/ martes 7 de febrero de 2017

Desmiente CEESP recorte al gasto de 2016; descartan excedente de 580 millones de pesos

  • Economistas aseguran que el Gobierno federal no lo llevó a cabo, y que hay un excedente por casi 580 mdp

Aparentemente el Gobierno federal mintió respecto a un supuesto recorte de alrededor de 164 mil millones de pesos anunciado hace meses en el gasto público de 2016, cuyo fin era fortalecer las finanzas públicas sin elevar los impuestos, pues según economistas no existen señales de que dicho recorte se llevó a cabo, sino más bien hay un excedente de 579 mil 900 millones de pesos en el presupuesto autorizado por el Congreso de la Unión.

Un Análisis Económico Ejecutivo del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) explica: “en cuanto a los recortes anunciados para el año por 164 mmp, que también contribuirían a cumplir la meta de balance, las cifras no muestran señales de su instrumentación. Al cierre de 2016, el gasto público ascendió a cinco mil 343.8 mmp, monto que fue superior en 579.9 mmp a lo que había aprobado el Congreso”.

Incluso –aclaró el CEESP-, si de esta cifra se excluye la aportación patrimonial a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad por 160.7 mmp y 161.1 mmp, respectivamente, así como los 70.0 mmp de aportaciones al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios con recursos del remanente de operación del Banco de México, el gasto del sector público habría sido mayor en 188.7 mmp a lo presupuestado.

“Aun excluyendo los gastos adicionales de los rubros de participaciones y costo financiero, que suman cerca de 26 mmp, la diferencia de 163 mmp sigue apareciendo como un incremento aún no explicado”, subrayó dicho Centro de Estudios integrado por economistas.

El CEESP acentuó que, ante la fuerte caída de los precios del petróleo, en febrero de 2016 las autoridades hacendarias decidieron instrumentar un recorte preventivo al gasto programable por un monto de 132.3 mmp, con el objetivo de fortalecer las finanzas públicas sin la necesidad de un incremento de impuestos o un mayor endeudamiento, al tiempo que el Banco de México decidió incrementar en 50 puntos base su tasa de interés. El deterioro del balance de riesgos para el crecimiento contribuyó para que en junio se anunciara un ajuste adicional al gasto, esta vez por 31.7 mmp, que igual al anunciado en febrero, se concentraría en rubros específicos para fortalecer la estabilidad de la economía nacional.

“No obstante –alertó-, al ver los resultados finales de 2016, ‘no se aprecia la instrumentación de dichos recortes’. De hecho, aun excluyendo todas estas operaciones no recurrentes, como el remanente de operación del Banco de México y las aportaciones patrimoniales que asignó el Gobierno Federal, el gasto siguió siendo mayor a lo planeado. Esto es preocupante si se considera que la salud de las finanzas públicas es un factor fundamental para fortalecer la estabilidad macroeconómica”

  • Economistas aseguran que el Gobierno federal no lo llevó a cabo, y que hay un excedente por casi 580 mdp

Aparentemente el Gobierno federal mintió respecto a un supuesto recorte de alrededor de 164 mil millones de pesos anunciado hace meses en el gasto público de 2016, cuyo fin era fortalecer las finanzas públicas sin elevar los impuestos, pues según economistas no existen señales de que dicho recorte se llevó a cabo, sino más bien hay un excedente de 579 mil 900 millones de pesos en el presupuesto autorizado por el Congreso de la Unión.

Un Análisis Económico Ejecutivo del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) explica: “en cuanto a los recortes anunciados para el año por 164 mmp, que también contribuirían a cumplir la meta de balance, las cifras no muestran señales de su instrumentación. Al cierre de 2016, el gasto público ascendió a cinco mil 343.8 mmp, monto que fue superior en 579.9 mmp a lo que había aprobado el Congreso”.

Incluso –aclaró el CEESP-, si de esta cifra se excluye la aportación patrimonial a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad por 160.7 mmp y 161.1 mmp, respectivamente, así como los 70.0 mmp de aportaciones al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios con recursos del remanente de operación del Banco de México, el gasto del sector público habría sido mayor en 188.7 mmp a lo presupuestado.

“Aun excluyendo los gastos adicionales de los rubros de participaciones y costo financiero, que suman cerca de 26 mmp, la diferencia de 163 mmp sigue apareciendo como un incremento aún no explicado”, subrayó dicho Centro de Estudios integrado por economistas.

El CEESP acentuó que, ante la fuerte caída de los precios del petróleo, en febrero de 2016 las autoridades hacendarias decidieron instrumentar un recorte preventivo al gasto programable por un monto de 132.3 mmp, con el objetivo de fortalecer las finanzas públicas sin la necesidad de un incremento de impuestos o un mayor endeudamiento, al tiempo que el Banco de México decidió incrementar en 50 puntos base su tasa de interés. El deterioro del balance de riesgos para el crecimiento contribuyó para que en junio se anunciara un ajuste adicional al gasto, esta vez por 31.7 mmp, que igual al anunciado en febrero, se concentraría en rubros específicos para fortalecer la estabilidad de la economía nacional.

“No obstante –alertó-, al ver los resultados finales de 2016, ‘no se aprecia la instrumentación de dichos recortes’. De hecho, aun excluyendo todas estas operaciones no recurrentes, como el remanente de operación del Banco de México y las aportaciones patrimoniales que asignó el Gobierno Federal, el gasto siguió siendo mayor a lo planeado. Esto es preocupante si se considera que la salud de las finanzas públicas es un factor fundamental para fortalecer la estabilidad macroeconómica”