/ sábado 9 de enero de 2016

Conectividad limita penetración de IoT

Salvador Guerrero / El Sol de México

Ciudad de México.- Según los especialistas en materia de telecomunicaciones y radiodifusión de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU), México se encuentra lejos de la adopción de la variedad de gadgets, productos y soluciones presentadas en el Consumer Electronic Show (CES 2016), una vez que están basadas en conectividad y donde nuestro país apenas está migrando a la tecnología 4G, mostrando rezagos importantes en la distribución de servicios de banda ancha, actualización a las redes de infraestructura y adopción de dispositivos móviles inteligentes, entre otros.

La gran variedad de productos y soluciones presentadas en la tradicional muestra tecnológica que data de 1967, significa que ningún sector de la industria ni de los hogares parece escapar de la tendencia al Internet de las Cosas (IoT por su sigla en inglés), sin embargo, en México se verán en el mediano y largo plazo, aseguró CIU.

En la muestra de este año es posible atestiguar las tendencias de innovación de las más importantes empresas pertenecientes a los sectores de tecnología de la información, automotriz, manufactura y fabricación de dispositivos, destacando la presentación de soluciones que permiten el control de unidades automotrices a través de la red LTE, equipos Wi-Fi que optimizan la experiencia de navegación, soluciones de e-Salud que implementan el monitoreo digital de enfermedades crónicas, además de la interacción de un sin fin de aparatos domésticos conectados entre sí, a lo cual se le conoce como soluciones para Hogares Inteligentes (Smart Homes).

Incluso, señala CIU en su análisis, es que esta edición del CES es el fiel reflejo de la propensión por el desarrollo de Ciudades Inteligentes y cómo la conectividad es un factor crucial para el despliegue de las mismas, donde se abordaron temas sobre cómo la conectividad aporta en la mejora del transporte y movilidad urbanos.

Lo cierto es que en México todo este avance tecnológico alrededor de la conectividad presenta diversas barreras que limitan sus posibilidades de adopción en el corto y mediano plazos, una vez que resulta complicado contar con un parque vehicular conectado y autónomo, cuando las redes de telecomunicaciones inalámbricas en el país apenas se encuentran en el proceso de migración a tecnología de cuarta generación 4G/LTE y de la cual se estima una muy acotada adopción equivalente a 8.4 por ciento de las suscripciones móviles en el país.

Por otro lado, el monitoreo digital de enfermedades crónicas y su sintomática no puede ser realmente ubicuo si la penetración del servicio de banda ancha aún se encuentra muy por debajo de la métrica internacional. Al cierre de 2015, la Banda Ancha Fija alcanza una penetración de 15 por ciento de la población, mientras que la Banda Ancha Móvil (BAM) posee el 27 por ciento de los mexicanos.

CIU sostiene que la penetración de BAM varía de acuerdo con el poder adquisitivo y en consecuencia, las bondades de e-Salud como solución tecnológica a condiciones estructurales quedan al margen de los segmentos en la base de la pirámide social.

Salvador Guerrero / El Sol de México

Ciudad de México.- Según los especialistas en materia de telecomunicaciones y radiodifusión de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU), México se encuentra lejos de la adopción de la variedad de gadgets, productos y soluciones presentadas en el Consumer Electronic Show (CES 2016), una vez que están basadas en conectividad y donde nuestro país apenas está migrando a la tecnología 4G, mostrando rezagos importantes en la distribución de servicios de banda ancha, actualización a las redes de infraestructura y adopción de dispositivos móviles inteligentes, entre otros.

La gran variedad de productos y soluciones presentadas en la tradicional muestra tecnológica que data de 1967, significa que ningún sector de la industria ni de los hogares parece escapar de la tendencia al Internet de las Cosas (IoT por su sigla en inglés), sin embargo, en México se verán en el mediano y largo plazo, aseguró CIU.

En la muestra de este año es posible atestiguar las tendencias de innovación de las más importantes empresas pertenecientes a los sectores de tecnología de la información, automotriz, manufactura y fabricación de dispositivos, destacando la presentación de soluciones que permiten el control de unidades automotrices a través de la red LTE, equipos Wi-Fi que optimizan la experiencia de navegación, soluciones de e-Salud que implementan el monitoreo digital de enfermedades crónicas, además de la interacción de un sin fin de aparatos domésticos conectados entre sí, a lo cual se le conoce como soluciones para Hogares Inteligentes (Smart Homes).

Incluso, señala CIU en su análisis, es que esta edición del CES es el fiel reflejo de la propensión por el desarrollo de Ciudades Inteligentes y cómo la conectividad es un factor crucial para el despliegue de las mismas, donde se abordaron temas sobre cómo la conectividad aporta en la mejora del transporte y movilidad urbanos.

Lo cierto es que en México todo este avance tecnológico alrededor de la conectividad presenta diversas barreras que limitan sus posibilidades de adopción en el corto y mediano plazos, una vez que resulta complicado contar con un parque vehicular conectado y autónomo, cuando las redes de telecomunicaciones inalámbricas en el país apenas se encuentran en el proceso de migración a tecnología de cuarta generación 4G/LTE y de la cual se estima una muy acotada adopción equivalente a 8.4 por ciento de las suscripciones móviles en el país.

Por otro lado, el monitoreo digital de enfermedades crónicas y su sintomática no puede ser realmente ubicuo si la penetración del servicio de banda ancha aún se encuentra muy por debajo de la métrica internacional. Al cierre de 2015, la Banda Ancha Fija alcanza una penetración de 15 por ciento de la población, mientras que la Banda Ancha Móvil (BAM) posee el 27 por ciento de los mexicanos.

CIU sostiene que la penetración de BAM varía de acuerdo con el poder adquisitivo y en consecuencia, las bondades de e-Salud como solución tecnológica a condiciones estructurales quedan al margen de los segmentos en la base de la pirámide social.