/ martes 25 de julio de 2017

Jugador se retira del futbol para donar parte de su hígado a su sobrino

El futbolista argentino de 30 años, Alejandro "Lulo" Benítez , delantero y goleador del Club Central Larroque, decidió dejar de jugar futbol para donarle su hígado a Milo, su sobrino de nueve meses .

Milo sufría de obstrucción biliar, por lo que necesitaba un transplante de hígado, posteriormente comprobaron que Alejandro era compatible para la donación. "Cuando me lo dijeron no dudé, primero estaba la salud de mi sobrino, y no me importa nada más que él. Jamás me voy a arrepentir de lo que hice ", explicó Lulo. Tras largas horas de operación, Milo y Lulo, salieron en perfectas condiciones; el exfutbolista ya fue dado de alta, y como fuera de esperarse, al regreso a su casa lo recibieron como un héroe; por su parte el menor evoluciona favorablemente, va dos veces por semana al hospital para que le practiquen controles.

Lulo no podrá volver a jugar futbol puesto que la recuperación será difícil, y los riesgos de recibir golpes en la zona afectada son altos, lo cual provocaría graves consecuencias y pondría en riesgo su salud.

Por su parte el padre de Milo le envió un mensaje a Lulo a través de facebook, en donde agradecía mucho lo que había hecho por su hijo.

"Su acto de amor familiar sobrepasó los niveles de valentía, sin importarle los costos costos que estos traían de manera temporaria para su calidad de vida", explicó.

/eds

El futbolista argentino de 30 años, Alejandro "Lulo" Benítez , delantero y goleador del Club Central Larroque, decidió dejar de jugar futbol para donarle su hígado a Milo, su sobrino de nueve meses .

Milo sufría de obstrucción biliar, por lo que necesitaba un transplante de hígado, posteriormente comprobaron que Alejandro era compatible para la donación. "Cuando me lo dijeron no dudé, primero estaba la salud de mi sobrino, y no me importa nada más que él. Jamás me voy a arrepentir de lo que hice ", explicó Lulo. Tras largas horas de operación, Milo y Lulo, salieron en perfectas condiciones; el exfutbolista ya fue dado de alta, y como fuera de esperarse, al regreso a su casa lo recibieron como un héroe; por su parte el menor evoluciona favorablemente, va dos veces por semana al hospital para que le practiquen controles.

Lulo no podrá volver a jugar futbol puesto que la recuperación será difícil, y los riesgos de recibir golpes en la zona afectada son altos, lo cual provocaría graves consecuencias y pondría en riesgo su salud.

Por su parte el padre de Milo le envió un mensaje a Lulo a través de facebook, en donde agradecía mucho lo que había hecho por su hijo.

"Su acto de amor familiar sobrepasó los niveles de valentía, sin importarle los costos costos que estos traían de manera temporaria para su calidad de vida", explicó.

/eds