/ lunes 12 de octubre de 2015

Análisis del consumo gana Nobel de Economía

ESTOCOLMO, Suecia. (Agencias).- La temporada de los Premios Nobel terminó con el anuncio del de Economía 2015, concedido al profesor escocés Angus Deaton “por su análisis del consumo, la pobreza y el bienestar”, informó la Real Academia Sueca de las Ciencias.

“Para diseñar una política económica que promueva el bienestar y reduzca la pobreza, debemos entender primero las opciones de consumo individuales. Más que nadie Angus Deaton ha mejorado este entendimiento”, explicó la academia.

“Al vincular las opciones individuales a los resultados acumulados, sus investigaciones contribuyeron a transformar los campos de la macroeconomía, la microeconomía y la economía del desarrollo”, agregó.

El trabajo por el que Deaton fue galardonado gira en torno a tres cuestiones centrales: por sus estudios sobre la distribución del gasto que hacen los consumidores en diferentes bienes; sobre patrones de ingresos y ahorros en la sociedad, y sobre el desarrollo económico.

En sus primeros trabajos en torno a 1980, Deaton desarrolló “El sistema de demanda casi ideal”, forma de estimar cómo la demanda de cada bien depende de los precios de todos los bienes y de los ingresos individuales.

En sus investigaciones más recientes, Deaton pone de relieve cómo pueden utilizarse medidas fiables de los niveles de consumo de los hogares individuales para discernir los mecanismos del desarrollo económico.

El enfoque de Deaton en encuestas de hogares ha ayudado a transformar la economía del desarrollo de un campo teórico basado en datos agregados a un campo empírico basado en datos individuales detallados.

Deaton, nacido en Edimburgo hace 69 años y quien cuenta con la nacionalidad británica y estadunidense, es miembro del Departamento de Economía de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey (Estados Unidos).

Además, es profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales Woodrow Wilson y miembro de la Academia Británica y de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, así como de la Sociedad Econométrica.

La denominación exacta de este galardón es la de Premio de Ciencias Económicas del Banco de Suecia en memoria de Alfred Nobel.

La Academia sueca advierte de que “no es un Premio Nobel”, ya que es el único de los seis galardones que no fue designado en su legado por el científico sueco Alfred Nobel, que estableció los premios en su testamento en 1895.

Sin embargo, el ganador del Nobel de Economía también recibirá el próximo 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Alfred Nobel, una medalla de oro, un diploma y un cheque por ocho millones de coronas suecas (unos 958 mil dólares).

No lo esperaba

“No me desperté esta mañana esperando que recibiría esa llamada telefónica”, dijo Angus Deaton. “Sabía que mi nombre estaba en la lista, pero hay muchos nombres en esa lista y jamás pensé que fuera probable” recibir el premio, agregó durante una conferencia de prensa en la universidad de Princeton, en Nueva Jersey (noreste de Estados Unidos), donde es docente.

La persona que le telefoneó “tenía un fuerte acento sueco, y ahí me di cuenta de qué se trataba”, señaló. “Insistió mucho en que no se trataba de una broma y ahí yo me dije: ‘ay dios, puede ser una broma”, ironizó Angus Deaton. Sin embargo, admitió que reconoció rápidamente la voz como perteneciente a uno de sus amigos en el Comité Nobel. “Si es una broma está realmente muy bien”, aseguró haber pensado.

“Mucha gente me felicita hoy y yo me pregunto por qué”, añadió.

Nacido en Escocia hace 69 años, afirmó que pasa “mucho tiempo explicando que el mundo se está convirtiendo en un mejor lugar”, pero que “aún hay mucho que hacer”.

ESTOCOLMO, Suecia. (Agencias).- La temporada de los Premios Nobel terminó con el anuncio del de Economía 2015, concedido al profesor escocés Angus Deaton “por su análisis del consumo, la pobreza y el bienestar”, informó la Real Academia Sueca de las Ciencias.

“Para diseñar una política económica que promueva el bienestar y reduzca la pobreza, debemos entender primero las opciones de consumo individuales. Más que nadie Angus Deaton ha mejorado este entendimiento”, explicó la academia.

“Al vincular las opciones individuales a los resultados acumulados, sus investigaciones contribuyeron a transformar los campos de la macroeconomía, la microeconomía y la economía del desarrollo”, agregó.

El trabajo por el que Deaton fue galardonado gira en torno a tres cuestiones centrales: por sus estudios sobre la distribución del gasto que hacen los consumidores en diferentes bienes; sobre patrones de ingresos y ahorros en la sociedad, y sobre el desarrollo económico.

En sus primeros trabajos en torno a 1980, Deaton desarrolló “El sistema de demanda casi ideal”, forma de estimar cómo la demanda de cada bien depende de los precios de todos los bienes y de los ingresos individuales.

En sus investigaciones más recientes, Deaton pone de relieve cómo pueden utilizarse medidas fiables de los niveles de consumo de los hogares individuales para discernir los mecanismos del desarrollo económico.

El enfoque de Deaton en encuestas de hogares ha ayudado a transformar la economía del desarrollo de un campo teórico basado en datos agregados a un campo empírico basado en datos individuales detallados.

Deaton, nacido en Edimburgo hace 69 años y quien cuenta con la nacionalidad británica y estadunidense, es miembro del Departamento de Economía de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey (Estados Unidos).

Además, es profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales Woodrow Wilson y miembro de la Academia Británica y de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, así como de la Sociedad Econométrica.

La denominación exacta de este galardón es la de Premio de Ciencias Económicas del Banco de Suecia en memoria de Alfred Nobel.

La Academia sueca advierte de que “no es un Premio Nobel”, ya que es el único de los seis galardones que no fue designado en su legado por el científico sueco Alfred Nobel, que estableció los premios en su testamento en 1895.

Sin embargo, el ganador del Nobel de Economía también recibirá el próximo 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Alfred Nobel, una medalla de oro, un diploma y un cheque por ocho millones de coronas suecas (unos 958 mil dólares).

No lo esperaba

“No me desperté esta mañana esperando que recibiría esa llamada telefónica”, dijo Angus Deaton. “Sabía que mi nombre estaba en la lista, pero hay muchos nombres en esa lista y jamás pensé que fuera probable” recibir el premio, agregó durante una conferencia de prensa en la universidad de Princeton, en Nueva Jersey (noreste de Estados Unidos), donde es docente.

La persona que le telefoneó “tenía un fuerte acento sueco, y ahí me di cuenta de qué se trataba”, señaló. “Insistió mucho en que no se trataba de una broma y ahí yo me dije: ‘ay dios, puede ser una broma”, ironizó Angus Deaton. Sin embargo, admitió que reconoció rápidamente la voz como perteneciente a uno de sus amigos en el Comité Nobel. “Si es una broma está realmente muy bien”, aseguró haber pensado.

“Mucha gente me felicita hoy y yo me pregunto por qué”, añadió.

Nacido en Escocia hace 69 años, afirmó que pasa “mucho tiempo explicando que el mundo se está convirtiendo en un mejor lugar”, pero que “aún hay mucho que hacer”.