/ miércoles 26 de enero de 2022

Turismo espacial: Nocivo para la salud

Además de las múltiples formas en que esta industria contamina tanto en la tierra como en el espacio, su actividad provoca otras afectaciones a la salud de los tripulantes

Desde que Neil Amstrong y Edwin Aladrin llegaron a la Luna el 20 de julio de 1969, los viajes al espacio ya no son un sueño lejano. Durante las últimas décadas este tipo de expediciones se han popularizado en los centros de investigaciones, las películas e incluso en las redes sociales.

Al convertirse en un tema popular entre la población, multimillonarios como Jeff Bezos, Richard Branson y Elon Musk decidieron formalizar el turismo espacial.

Aunque ellos no fueron los primeros multimillonarios que voltearon a ver este tipo de turismo. En 2001, el magnate norteamerciano, Dennis Tito, se convirtió en el primer turista espacial, pasando una semana en la Estación Espacial Internacional.

Veinte años después, las empresas de los citados magnates, Blue Origin, Virgin Galactic y Space X tienen las propuestas más consolidadas, pretendiendo aumentar el número de viajes que se realizan al año, y con ello, la cantidad de turistas espaciales.

CONTAMINAN LA TIERRA

El crecimiento de esta industria ha ido de la mano de una mayor contaminación ambiental. Pensar en un incremento de viajes se traduce en más gases producidos por quema de combustible dentro de la atmósfera.

Dos terceras partes del combustible emitido por los cohetes se libera en la atmósfera, una capa de la tierra que abarca desde los 12 hasta los 50 km sobre la tierra.

Las emisiones de CO2 que produce un vuelo espacial para cuatro turistas son entre 50 y 100 veces mayores que las emisiones que genera un pasajero en un vuelo comercial de larga distancia.

La compañía de Bezos, Blue Origin, presume de utilizar compuestos menos contaminantes en sus combustibles como el oxígeno y el hidrógeno líquido. Contrario a Virgin Galactic, que emplea combustibles basados en carbono y polibutadieno, lo que origina hidroxilo y óxido nitroso. Por su parte, Space X emplea queroseno y oxígeno líquido.

Todos estos compuestos generan contaminación en el aire al esparcir sustancias tóxicas como dióxido de carbono, hollín y vapor de agua, un gas que también es considerado de efecto invernadero.

Al permanecer todos estos compuestos en la atmósfera, los óxidos de nitrógeno y los elementos químicos formados por la ruptura del vapor de agua convierten el ozono en oxígeno, reduciendo así la capa de ozono.

Foto: EFE

“Una reducción de la capa de ozono con tal aceleración puede suponer un riesgo que a mediano o largo plazo puede ser mortal para la vida en la tierra”, señaló el doctor en Astrofísica de la UNAM, José Norbert Espíritu, en entrevista con El Sol de México.

Además, el vapor de agua genera nubes y estas hacen que las reacciones de los compuestos sean más aceleradas que en condiciones normales. Por otro lado, las emisiones de dióxido de carbono y hollín provocan que el calor de la tierra quede atrapado en la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global.

“A diferencia de los aviones, los cohetes pueden llegar hasta los 60 km sobre la tierra, y esto hace que se dejen residuos como dióxido de carbono, vapor de agua, compuestos de cloro o partículas sólidas en partes de la atmósfera donde no existían esos contaminantes”, añade Norbert Espíritu.

Y CONTAMINAN EL ESPACIO

Otro de los problemas que aqueja al planeta desde 1950 es el de la basura espacial, la cual se compone de los objetos que orbitan alrededor de la tierra en distintas direcciones, altitudes y planos. Dichos materiales orbitan a grandes velocidades que pueden llegar hasta los 35 mil kilómetros por hora.

“En la actualidad, los residuos sólidos que dejan los cohetes van en aumento. Los cohetes no son reutilizables, esto genera un desperdicio de material en la tierra y una gran cantidad de basura espacial fuera de ella”, comentó la también Doctora en Astrofísica de la UNAM, Patricia Hernández.

