/ sábado 28 de mayo de 2016

Amplía el FMI línea de crédito flexible a México

Como muestra de confianza en la solidez de la economía mexicana”, el Fondo Monetario Internacional (FMI) acordó renovar y ampliar la Línea de Crédito Flexible (LCF) para México, de 67 mil a 88 mil millones de dólares, informó la Comisión de Cambios.

A través de un reporte, la Comisión (conformada por el Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público) precisó que la cobertura es por dos años y el acceso a los recursos, en caso de requerirse, es inmediato y sin condicionalidad alguna.

De esta manera, con el otorgamiento del instrumento anunciado ayer viernes, el total de recursos disponibles para hacer frente a alguna coyuntura asciende a aproximadamente 265 mil millones de dólares, incluyendo las reservas internacionales.

“En este sentido, México se encuentra bien preparado para hacer frente a este entorno global”, asegura la Comisión de Cambios.

El primer acuerdo de México en el marco de la LCF fue aprobado el 17 de abril de 2009 y fue renovado el 25 de marzo de 2010; el 10 de enero de 2011; el 30 de noviembre de 2012 y el 26 de noviembre de 2014.

La Comisión calificó de oportuna la solicitud de renovación anticipada de la LCF por dos años y el aumento en el monto solicitado, con el objetivo de hacer frente a riesgos provenientes del exterior, entre los que se encuentran una mayor desaceleración de la actividad económica mundial e incertidumbre sobre su evolución futura, lo que incluye también un menor ritmo de crecimiento económico en los mercados emergentes, aunado al impacto de persistentes precios bajos de algunas de las materias primas, principalmente del petróleo.

De igual manera, agregó, se encuentran los riesgos generados por la incertidumbre con respecto al rumbo que seguirán las decisiones de política monetaria en las economías avanzadas y, en particular, la velocidad del proceso de alza de las tasas de interés en Estados Unidos, así como la mayor desaceleración en el comercio, en el empleo y en los flujos financieros mundiales.

Asimismo, se colocan como factor de riesgos los cambios registrados en la estructura y regulación de los mercados financieros de los últimos años, aunados a mayores riesgos provenientes del exterior, los cuales incrementan la probabilidad y la magnitud de episodios recurrentes de menor liquidez y de alta volatilidad en los precios de los activos.

La Comisión destacó que el FMI otorga la LCF únicamente a países que cuentan con fundamentos sólidos y un eficaz historial de implementación de políticas.

“En particular, el FMI verifica la salud y sostenibilidad de las finanzas públicas del país, un nivel de inflación bajo y estable con expectativas bien ancladas, un sistema financiero sólido, bien capitalizado, y con una efectiva supervisión”, destacó.

En este sentido, la Comisión asegura que México cuenta hoy en día con un marco macroeconómico fuerte, que le permite contar con el respaldo de instituciones, como el FMI.

En esa tónica, afirmó, las autoridades mexicanas han tomado acciones coordinadas y preventivas para asegurar el cumplimiento de las metas fiscales y del objetivo de inflación y la estabilidad en los mercados financieros, contribuyendo a reforzar los fundamentos económicos del país y coadyuvar a anclar el valor de la moneda nacional.

“Como complemento a estas políticas, el mayor acceso a la Línea de Crédito Flexible servirá para incrementar la solidez de la economía mexicana y la confianza ante un entorno volátil e incierto”, afirmó la Comisión.

Finalmente, aseguró que se mantiene firme el compromiso de las autoridades financieras del país de continuar con la implementación de políticas económicas que preserven la estabilidad económica y financiera.

Como muestra de confianza en la solidez de la economía mexicana”, el Fondo Monetario Internacional (FMI) acordó renovar y ampliar la Línea de Crédito Flexible (LCF) para México, de 67 mil a 88 mil millones de dólares, informó la Comisión de Cambios.

A través de un reporte, la Comisión (conformada por el Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público) precisó que la cobertura es por dos años y el acceso a los recursos, en caso de requerirse, es inmediato y sin condicionalidad alguna.

De esta manera, con el otorgamiento del instrumento anunciado ayer viernes, el total de recursos disponibles para hacer frente a alguna coyuntura asciende a aproximadamente 265 mil millones de dólares, incluyendo las reservas internacionales.

“En este sentido, México se encuentra bien preparado para hacer frente a este entorno global”, asegura la Comisión de Cambios.

El primer acuerdo de México en el marco de la LCF fue aprobado el 17 de abril de 2009 y fue renovado el 25 de marzo de 2010; el 10 de enero de 2011; el 30 de noviembre de 2012 y el 26 de noviembre de 2014.

La Comisión calificó de oportuna la solicitud de renovación anticipada de la LCF por dos años y el aumento en el monto solicitado, con el objetivo de hacer frente a riesgos provenientes del exterior, entre los que se encuentran una mayor desaceleración de la actividad económica mundial e incertidumbre sobre su evolución futura, lo que incluye también un menor ritmo de crecimiento económico en los mercados emergentes, aunado al impacto de persistentes precios bajos de algunas de las materias primas, principalmente del petróleo.

De igual manera, agregó, se encuentran los riesgos generados por la incertidumbre con respecto al rumbo que seguirán las decisiones de política monetaria en las economías avanzadas y, en particular, la velocidad del proceso de alza de las tasas de interés en Estados Unidos, así como la mayor desaceleración en el comercio, en el empleo y en los flujos financieros mundiales.

Asimismo, se colocan como factor de riesgos los cambios registrados en la estructura y regulación de los mercados financieros de los últimos años, aunados a mayores riesgos provenientes del exterior, los cuales incrementan la probabilidad y la magnitud de episodios recurrentes de menor liquidez y de alta volatilidad en los precios de los activos.

La Comisión destacó que el FMI otorga la LCF únicamente a países que cuentan con fundamentos sólidos y un eficaz historial de implementación de políticas.

“En particular, el FMI verifica la salud y sostenibilidad de las finanzas públicas del país, un nivel de inflación bajo y estable con expectativas bien ancladas, un sistema financiero sólido, bien capitalizado, y con una efectiva supervisión”, destacó.

En este sentido, la Comisión asegura que México cuenta hoy en día con un marco macroeconómico fuerte, que le permite contar con el respaldo de instituciones, como el FMI.

En esa tónica, afirmó, las autoridades mexicanas han tomado acciones coordinadas y preventivas para asegurar el cumplimiento de las metas fiscales y del objetivo de inflación y la estabilidad en los mercados financieros, contribuyendo a reforzar los fundamentos económicos del país y coadyuvar a anclar el valor de la moneda nacional.

“Como complemento a estas políticas, el mayor acceso a la Línea de Crédito Flexible servirá para incrementar la solidez de la economía mexicana y la confianza ante un entorno volátil e incierto”, afirmó la Comisión.

Finalmente, aseguró que se mantiene firme el compromiso de las autoridades financieras del país de continuar con la implementación de políticas económicas que preserven la estabilidad económica y financiera.