imagotipo

México debe evaluar su productividad, considera el Centro de Estudios de la Industria

  • Juan García Heredia
  • en Finanzas

Juan Garcíaheredia

La perspectiva de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) debe darse con una visión de integración productiva en esta región; sin embargo, independientemente de ello, México requiere incrementar el contenido nacional de su producción y exportación para ganar competitividad e independencia en su relación comercial, según informes del Centro de Estudios de la Industria (CEI).

De acuerdo con el organismo, nuestra nación debe elevar su productividad y competitividad, pues ambas capacidades representan los elementos básicos para impulsar su crecimiento económico en función de una nueva base de empresas nacionales altamente productivas que puedan satisfacer las necesidades de empleo que tiene la sociedad, al mismo tiempo que se mejora la posición del país en las exportaciones globales.

“El Fortalecimiento Productivo del Mercado Interno puede elevar la producción competitiva de insumos intermedios y bienes de capital, así como reducir el déficit comercial, incrementar la inversión, la producción y el empleo en México. Además, dicho mecanismo es necesario para fortalecer la posición competitiva de América del Norte y alcanzar un nivel de integración similar al que existe en Europa”, destacó el CEI.

La agrupación perteneciente a la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) puntualizó que “el incremento de la productividad es fundamental para cubrir tres objetivos:

“Elevar el valor agregado de la producción nacional y con ello aumentar el ritmo de crecimiento económico.

“Mejorar la integración en América del Norte y a partir de eso elevar el contenido regional.

“Diversificar el destino de las exportaciones sin que ello aumente el déficit comercial y de servicios de México: un desequilibrio que supera los cinco puntos del PIB (Producto Interno Bruto) y que sin el superávit con Estados Unidos podría elevarse a más del 11 por ciento como proporción del PIB. Algo que no es financiable en las actuales condiciones globales”.