Hasta 2018 había alrededor de cinco mil satélites alrededor de la tierra, pero para noviembre del 2021 ya había más de ocho mil, representando un incremento poco mayor al 50 por ciento en sólo tres años.

Pero algunas empresas planean lanzar constelaciones satelitales. Por ejemplo, Starlink, de Space X, pretende poner en órbita más de 12 mil satélites. Por su parte, Blue Origin y la Agencia Espacial Europea buscan lanzar sus propias constelaciones.

Pero el problema de la basura espacial radica en el descontrol que se tiene sobre ella. A partir de 2018, las conjunciones han incrementado de manera significativa.

“Una conjunción es cuando un objeto pasa muy cerca de otro, rozando el límite de tener un impacto”, agrega Norbert Espíritu.

Estas conjunciones se pueden dar entre cohetes que quedaron en desuso y que siguen orbitando la tierra, hasta tornillos o tuercas.

“Debido a la poca resistencia que hay en el espacio, estos materiales viajan a una gran velocidad, lo que puede ocasionar perforaciones en las paredes de las estaciones espaciales o en los paneles solares”, apunta Hernández.

Los especialistas catalogan la basura espacial más pequeña como la más peligrosa, ya que es casi imperceptible, hasta que ya está lo suficientemente cerca del objeto de interés como para perforarlo. Durante 2021, la mayoría de las conjunciones involucraron satélites de Starlink.

Foto: EFE

Por ejemplo, en 1993 un satélite ruso recibió un impacto que lo resquebrajó en más de mil 500 pedazos. Y en 2007 China destruyó con un misil otro satélite, provocando que más de tres mil fragmentos se esparcieran en el espacio.

De acuerdo con la Comisión Europea, lo alarmante es la falta de cifras exactas sobre cuánta basura espacial hay. Esta preocupación surgió en 1997, cuando en el estado norteamericano de Texas fueron hallados fragmentos de los pisos superiores de los cohetes, material que se creía que se desintegraba al entrar a la atmósfera.

Y es que las constelaciones satelitales no sólo perjudican a las misiones espaciales, sino también al medio ambiente.

Algunas empresas como Space X fabrican satélites con sólo un par de años de vida útil y toman en cuenta que se van a quedar orbitando alrededor de la tierra por tiempo indefinido.

“La basura espacial eventualmente cae a la tierra, generando basura terrestre, pero antes de que caiga, se queda orbitando sin un tiempo definido y esos residuos son un riesgo desde cualquier ángulo que se les vea”, alerta Norbert Espíritu.

Sin embargo, la Agencia Espacial Europea (ESA), está trabajando con ClearSpace para hacer la primera misión de desorbitación de basura espacial, la cual se espera que esté en operación para 2025.

De acuerdo con la ESA, desde que comenzó la carrera espacial en 1955, se han lanzado cinco mil 500 cohetes y se han puesto en órbita 9 mil 600 satélites, de los cuales 5 mil 560 siguen en el espacio, pero sólo 2 mil 300 están activos.

En otras palabras, la masa total de los residuos que orbitan alrededor de la tierra hoy en día es de 8 mil 800 toneladas, según datos de la propia ESA.

¿Y LOS TURISTAS ESPACIALES?

Sabemos que algunos astronautas tienen afectaciones físicas o psicológicas al pasar largos periodos fuera de la Tierra. Pero, ¿qué riesgos conlleva viajar al espacio si no eres astronauta?

En primer lugar, la radiación a la que los turistas estarían expuestos sería mucho mayor a la de la tierra, ya que la capa de ozono y la atmósfera nos protegen de los rayos ultravioleta y los rayos X.

Especialistas como el Doctor David Green, profesor de fisiología humana y aeroespacial de la universidad de King 's College de Londres, afirman que los problemas más comunes durante los vuelos son la cinetosis; un mareo causado por el movimiento, la fatiga, la deshidratación, la pérdida del apetito y el dolor de espalda.

Por otra parte, la aceleración y desaceleración del vuelo puede provocar que los pasajeros sientan náuseas intensas e incluso las personas que padezcan de problemas cardíacos, podrían tener consecuencias más graves, debido a la aceleración y desaceleración vertical del vuelo, ya que es difícil que el corazón bombee sangre al cerebro.

