/ sábado 28 de mayo de 2016

Compromiso del G7 a política económica equilibrada

ISE-SHIMA, Japón.- Los líderes del G7 se comprometieron a aplicar estrategias económicas coordinadas "más dinámicas y equilibradas", que combinarán estímulos fiscales, políticas monetarias y reformas estructurales, y alertaron de los riesgos que podría causar la salida del Reino Unido de la UE.

Los máximos responsables de Alemania, Canadá, Estados Unidos Francia, Italia, Japón, Reino Unido y la Unión Europea, adoptaron este compromiso en una declaración conjunta en la segunda y última jornada de la cumbre que se celebra en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón).

Ante el "incremento de los riesgos" en torno a la economía global, el G7 apuesta por "reforzar las políticas económicas de forma cooperativa, y empleando un conjunto de medidas más dinámico y equilibrado, con vistas a lograr rápidamente un patrón de crecimiento firme y sostenible", señala el documento.

Los líderes advierten del empeoramiento de la situación económica global debido a factores como la "debilidad de la demanda y los problemas económicos sin resolver", así como a otros "no económicos" como "la escalada de conflictos geopolíticos, el terrorismo o los flujos de refugiados".

Asimismo, señalan que la eventual salida de Reino Unido de la Unión Europea "revertiría la tendencia hacia un mayor comercio global", y supondría "riesgos para la creación de empleo y para el crecimiento", en alusión a la consulta sobre la permanencia en el club comunitario que este país celebra el próximo 23 de junio.

"Hemos reforzado la resistencia de nuestras economías para evitar caer en otras crisis, y con este fin nos comprometemos a incrementar los esfuerzos para afrontar la actual situación económica tomando todas las políticas adecuadas en el momento preciso", añade la declaración.

En línea con lo acordado por los ministros de Finanzas del G7 durante la reunión que celebraron el fin de semana pasado en Sendai, la declaración señala la necesidad de "usar todas las herramientas políticas disponibles -monetarias, fiscales y estructurales- de forma individual y colectiva".

Los líderes defienden en particular "políticas fiscales y de gasto público tan favorables al crecimiento como sea posible, incluyendo dar la prioridad al gasto a favor de inversiones de alta calidad".

Señalan áreas concretas como "el medio ambiente, la energía, la economía digital, el desarrollo de recursos humanos, la educación, la ciencia y la tecnología".

Asimismo, insisten en la necesidad de "avanzar en reformas estructurales para reforzar el crecimiento y la productividad", y añaden que "las reformas en el mercado laboral siguen siendo necesarias en algunas de nuestras economías".

Entre otros puntos, destacan la necesidad de "mejorar la participación laboral de las mujeres, los jóvenes y las personas mayores", así como de "mejorar la calidad del empleo".

Salida de Reino Unido de la UE es “un riesgo grave”

Los líderes del G7 afirmaron que una eventual salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) supondría "un riesgo grave" para el crecimiento económico global, en su declaración conjunta adoptada en la cumbre celebrada en Japón.

La salida de Reino Unido de la UE "revertiría la tendencia hacia un mayor comercio global", y supondría "graves riesgos para la creación de empleo y para el crecimiento", en alusión a la consulta sobre la permanencia en el club comunitario que este país celebra el próximo 23 de junio.

Este comentario fue incluido en el epígrafe dedicado al estado de la economía global, dentro de la declaración adoptada al término de la cumbre que tuvo lugar en el parque natural de Ise-Shima (centro).

El texto fue suscrito por los máximos responsables de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y la Unión Europea, y en él, también se alerta sobre otros factores "no económicos" que amenazan con empeorar la coyuntura global.

"Hemos reforzado la resistencia de nuestras economías para evitar caer en otras crisis, y con este fin, nos comprometemos a incrementar los esfuerzos para afrontar la actual situación económica tomando todas las políticas adecuadas en el momento preciso", añade la declaración.

Las posibles consecuencias económicas negativas del "brexit" son uno de los argumentos habituales de los defensores de la permanencia en la UE del Reino Unido, entre ellos el primer ministro británico, David Cameron, uno de los signatarios de la declaración del G7.

"Todos los líderes compartimos la visión de que la salida de Reino Unido de la UE es un riesgo a evitar, aunque la decisión final corresponde a los votantes británicos", afirmó Cameron en una rueda de prensa celebrada al término de la cumbre.

"Es evidente que nuestra salida tendría un impacto negativo. Somos una gran nación comercial, y el 40 por ciento de nuestros productos se exporta al mercado único", subrayó el líder conservador, quien recalcó que "la mejor opción para Reino Unido es quedarse en la UE y reformarla desde dentro".

Por su parte, la canciller alemana, señaló que el "brexit" "no fue objeto de discusión" en la cumbre, aunque añadió que "todos los participantes quisieron dar una señal a favor de la permanencia de Reino Unido en la UE", en declaraciones a los medios al término de las reuniones.

A unas tres semanas para el plebiscito del 23 de junio, las encuestas sobre intención de voto otorgan a la campaña a favor de quedarse en la UE un respaldo de entre el 52 y el 53 por ciento, frente al 42 o 47 por ciento del "brexit".

