/ martes 7 de febrero de 2017

Caen ganancias de Toyota 24%; entre abril y diciembre pasados ganó 11 mil 780 mde

TOKIO, Japón. (EFE).- El fabricante nipón de vehículos Toyota Motor obtuvo entre abril y diciembre de 2016 un beneficio neto de 1.43 billones de yenes (11 mil 780 millones de euros), un 24 por ciento interanual menos, debido a los tipos de cambio desfavorables y al aumento de los costos. En esos nueve primeros meses del año fiscal nipón, el fabricante con sede en Aichi logró un beneficio operativo de 1.55 billones de yenes (12 mil 790 millones de euros), un 32.5 por ciento interanual menos, según informó ayer en un comunicado.

Su facturación en este periodo disminuyó un 6 por ciento hasta los 20.15 billones de yenes (166 mil 275 millones de euros).

Sin embargo, el primer fabricante japonés de automóviles y segundo del mundo -sólo superado por Volkswagen- incrementó sus ventas en un 2.32 por ciento interanual, hasta los 6.43 millones de unidades en todo el mundo.

Toyota atribuyó el empeoramiento de su beneficio operativo a “los efectos de los tipos de cambio”, que le restaron 770 mil millones de yenes (6 mil 553 millones de euros), así como al incremento de los costos de producción por valor de 405 mil millones de yenes (tres mil 341 millones de euros), entre otros factores.

El fabricante nipón incrementó sus ventas en Norteamérica, su principal mercado, en un 0.2 por ciento hasta los 2.14 millones de unidades de vehículos, y también avanzó un 9 y un 8 por ciento respectivamente en Japón y en Europa, hasta los 1.47 millones y las 617 mil 684 unidades.

A partir de estas cifras, Toyota decidió revisar al alza sus previsiones de resultados para el actual ejercicio fiscal nipón, que comenzó el pasado 1 de abril de 2016 y terminará el próximo 31 de marzo.

La empresa incrementó su previsión de beneficio operativo, que espera que alcance los 1.85 billones de yenes (15 mil 257 millones de euros), lo que representaría un 32.5 por ciento menos que el año precedente.

El fabricante espera además registrar un beneficio neto de 1.7 billones de yenes (14 mil 029 millones de euros), un 26.5 por ciento menos, así como una facturación por ventas de 26.5 billones de yenes (218 mil 693 millones de euros), que supondría un descenso interanual del 6.7 por ciento, según sus estimaciones.

TOKIO, Japón. (EFE).- El fabricante nipón de vehículos Toyota Motor obtuvo entre abril y diciembre de 2016 un beneficio neto de 1.43 billones de yenes (11 mil 780 millones de euros), un 24 por ciento interanual menos, debido a los tipos de cambio desfavorables y al aumento de los costos. En esos nueve primeros meses del año fiscal nipón, el fabricante con sede en Aichi logró un beneficio operativo de 1.55 billones de yenes (12 mil 790 millones de euros), un 32.5 por ciento interanual menos, según informó ayer en un comunicado.

Su facturación en este periodo disminuyó un 6 por ciento hasta los 20.15 billones de yenes (166 mil 275 millones de euros).

Sin embargo, el primer fabricante japonés de automóviles y segundo del mundo -sólo superado por Volkswagen- incrementó sus ventas en un 2.32 por ciento interanual, hasta los 6.43 millones de unidades en todo el mundo.

Toyota atribuyó el empeoramiento de su beneficio operativo a “los efectos de los tipos de cambio”, que le restaron 770 mil millones de yenes (6 mil 553 millones de euros), así como al incremento de los costos de producción por valor de 405 mil millones de yenes (tres mil 341 millones de euros), entre otros factores.

El fabricante nipón incrementó sus ventas en Norteamérica, su principal mercado, en un 0.2 por ciento hasta los 2.14 millones de unidades de vehículos, y también avanzó un 9 y un 8 por ciento respectivamente en Japón y en Europa, hasta los 1.47 millones y las 617 mil 684 unidades.

A partir de estas cifras, Toyota decidió revisar al alza sus previsiones de resultados para el actual ejercicio fiscal nipón, que comenzó el pasado 1 de abril de 2016 y terminará el próximo 31 de marzo.

La empresa incrementó su previsión de beneficio operativo, que espera que alcance los 1.85 billones de yenes (15 mil 257 millones de euros), lo que representaría un 32.5 por ciento menos que el año precedente.

El fabricante espera además registrar un beneficio neto de 1.7 billones de yenes (14 mil 029 millones de euros), un 26.5 por ciento menos, así como una facturación por ventas de 26.5 billones de yenes (218 mil 693 millones de euros), que supondría un descenso interanual del 6.7 por ciento, según sus estimaciones.