También señala que los huesos y el estado físico de las personas que permanecen fuera de la atmósfera se debilitan con mayor rapidez, comparando el deterioro con un envejecimiento acelerado.

Sin embargo, las repercusiones que se podrían tener a largo plazo aún son inciertas porque aún son pocas las personas han viajado como turistas espaciales.

Foto: EFE

Un artículo publicado por el British Medical Journey pidió a los médicos generales que se preparen para las preguntas de sus pacientes sobre su idoneidad para viajar al espacio. Aunque hoy en día, no todos los médicos generales tienen los conocimientos para ofrecer asesorías o soluciones a la medicina espacial.

Averiguar los efectos que tendrá el turismo espacial para el planeta y para las personas es cuestión de tiempo. Pero, es importante tener una comprensión clara de cómo se desarrollará la industria del turismo espacial.

Hasta ahora, Virgin Galactic anunció que ofrecerá 400 vuelos espaciales cada año. Blue Origin y Space X aún no han dado cifras.

Patricia Hernández y José Norbert Espíritu, junto con otros especialistas cuentan con un canal de YouTube llamado Astrofísicos en Acción, un proyecto de divulgación científica en el que abordan temas como los planetas, las estrellas, y las galaxias.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Desde que Neil Amstrong y Edwin Aladrin llegaron a la Luna el 20 de julio de 1969, los viajes al espacio ya no son un sueño lejano. Durante las últimas décadas este tipo de expediciones se han popularizado en los centros de investigaciones, las películas e incluso en las redes sociales.

Al convertirse en un tema popular entre la población, multimillonarios como Jeff Bezos, Richard Branson y Elon Musk decidieron formalizar el turismo espacial.

Aunque ellos no fueron los primeros multimillonarios que voltearon a ver este tipo de turismo. En 2001, el magnate norteamerciano, Dennis Tito, se convirtió en el primer turista espacial, pasando una semana en la Estación Espacial Internacional.

Veinte años después, las empresas de los citados magnates, Blue Origin, Virgin Galactic y Space X tienen las propuestas más consolidadas, pretendiendo aumentar el número de viajes que se realizan al año, y con ello, la cantidad de turistas espaciales.

CONTAMINAN LA TIERRA

El crecimiento de esta industria ha ido de la mano de una mayor contaminación ambiental. Pensar en un incremento de viajes se traduce en más gases producidos por quema de combustible dentro de la atmósfera.

Dos terceras partes del combustible emitido por los cohetes se libera en la atmósfera, una capa de la tierra que abarca desde los 12 hasta los 50 km sobre la tierra.

Las emisiones de CO2 que produce un vuelo espacial para cuatro turistas son entre 50 y 100 veces mayores que las emisiones que genera un pasajero en un vuelo comercial de larga distancia.

La compañía de Bezos, Blue Origin, presume de utilizar compuestos menos contaminantes en sus combustibles como el oxígeno y el hidrógeno líquido. Contrario a Virgin Galactic, que emplea combustibles basados en carbono y polibutadieno, lo que origina hidroxilo y óxido nitroso. Por su parte, Space X emplea queroseno y oxígeno líquido.

Todos estos compuestos generan contaminación en el aire al esparcir sustancias tóxicas como dióxido de carbono, hollín y vapor de agua, un gas que también es considerado de efecto invernadero.

Al permanecer todos estos compuestos en la atmósfera, los óxidos de nitrógeno y los elementos químicos formados por la ruptura del vapor de agua convierten el ozono en oxígeno, reduciendo así la capa de ozono.

Foto: EFE

“Una reducción de la capa de ozono con tal aceleración puede suponer un riesgo que a mediano o largo plazo puede ser mortal para la vida en la tierra”, señaló el doctor en Astrofísica de la UNAM, José Norbert Espíritu, en entrevista con El Sol de México.

Además, el vapor de agua genera nubes y estas hacen que las reacciones de los compuestos sean más aceleradas que en condiciones normales. Por otro lado, las emisiones de dióxido de carbono y hollín provocan que el calor de la tierra quede atrapado en la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global.

