/ lunes 12 de septiembre de 2016

Cumple Código de Barras 30 años en el país

En el marco del 30 aniversario del Código de Barras en México, el director general de GS1 México, Mario de Agüero, subrayó la importancia que ha representado para todos los sectores de la economía la implantación del Código de Barras una vez que “ha facilitado la vida de muchas personas y de la industria, al permitirles hablar el lenguaje global de los negocios. En los próximos años vislumbramos grandes aplicaciones de este ícono de eficiencia y productividad, no solo en temas de trazabilidad, productos frescos, cuidado de la salud, comercio móvil, transporte y logística, entre otras, sino proporcionando información de valor al consumidor final a un solo escaneo a distancia, siendo el elemento clave para soportar las experiencias de compra en un entorno ominicanal”.

Muchos ya no recordamos o no les tocó vivir las largas filas en las cajas de las tiendas y almacenes al digitar uno por uno el precio de cada producto, así como el largo tiempo para pagar la despensa en el punto de venta, en especial en Navidad y Año Nuevo, apuntó.

Este contexto cambió con la introducción del Código de Barras para la identificación de artículos, que no solo agilizó los sistemas de cobro, sino también los procesos comerciales entre las empresas hasta el punto de que en 2016 es muy común convivir con el Código de Barras, sin notar su presencia ni considerar los beneficios más importantes como que el consumidor final tiene compras más seguras, cómodas y rápidas y los productores, fabricantes y cadenas detallistas tienen un mejor control de su mercancía, ventas y ganancias al tener cada producto, caja y tarima identificada.

El Código de Producto, como también se le conoce, es sinónimo de orden, eficiencia, productividad, confiabilidad y ahorro para cada eslabón de la cadena de suministro, así como la llave de acceso de las compañías al mercado formal y exportaciones.

El directivo señaló que a 30 años de su aparición es necesario que los consumidores como los fabricantes de productos conozcan datos del estándar más popular en todo el mundo como que en 1986 un grupo de 18 empresarios, bajo la iniciativa de Henry Davis, entonces director general del Grupo Aurrera, se reúnen con la finalidad de establecer el Código de Barras en México, lo que dio origen a la Asociación Mexicana del Código de Producto (Amecop); El 21 de agosto de 1986 es la fecha oficial de la entrada del Código de Barras en México; El primer producto mexicano identificado con Código de Barras fue el jabón “Don Máximo”.

Asimismo, otro dato relevante es que el 98 por ciento de los productos que se comercializan en las tiendas de México cuentan con código de barras; Desde 1986, más de 55 mil 500 empresas mexicanas han implementado el Código de Barras; Anualmente, dos mil empresas, en su mayoría PyMEs, solicitan a GS1 México la asignación de su Código de Barras; el prefijo destinado a nuestro país es el 750. Además, identifican a los productos registrados comercialmente en México. Otro dato relevante es que a nivel mundial, diariamente se realizan más de cinco mil millones de lecturas de Códigos de Barras.

En el marco del 30 aniversario del Código de Barras en México, el director general de GS1 México, Mario de Agüero, subrayó la importancia que ha representado para todos los sectores de la economía la implantación del Código de Barras una vez que “ha facilitado la vida de muchas personas y de la industria, al permitirles hablar el lenguaje global de los negocios. En los próximos años vislumbramos grandes aplicaciones de este ícono de eficiencia y productividad, no solo en temas de trazabilidad, productos frescos, cuidado de la salud, comercio móvil, transporte y logística, entre otras, sino proporcionando información de valor al consumidor final a un solo escaneo a distancia, siendo el elemento clave para soportar las experiencias de compra en un entorno ominicanal”.

Muchos ya no recordamos o no les tocó vivir las largas filas en las cajas de las tiendas y almacenes al digitar uno por uno el precio de cada producto, así como el largo tiempo para pagar la despensa en el punto de venta, en especial en Navidad y Año Nuevo, apuntó.

Este contexto cambió con la introducción del Código de Barras para la identificación de artículos, que no solo agilizó los sistemas de cobro, sino también los procesos comerciales entre las empresas hasta el punto de que en 2016 es muy común convivir con el Código de Barras, sin notar su presencia ni considerar los beneficios más importantes como que el consumidor final tiene compras más seguras, cómodas y rápidas y los productores, fabricantes y cadenas detallistas tienen un mejor control de su mercancía, ventas y ganancias al tener cada producto, caja y tarima identificada.

El Código de Producto, como también se le conoce, es sinónimo de orden, eficiencia, productividad, confiabilidad y ahorro para cada eslabón de la cadena de suministro, así como la llave de acceso de las compañías al mercado formal y exportaciones.

El directivo señaló que a 30 años de su aparición es necesario que los consumidores como los fabricantes de productos conozcan datos del estándar más popular en todo el mundo como que en 1986 un grupo de 18 empresarios, bajo la iniciativa de Henry Davis, entonces director general del Grupo Aurrera, se reúnen con la finalidad de establecer el Código de Barras en México, lo que dio origen a la Asociación Mexicana del Código de Producto (Amecop); El 21 de agosto de 1986 es la fecha oficial de la entrada del Código de Barras en México; El primer producto mexicano identificado con Código de Barras fue el jabón “Don Máximo”.

Asimismo, otro dato relevante es que el 98 por ciento de los productos que se comercializan en las tiendas de México cuentan con código de barras; Desde 1986, más de 55 mil 500 empresas mexicanas han implementado el Código de Barras; Anualmente, dos mil empresas, en su mayoría PyMEs, solicitan a GS1 México la asignación de su Código de Barras; el prefijo destinado a nuestro país es el 750. Además, identifican a los productos registrados comercialmente en México. Otro dato relevante es que a nivel mundial, diariamente se realizan más de cinco mil millones de lecturas de Códigos de Barras.