/ martes 23 de mayo de 2017

Muere perrito al salvar a sus dueños de una serpiente

Monterrey, N. L.- Don Leopoldo González Leal y su hijo Gerardo González Chapa, refrendaron su gratitud con la vida, con sus semejantes, pero su gratitud es desde ahora enorme y entregada a “Hachi”, un hermoso perro de cuatro años de edad, de la raza Husky que salvó sus vidas.

Y es que Husky, ofrendó su vida para salvar la de sus amos: simplemente se atravesó a la mordedura que había lanzado una víbora de cascabel.

González Chapa estaba en la casa familiar en la calle matamoros, en el centro del municipio de Cadereyta, población de poco más de 100 mil habitantes a unos 30 kilómetros al oriente de Monterrey.

"Eran como las siete de la tarde y escuché que los dos perros que tenemos ladraban hacia el piso, no se veía muy bien. Al acercarme me percaté que era una víbora de cascabel; la serpiente intentó morderme y el perrito se atravesó y él fue el que recibió la mordida en la parte superior de su nariz".

Don Leopoldo González, tuvo entonces la oportunidad de matar la serpiente con un palo que tenía a la mano en tanto se acudió urgentemente a la ayuda de un veterinario para salvar la vida de “Hachi”.

“Hachi” estuvo desde el jueves pasado y hasta el lunes internado con el tratamiento necesario para atenderlo de la mordedura de la serpiente, sin embargo, falleció de un paro cardiaco debido a que el veneno se extendió por su cuerpo.

Se cree que la serpiente llegó de un terreno baldío contiguo además de que en las últimas semanas los vecinos han matado ese tipo de víboras en plena calle.

Convertido en el héroe para la familia, “Hachi” descansa en un lugar especial y para ser recordado siempre, se imprimirá una gran fotografía que se colocará en la sala de la casa.

Monterrey, N. L.- Don Leopoldo González Leal y su hijo Gerardo González Chapa, refrendaron su gratitud con la vida, con sus semejantes, pero su gratitud es desde ahora enorme y entregada a “Hachi”, un hermoso perro de cuatro años de edad, de la raza Husky que salvó sus vidas.

Y es que Husky, ofrendó su vida para salvar la de sus amos: simplemente se atravesó a la mordedura que había lanzado una víbora de cascabel.

González Chapa estaba en la casa familiar en la calle matamoros, en el centro del municipio de Cadereyta, población de poco más de 100 mil habitantes a unos 30 kilómetros al oriente de Monterrey.

"Eran como las siete de la tarde y escuché que los dos perros que tenemos ladraban hacia el piso, no se veía muy bien. Al acercarme me percaté que era una víbora de cascabel; la serpiente intentó morderme y el perrito se atravesó y él fue el que recibió la mordida en la parte superior de su nariz".

Don Leopoldo González, tuvo entonces la oportunidad de matar la serpiente con un palo que tenía a la mano en tanto se acudió urgentemente a la ayuda de un veterinario para salvar la vida de “Hachi”.

“Hachi” estuvo desde el jueves pasado y hasta el lunes internado con el tratamiento necesario para atenderlo de la mordedura de la serpiente, sin embargo, falleció de un paro cardiaco debido a que el veneno se extendió por su cuerpo.

Se cree que la serpiente llegó de un terreno baldío contiguo además de que en las últimas semanas los vecinos han matado ese tipo de víboras en plena calle.

Convertido en el héroe para la familia, “Hachi” descansa en un lugar especial y para ser recordado siempre, se imprimirá una gran fotografía que se colocará en la sala de la casa.