/ martes 17 de enero de 2017

Cuba instalará equipos de tecnología china para evaluar daños por sismos

LA HABANA, Cuba. (EFE).- Cuba instalará una red de equipos de fabricación china que en caso de un terremoto fuerte permitirán evaluar los datos de las sacudidas del terreno y los lugares con mayores daños, informó el Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais).

La red de “acelerógrafos” debe entrar en funcionamiento en marzo próximo en cincuenta puntos de la ciudad oriental de Santiago de Cuba, que suele ser la de mayor actividad sísmica en la isla, y donde radica la sede del Cenais, indicaron medios oficiales.

Ese equipamiento generará un mapa de sacudida automático con las aceleraciones del terreno, información que se suma al estimado de vulnerabilidad de las construcciones de cada lugar para evaluara los daños y dar prioridad a las gestiones de la Defensa Civil, explicó el subdirector técnico del Centro, Enrique Arango.

Indicó que los dispositivos, que se colocarán en consultorios médicos, escuelas, hospitales y viviendas, enviarán los datos en “tiempo real” hacia la estación central del Cenais mediante la transmisión por celulares.

El especialista precisó que desde 2010 funcionan cinco “acelerógrafos”, también con tecnología china, en la sede del Cenais y en otras cuatro estaciones sismológicas en otras zonas de las provincias orientales.

Desde hace algún tiempo Cuba está instalando tecnología más avanzada, desarrollando un sistema de alerta temprana y una mayor preparación de la población para enfrentarse a la posibilidad de un terremoto de gran magnitud.

Con esos fines se han conectado nuevas estaciones de monitoreo de esos eventos en distintas provincias del país, y la página web del Cenais incorporó sus registros y un mapa de la actividad sísmica de los últimos 30 días, de Cuba y sus alrededores, entre otras medidas.

El primer temblor de tierra registrado en Cuba en 2017 tuvo lugar el pasado 4 de enero en Santiago de Cuba con una magnitud de tres grados en la escala Richter. En 2016 ocurrieron cinco mil 756 sismos en el archipiélago cubano, y los 61 perceptibles fueron reportados en la región oriental, según un boletín resumen del Cenais.

La actividad sísmica principal en esa etapa se localizó desde el 17 de enero al 18 de febrero en el sector de Mar Verde, al suroeste de Santiago, con mil 454 sismos, de los cuales 38 fueron percibidos, incluido uno de magnitud cinco.

LA HABANA, Cuba. (EFE).- Cuba instalará una red de equipos de fabricación china que en caso de un terremoto fuerte permitirán evaluar los datos de las sacudidas del terreno y los lugares con mayores daños, informó el Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais).

La red de “acelerógrafos” debe entrar en funcionamiento en marzo próximo en cincuenta puntos de la ciudad oriental de Santiago de Cuba, que suele ser la de mayor actividad sísmica en la isla, y donde radica la sede del Cenais, indicaron medios oficiales.

Ese equipamiento generará un mapa de sacudida automático con las aceleraciones del terreno, información que se suma al estimado de vulnerabilidad de las construcciones de cada lugar para evaluara los daños y dar prioridad a las gestiones de la Defensa Civil, explicó el subdirector técnico del Centro, Enrique Arango.

Indicó que los dispositivos, que se colocarán en consultorios médicos, escuelas, hospitales y viviendas, enviarán los datos en “tiempo real” hacia la estación central del Cenais mediante la transmisión por celulares.

El especialista precisó que desde 2010 funcionan cinco “acelerógrafos”, también con tecnología china, en la sede del Cenais y en otras cuatro estaciones sismológicas en otras zonas de las provincias orientales.

Desde hace algún tiempo Cuba está instalando tecnología más avanzada, desarrollando un sistema de alerta temprana y una mayor preparación de la población para enfrentarse a la posibilidad de un terremoto de gran magnitud.

Con esos fines se han conectado nuevas estaciones de monitoreo de esos eventos en distintas provincias del país, y la página web del Cenais incorporó sus registros y un mapa de la actividad sísmica de los últimos 30 días, de Cuba y sus alrededores, entre otras medidas.

El primer temblor de tierra registrado en Cuba en 2017 tuvo lugar el pasado 4 de enero en Santiago de Cuba con una magnitud de tres grados en la escala Richter. En 2016 ocurrieron cinco mil 756 sismos en el archipiélago cubano, y los 61 perceptibles fueron reportados en la región oriental, según un boletín resumen del Cenais.

La actividad sísmica principal en esa etapa se localizó desde el 17 de enero al 18 de febrero en el sector de Mar Verde, al suroeste de Santiago, con mil 454 sismos, de los cuales 38 fueron percibidos, incluido uno de magnitud cinco.