imagotipo

Berlín dota de más personal y competencias a unidad contra “lavado” de dinero

  • Agencia EFE
  • en Finanzas

BERLÍN, Alemania. (EFE).- El Ministerio de Finanzas alemán quiere combatir con mayor intensidad el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, por lo que tiene previsto, en los próximos años, dotar con más personal a la unidad correspondiente, que además será trasladada de la Oficina Federal de lo Criminal (BKA), a Aduanas.

Así, la llamada Unidad de Inteligencia Financiera (FIU, por sus siglas en inglés), duplicará su personal de los actuales 25 colaboradores a un total de 50, con su traslado en verano de 2017, publicaron ayer medios locales e información anticipada por el diario económico “Handelsblatt”.

El objetivo para más adelante es poder contar incluso con alrededor de 160 empleados, cifra que el Ministerio de Finanzas no quiso confirmar explícitamente.

El traslado de esta división a la Oficina de Aduanas, que depende del Ministerio de Finanzas, forma parte de un plan de 10 puntos contra el fraude fiscal que el titular de esa cartera, Wolfgang Schäuble, ya había presentado en abril pasado.

Entonces se adelantó que a la FIU se le atribuirían “nuevas competencias” y que se la dotaría de “más personal”.

Los empleados, por ejemplo, no solo comunicarán movimientos sospechosos a la Fiscalía, sino que también se encargarán de cotejar la información de otras oficinas que combaten el lavado de dinero e investigarán los posibles casos.

La lucha contra el lavado de dinero en Alemania ha resultado hasta el momento poco efectiva, sobre todo a nivel de los estados federados, que son los responsables de todos los sectores fuera del de finanzas, por ejemplo, el inmobiliario o el de la alta joyería.

En muchos estados federados apenas existen controles en estos sectores, y la cifra de inspectores incluso ha decrecido en los últimos años, por lo que de cara al futuro el Ministerio de Finanzas tiene como objetivo reforzar la colaboración con las autoridades locales.

En la mayoría de países el combate contra el financiamiento de actividades terroristas depende de la Oficina de Aduanas.

El próximo traslado en Alemania de la Unidad de Inteligencia Financiera a esta oficina tiene como objetivo, además, mejorar la cooperación internacional.