“A diferencia de los aviones, los cohetes pueden llegar hasta los 60 km sobre la tierra, y esto hace que se dejen residuos como dióxido de carbono, vapor de agua, compuestos de cloro o partículas sólidas en partes de la atmósfera donde no existían esos contaminantes”, añade Norbert Espíritu.

Y CONTAMINAN EL ESPACIO

Otro de los problemas que aqueja al planeta desde 1950 es el de la basura espacial, la cual se compone de los objetos que orbitan alrededor de la tierra en distintas direcciones, altitudes y planos. Dichos materiales orbitan a grandes velocidades que pueden llegar hasta los 35 mil kilómetros por hora.

“En la actualidad, los residuos sólidos que dejan los cohetes van en aumento. Los cohetes no son reutilizables, esto genera un desperdicio de material en la tierra y una gran cantidad de basura espacial fuera de ella”, comentó la también Doctora en Astrofísica de la UNAM, Patricia Hernández.

Hasta 2018 había alrededor de cinco mil satélites alrededor de la tierra, pero para noviembre del 2021 ya había más de ocho mil, representando un incremento poco mayor al 50 por ciento en sólo tres años.

Pero algunas empresas planean lanzar constelaciones satelitales. Por ejemplo, Starlink, de Space X, pretende poner en órbita más de 12 mil satélites. Por su parte, Blue Origin y la Agencia Espacial Europea buscan lanzar sus propias constelaciones.

Pero el problema de la basura espacial radica en el descontrol que se tiene sobre ella. A partir de 2018, las conjunciones han incrementado de manera significativa.

“Una conjunción es cuando un objeto pasa muy cerca de otro, rozando el límite de tener un impacto”, agrega Norbert Espíritu.

Estas conjunciones se pueden dar entre cohetes que quedaron en desuso y que siguen orbitando la tierra, hasta tornillos o tuercas.

“Debido a la poca resistencia que hay en el espacio, estos materiales viajan a una gran velocidad, lo que puede ocasionar perforaciones en las paredes de las estaciones espaciales o en los paneles solares”, apunta Hernández.

Los especialistas catalogan la basura espacial más pequeña como la más peligrosa, ya que es casi imperceptible, hasta que ya está lo suficientemente cerca del objeto de interés como para perforarlo. Durante 2021, la mayoría de las conjunciones involucraron satélites de Starlink.

Foto: EFE

Por ejemplo, en 1993 un satélite ruso recibió un impacto que lo resquebrajó en más de mil 500 pedazos. Y en 2007 China destruyó con un misil otro satélite, provocando que más de tres mil fragmentos se esparcieran en el espacio.

De acuerdo con la Comisión Europea, lo alarmante es la falta de cifras exactas sobre cuánta basura espacial hay. Esta preocupación surgió en 1997, cuando en el estado norteamericano de Texas fueron hallados fragmentos de los pisos superiores de los cohetes, material que se creía que se desintegraba al entrar a la atmósfera.

Y es que las constelaciones satelitales no sólo perjudican a las misiones espaciales, sino también al medio ambiente.

Algunas empresas como Space X fabrican satélites con sólo un par de años de vida útil y toman en cuenta que se van a quedar orbitando alrededor de la tierra por tiempo indefinido.

“La basura espacial eventualmente cae a la tierra, generando basura terrestre, pero antes de que caiga, se queda orbitando sin un tiempo definido y esos residuos son un riesgo desde cualquier ángulo que se les vea”, alerta Norbert Espíritu.

Sin embargo, la Agencia Espacial Europea (ESA), está trabajando con ClearSpace para hacer la primera misión de desorbitación de basura espacial, la cual se espera que esté en operación para 2025.

De acuerdo con la ESA, desde que comenzó la carrera espacial en 1955, se han lanzado cinco mil 500 cohetes y se han puesto en órbita 9 mil 600 satélites, de los cuales 5 mil 560 siguen en el espacio, pero sólo 2 mil 300 están activos.

En otras palabras, la masa total de los residuos que orbitan alrededor de la tierra hoy en día es de 8 mil 800 toneladas, según datos de la propia ESA.

¿Y LOS TURISTAS ESPACIALES?

