/ lunes 24 de abril de 2017

Advierte el sector industrial que la estabilidad económica del país es vulnerable

  • Finanzas públicas representan un desafío; estiman costo financiero de 1.2 bdp para 2017 y 2018

En México la estabilidad macroeconómica se encuentra vulnerable debido, entre otras cosas, al recorte en la inversión pública que en el primer bimestre del año tuvo una caída de 15.9 por ciento frente al mismo periodo de 2016, alertaron industriales, quienes por otra parte dieron a conocer que las finanzas públicas representan un desafío, pues para 2017 y 2018 se estima un costo financiero de 1.23 billones de pesos.

El Centro de Estudios de la Industria (CEI), enfatizó que los resultados que alcanzarían las Reformas Estructurales en el corto plazo fueron sobreestimados, toda vez que se esperaba que el crecimiento económico del país fuera de entre 5 y 6 por ciento para los dos últimos años de la presente Administración, gracias a la aprobación de dichas reformas.

Sin embargo, los Pre-Criterios Generales de Política Económica (PCGPE) 2018 muestran un desempeño menos favorable para la economía mexicana, con una expectativa de crecimiento económico en un rango entre 1.3 y 2.3 por ciento para el presente año.

De acuerdo con el organismo perteneciente a la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), el proceso reformador no atendió las necesidades internas estructurales.

FINANZAS PÚBLICAS

Respecto a las finanzas públicas, el CEI insistió en que éstas representan un desafío, por la mayor estimación en el costo financiero y la menor inversión pública.

“En el primer caso, el costo financiero de 2018 será de 660 mil 900  millones de pesos, en tanto que la nueva estimación para el 2017 se ubicó en 572 mil 600 millones, es decir el monto de costo financiero en ambos años es de 1.23 billones de pesos”.

Por otra parte detalló que en el primer bimestre de 2017 la inversión pública presentó una caída en términos reales del 15.9 por ciento en comparación con el mismo periodo del 2016.

“De igual manera, las expectativas empresariales plantean un entorno delicado para este año, particularmente por el componente con peor evaluación del momento adecuado para invertir en los tres sectores del indicador, con 112 meses consecutivos para las manufacturas por debajo del umbral de los 50 puntos, es decir con una opinión pesimista de los directivos empresariales sobre la situación económica en general del país y sus empresas, mientras que los sectores del comercio y la construcción llevan 70 meses bajo dicho umbral”, alertó el CEI.

Además, puntualizó que en un entorno de recorte al gasto del Gobierno, particularmente a la inversión pública; la caída de la inversión privada y las bajas expectativas de crecimiento económico, la estabilidad macroeconómica se encuentra vulnerable.

  • Finanzas públicas representan un desafío; estiman costo financiero de 1.2 bdp para 2017 y 2018

En México la estabilidad macroeconómica se encuentra vulnerable debido, entre otras cosas, al recorte en la inversión pública que en el primer bimestre del año tuvo una caída de 15.9 por ciento frente al mismo periodo de 2016, alertaron industriales, quienes por otra parte dieron a conocer que las finanzas públicas representan un desafío, pues para 2017 y 2018 se estima un costo financiero de 1.23 billones de pesos.

El Centro de Estudios de la Industria (CEI), enfatizó que los resultados que alcanzarían las Reformas Estructurales en el corto plazo fueron sobreestimados, toda vez que se esperaba que el crecimiento económico del país fuera de entre 5 y 6 por ciento para los dos últimos años de la presente Administración, gracias a la aprobación de dichas reformas.

Sin embargo, los Pre-Criterios Generales de Política Económica (PCGPE) 2018 muestran un desempeño menos favorable para la economía mexicana, con una expectativa de crecimiento económico en un rango entre 1.3 y 2.3 por ciento para el presente año.

De acuerdo con el organismo perteneciente a la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), el proceso reformador no atendió las necesidades internas estructurales.

FINANZAS PÚBLICAS

Respecto a las finanzas públicas, el CEI insistió en que éstas representan un desafío, por la mayor estimación en el costo financiero y la menor inversión pública.

“En el primer caso, el costo financiero de 2018 será de 660 mil 900  millones de pesos, en tanto que la nueva estimación para el 2017 se ubicó en 572 mil 600 millones, es decir el monto de costo financiero en ambos años es de 1.23 billones de pesos”.

Por otra parte detalló que en el primer bimestre de 2017 la inversión pública presentó una caída en términos reales del 15.9 por ciento en comparación con el mismo periodo del 2016.

“De igual manera, las expectativas empresariales plantean un entorno delicado para este año, particularmente por el componente con peor evaluación del momento adecuado para invertir en los tres sectores del indicador, con 112 meses consecutivos para las manufacturas por debajo del umbral de los 50 puntos, es decir con una opinión pesimista de los directivos empresariales sobre la situación económica en general del país y sus empresas, mientras que los sectores del comercio y la construcción llevan 70 meses bajo dicho umbral”, alertó el CEI.

Además, puntualizó que en un entorno de recorte al gasto del Gobierno, particularmente a la inversión pública; la caída de la inversión privada y las bajas expectativas de crecimiento económico, la estabilidad macroeconómica se encuentra vulnerable.