/ sábado 4 de febrero de 2017

Cae en enero la confianza del consumidor 25.7 por ciento, reporta el INEGI

  • Donald Trump, el “megagasolinazo” y la depreciación del peso las causas: INEGI

Aspectos como la toma de posesión de Estados Unidos, Donald Trump, el “megagasolinazo” y la depreciación del peso frente al dólar, tumbaron la confianza del consumidor durante enero pasado, toda vez que registró una caída de 25.7 por ciento respecto al mismo mes de 2016, el mayor descalabro a tasa anual del que se tenga registro (desde mayo de 2001).

De esta manera, de acuerdo con datos ajustados por estacionalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el histórico desplome que reportó el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), fue consecuencia de los derrumbes que reportaron sus cinco componentes.

Cabe mencionar que la mayor caída a tasa anual que había reportado el ICC ocurrió en marzo de 2009, cuando retrocedió 22.1 por ciento, en el marco de la crisis financiera global.

A través de un reporte, el instituto precisó que, según cifras desestacionalizadas, en el mes que se reporta el componente correspondiente a la opinión sobre la situación económica de los integrantes del hogar en el momento actual frente a la que tenían hace doce meses disminuyó 12.8 por ciento en su comparación anual.

Por su parte, el rubro que mide la expectativa sobre la situación económica de los miembros del hogar dentro de doce meses, respecto a la que registran en el momento actual presentó un decremento de 19.8 por ciento con relación al mismo mes del año pasado.

En tanto, la variable que evalúa la percepción de los consumidores acerca de la situación económica del país hoy en día comparada con la que prevaleció hace doce meses se redujo 33.3 por ciento en términos anuales, mientras que el indicador que capta las expectativas sobre la condición económica del país esperada dentro de un año respecto a la situación actual mostró una caída anual de 34.5 por ciento.

Y a su vez, el componente sobre las posibilidades en el momento actual por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para efectuar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos retrocedió 31.4 por ciento frente al nivel observado en enero de 2016.

En su comparación mensual y también con cifras desestacionalizadas, resultó que el ICC registró una caída de 17.9 por ciento de enero a diciembre pasado (también su mayor caída mensual de la que se tenga registro), como consecuencia del comportamiento negativo que reportaron sus cinco componentes.

De esta manera, con cifras desestacionalizadas, en el mes que se reporta el componente correspondiente a la opinión sobre la situación económica de los integrantes del hogar en el momento actual frente a la que tenían hace doce meses disminuyó 9.7 por ciento en su comparación mensual.

Por su parte, el rubro que mide la expectativa sobre la situación económica de los miembros del hogar dentro de doce meses, respecto a la que registran en el momento actual presentó un decremento de 15.6 por ciento con relación al mes anterior.

En tanto, la variable que evalúa la percepción de los consumidores acerca de la situación económica del país hoy en día comparada con la que prevaleció hace doce meses se redujo 22.6 por ciento en términos mensuales, mientras que el indicador que capta las expectativas sobre la condición económica del país esperada dentro de un año respecto a la situación actual mostró una caída mensual de 23.6 por ciento.

Por último, el componente sobre las posibilidades en el momento actual por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para efectuar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos retrocedió 23.5 por ciento frente al nivel observado en diciembre de 2016.

  • Donald Trump, el “megagasolinazo” y la depreciación del peso las causas: INEGI

Aspectos como la toma de posesión de Estados Unidos, Donald Trump, el “megagasolinazo” y la depreciación del peso frente al dólar, tumbaron la confianza del consumidor durante enero pasado, toda vez que registró una caída de 25.7 por ciento respecto al mismo mes de 2016, el mayor descalabro a tasa anual del que se tenga registro (desde mayo de 2001).

De esta manera, de acuerdo con datos ajustados por estacionalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el histórico desplome que reportó el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), fue consecuencia de los derrumbes que reportaron sus cinco componentes.

Cabe mencionar que la mayor caída a tasa anual que había reportado el ICC ocurrió en marzo de 2009, cuando retrocedió 22.1 por ciento, en el marco de la crisis financiera global.

A través de un reporte, el instituto precisó que, según cifras desestacionalizadas, en el mes que se reporta el componente correspondiente a la opinión sobre la situación económica de los integrantes del hogar en el momento actual frente a la que tenían hace doce meses disminuyó 12.8 por ciento en su comparación anual.

Por su parte, el rubro que mide la expectativa sobre la situación económica de los miembros del hogar dentro de doce meses, respecto a la que registran en el momento actual presentó un decremento de 19.8 por ciento con relación al mismo mes del año pasado.

En tanto, la variable que evalúa la percepción de los consumidores acerca de la situación económica del país hoy en día comparada con la que prevaleció hace doce meses se redujo 33.3 por ciento en términos anuales, mientras que el indicador que capta las expectativas sobre la condición económica del país esperada dentro de un año respecto a la situación actual mostró una caída anual de 34.5 por ciento.

Y a su vez, el componente sobre las posibilidades en el momento actual por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para efectuar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos retrocedió 31.4 por ciento frente al nivel observado en enero de 2016.

En su comparación mensual y también con cifras desestacionalizadas, resultó que el ICC registró una caída de 17.9 por ciento de enero a diciembre pasado (también su mayor caída mensual de la que se tenga registro), como consecuencia del comportamiento negativo que reportaron sus cinco componentes.

De esta manera, con cifras desestacionalizadas, en el mes que se reporta el componente correspondiente a la opinión sobre la situación económica de los integrantes del hogar en el momento actual frente a la que tenían hace doce meses disminuyó 9.7 por ciento en su comparación mensual.

Por su parte, el rubro que mide la expectativa sobre la situación económica de los miembros del hogar dentro de doce meses, respecto a la que registran en el momento actual presentó un decremento de 15.6 por ciento con relación al mes anterior.

En tanto, la variable que evalúa la percepción de los consumidores acerca de la situación económica del país hoy en día comparada con la que prevaleció hace doce meses se redujo 22.6 por ciento en términos mensuales, mientras que el indicador que capta las expectativas sobre la condición económica del país esperada dentro de un año respecto a la situación actual mostró una caída mensual de 23.6 por ciento.

Por último, el componente sobre las posibilidades en el momento actual por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para efectuar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos retrocedió 23.5 por ciento frente al nivel observado en diciembre de 2016.