ISE-SHIMA, Japón.- Los líderes del G7 se comprometieron a aplicar estrategias económicas coordinadas "más dinámicas y equilibradas", que combinarán estímulos fiscales, políticas monetarias y reformas estructurales, y alertaron de los riesgos que podría causar la salida del Reino Unido de la UE.

Los máximos responsables de Alemania, Canadá, Estados Unidos Francia, Italia, Japón, Reino Unido y la Unión Europea, adoptaron este compromiso en una declaración conjunta en la segunda y última jornada de la cumbre que se celebra en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón).

Ante el "incremento de los riesgos" en torno a la economía global, el G7 apuesta por "reforzar las políticas económicas de forma cooperativa, y empleando un conjunto de medidas más dinámico y equilibrado, con vistas a lograr rápidamente un patrón de crecimiento firme y sostenible", señala el documento.

Los líderes advierten del empeoramiento de la situación económica global debido a factores como la "debilidad de la demanda y los problemas económicos sin resolver", así como a otros "no económicos" como "la escalada de conflictos geopolíticos, el terrorismo o los flujos de refugiados".

Asimismo, señalan que la eventual salida de Reino Unido de la Unión Europea "revertiría la tendencia hacia un mayor comercio global", y supondría "riesgos para la creación de empleo y para el crecimiento", en alusión a la consulta sobre la permanencia en el club comunitario que este país celebra el próximo 23 de junio.

"Hemos reforzado la resistencia de nuestras economías para evitar caer en otras crisis, y con este fin nos comprometemos a incrementar los esfuerzos para afrontar la actual situación económica tomando todas las políticas adecuadas en el momento preciso", añade la declaración.

En línea con lo acordado por los ministros de Finanzas del G7 durante la reunión que celebraron el fin de semana pasado en Sendai, la declaración señala la necesidad de "usar todas las herramientas políticas disponibles -monetarias, fiscales y estructurales- de forma individual y colectiva".

Los líderes defienden en particular "políticas fiscales y de gasto público tan favorables al crecimiento como sea posible, incluyendo dar la prioridad al gasto a favor de inversiones de alta calidad".

Señalan áreas concretas como "el medio ambiente, la energía, la economía digital, el desarrollo de recursos humanos, la educación, la ciencia y la tecnología".

Asimismo, insisten en la necesidad de "avanzar en reformas estructurales para reforzar el crecimiento y la productividad", y añaden que "las reformas en el mercado laboral siguen siendo necesarias en algunas de nuestras economías".

Entre otros puntos, destacan la necesidad de "mejorar la participación laboral de las mujeres, los jóvenes y las personas mayores", así como de "mejorar la calidad del empleo".

Salida de Reino Unido de la UE es “un riesgo grave”

Los líderes del G7 afirmaron que una eventual salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) supondría "un riesgo grave" para el crecimiento económico global, en su declaración conjunta adoptada en la cumbre celebrada en Japón.

La salida de Reino Unido de la UE "revertiría la tendencia hacia un mayor comercio global", y supondría "graves riesgos para la creación de empleo y para el crecimiento", en alusión a la consulta sobre la permanencia en el club comunitario que este país celebra el próximo 23 de junio.

Este comentario fue incluido en el epígrafe dedicado al estado de la economía global, dentro de la declaración adoptada al término de la cumbre que tuvo lugar en el parque natural de Ise-Shima (centro).

El texto fue suscrito por los máximos responsables de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y la Unión Europea, y en él, también se alerta sobre otros factores "no económicos" que amenazan con empeorar la coyuntura global.

"Hemos reforzado la resistencia de nuestras economías para evitar caer en otras crisis, y con este fin, nos comprometemos a incrementar los esfuerzos para afrontar la actual situación económica tomando todas las políticas adecuadas en el momento preciso", añade la declaración.

Las posibles consecuencias económicas negativas del "brexit" son uno de los argumentos habituales de los defensores de la permanencia en la UE del Reino Unido, entre ellos el primer ministro británico, David Cameron, uno de los signatarios de la declaración del G7.

"Todos los líderes compartimos la visión de que la salida de Reino Unido de la UE es un riesgo a evitar, aunque la decisión final corresponde a los votantes británicos", afirmó Cameron en una rueda de prensa celebrada al término de la cumbre.

"Es evidente que nuestra salida tendría un impacto negativo. Somos una gran nación comercial, y el 40 por ciento de nuestros productos se exporta al mercado único", subrayó el líder conservador, quien recalcó que "la mejor opción para Reino Unido es quedarse en la UE y reformarla desde dentro".

Por su parte, la canciller alemana, señaló que el "brexit" "no fue objeto de discusión" en la cumbre, aunque añadió que "todos los participantes quisieron dar una señal a favor de la permanencia de Reino Unido en la UE", en declaraciones a los medios al término de las reuniones.

A unas tres semanas para el plebiscito del 23 de junio, las encuestas sobre intención de voto otorgan a la campaña a favor de quedarse en la UE un respaldo de entre el 52 y el 53 por ciento, frente al 42 o 47 por ciento del "brexit".