpiente emplumada en el belén.

Una de las grandes críticas contra la nueva Navidad indigenista fue el intento de desvincular esa tradición de la religión, en un México profundamente católico.

Los feligreses arriban para pagar sus mandas o pedir favores a la Virgen Morena. Foto: Roberto Hernández

Hay que entender, señaló Ávila, que el Estado mexicano acababa de vencer en la Guerra Cristera (1926-1929), que había enfrentado al Gobierno revolucionario laico con las milicias apoyadas por la Iglesia en una pugna por tener el control de la educación en México.

El Gobierno de Pascual Ortiz, por tanto, tenía pocas simpatías hacia la Iglesia Católica, aunque trató de no herir tantas sensibilidades al celebrar el masivo acto del Estadio Nacional el 23 de diciembre, en lugar del 25 de diciembre.

Ese evento nunca se volvió a repetir y casi 90 años después, Quetzoalcóatl permanece en los museos mientras los niños esperan la llegada del anciano de traje rojo y blanco con un saco lleno de regalos.

CDMX

Decomisan en Polanco bombas y espadas previo a marcha del #8M

La Brigada Humanitaria de paz Marabunta documentó que la policía actuó sin apegarse a los procedimientos

Sociedad

Brujas del Mar convocan al segundo paro nacional "Un Día sin Mujeres" para este 9 de marzo

De acuerdo con Arussi Unda, el llamado es para que mujeres que trabajen desde casa, no lo hagan, y que las estudiantes no se conecten a clases en línea

México

México llega a 190 mil 604 muertos por Covid

Con estas cifras, México ocupa el decimotercer lugar mundial en número de contagios y el tercer puesto en el de decesos por la pandemia, detrás de Estados Unidos y Brasil

CDMX

Decomisan en Polanco bombas y espadas previo a marcha del #8M

La Brigada Humanitaria de paz Marabunta documentó que la policía actuó sin apegarse a los procedimientos

CDMX

Previo a la marcha del 8M, Andres R "amuralla" su casa en CDMX

Muy al estilo del gobierno de la Ciudad de México, el autor de 17 libros decidió asegurar su vivienda

Celebridades

Hospitalizan a Sax de La Maldita Vecindad por Covid-19

La noticia fue dada a conocer por su esposa, Jessica Franco Landero, quien detalló que el músico fue ingresado debido a una baja en el nivel de saturación de oxígeno

Realeza

Harry y Meghan revelan racismo y denigración dentro de la familia real

La Casa Real teme onda expansiva tras entrevista incómoda; Carlos y William, atrapados en el sistema, afirma Harry

Gossip

Nomadland y The Crown triunfan con la crítica

La entrega de los Critics Choice Awards se celebró esta noche de manera remota, fue conducida por Taye Diggs

Realeza

Harry y Meghan anuncian que esperan una niña

Los duques de Sussex, que viven en California desde hace casi un año, precisaron que el bebé nacerá este verano y que no planean tener más hijos