Sabemos que algunos astronautas tienen afectaciones físicas o psicológicas al pasar largos periodos fuera de la Tierra. Pero, ¿qué riesgos conlleva viajar al espacio si no eres astronauta?

En primer lugar, la radiación a la que los turistas estarían expuestos sería mucho mayor a la de la tierra, ya que la capa de ozono y la atmósfera nos protegen de los rayos ultravioleta y los rayos X.

Especialistas como el Doctor David Green, profesor de fisiología humana y aeroespacial de la universidad de King 's College de Londres, afirman que los problemas más comunes durante los vuelos son la cinetosis; un mareo causado por el movimiento, la fatiga, la deshidratación, la pérdida del apetito y el dolor de espalda.

Por otra parte, la aceleración y desaceleración del vuelo puede provocar que los pasajeros sientan náuseas intensas e incluso las personas que padezcan de problemas cardíacos, podrían tener consecuencias más graves, debido a la aceleración y desaceleración vertical del vuelo, ya que es difícil que el corazón bombee sangre al cerebro.

También señala que los huesos y el estado físico de las personas que permanecen fuera de la atmósfera se debilitan con mayor rapidez, comparando el deterioro con un envejecimiento acelerado.

Sin embargo, las repercusiones que se podrían tener a largo plazo aún son inciertas porque aún son pocas las personas han viajado como turistas espaciales.

Foto: EFE

Un artículo publicado por el British Medical Journey pidió a los médicos generales que se preparen para las preguntas de sus pacientes sobre su idoneidad para viajar al espacio. Aunque hoy en día, no todos los médicos generales tienen los conocimientos para ofrecer asesorías o soluciones a la medicina espacial.

Averiguar los efectos que tendrá el turismo espacial para el planeta y para las personas es cuestión de tiempo. Pero, es importante tener una comprensión clara de cómo se desarrollará la industria del turismo espacial.

Hasta ahora, Virgin Galactic anunció que ofrecerá 400 vuelos espaciales cada año. Blue Origin y Space X aún no han dado cifras.

Patricia Hernández y José Norbert Espíritu, junto con otros especialistas cuentan con un canal de YouTube llamado Astrofísicos en Acción, un proyecto de divulgación científica en el que abordan temas como los planetas, las estrellas, y las galaxias.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

No pasa nada: AMLO responde ante retén a prensa en Badiraguato

En Badiraguato, un grupo de civiles armados detuvo al convoy de la prensa que cubre la gira presidencial

Sociedad

Mi vida corre peligro: Ceci Flores dejará de buscar a su hijo Alejandro

La líder del colectivo Madres Buscadoras de Sonora envió mensajes a través de Twitter sobre la situación en la que se encuentra por la búsqueda de uno de sus hijos

Sociedad

México reporta primer caso confirmado de viruela del mono

El subsecretario Hugo López-Gatell explicó que el caso se encuentra bajo tratamiento en la Ciudad de México

OMG!

Jason Momoa va a dar al hospital tras accidente en filmación de Rápidos y Furiosos

El actor de 42 años fue el encargado de difundir la noticia y primeras imágenes de su accidente

OMG!

Mon Laferte confiesa que intentó quitarse la vida por una fuerte depresión

Tras el nacimiento de su bebé, Mon Laferte habló sobre lo que experimentó durante y posterior al embarazo

OMG!

¡Qué oso! Dua Lipa cae en pleno concierto y se descubre el playback [video]

A pesar de que uno de sus bailarines le ayudó a levantarse rápidamente, la pista siguió sonando con la voz de Dua Lipa

Mundo

Kamala Harris pide que se prohíban las armas de asalto en EU

La vicepresidenta de EU hizo este llamado tras los tiroteos en un supermercado de Buffalo y la primaria de Uvalde, en Texas

Gossip

Silvio Rodríguez, en el Zócalo: lo que debes saber del concierto gratuito

La cantante Vivir Quintana abrirá la presentación del trovador cubano

República

Se accidenta avioneta donde viajaba la alcaldesa de Tepic

Geraldine Ponce resultó herida con golpes leves y viajaba con integrantes de su equipo de trabajo