/ martes 17 de enero de 2017

El Fondo Monetario Internacional recorta PIB de México de 2.3 a 1.7 por ciento

  • Baja previsión de 2.3 a 1.7% en 2017, y para 2018 la reduce de 2.6 a 2.0%, ante proteccionismo de EU

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó de 2.3 a 1.7 por ciento su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana para este 2017 y de 2.6 a 2.0 por ciento para 2018, derivado principalmente por la incertidumbre de que Estados Unidos pudiera adoptar políticas proteccionistas.

En este sentido, la nueva previsión de crecimiento que plantea el organismo financiero para este año se coloca fuera del rango de entre 2.0 y 3.0 por ciento que espera la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Al actualizar sus proyecciones de crecimiento para la economía global, el FMI explicó que los beneficios que podrían observar los principales socios comerciales de Estados Unidos (como México), de una mayor actividad industrial en ese país, podrían verse mesurados por la posible adaptación de políticas proteccionistas.

“En Estados Unidos y/o China las políticas de estímulo podrían tener un efecto más benéfico para la actividad que el que reflejan los pronósticos actuales, y eso también reforzaría el repunte de la actividad de los socios comerciales, a menos que los efectos de contagio positivos se vieran atenuados por políticas comerciales proteccionistas.”, alertó la institución encabezada por la francesa Christine Lagarde.

El organismo internacional considera que la economía mexicana habría alcanzado en 2016 una expansión de 2.2 por ciento. El dato oficial (con datos oportunos), se dará a conocer el 31 de enero próximo. De esta manera, de concretarse la previsión de crecimiento del FMI para este 2017, sería el avance más débil desde el 1.4 por ciento que reportó la economía mexicana en 2013.

Asimismo, de materializarse la expansión de 2.0 por ciento que espera el FMI para la economía mexicana en 2018, se estaría prácticamente sepultando la promesa que ofreció el Gobierno federal (al impulsar la aprobación de las Reformas Estructurales), de alcanzar un crecimiento de 5.0 por ciento para final de este sexenio.

Por lo anterior, tomando en consideración las previsiones del FMI, así como los avances que ha reportado el Producto Interno Bruto (PIB), durante la primera mitad del presente sexenio, en la administración del presidente Enrique Peña Nieto se habrá reportado una tasa de crecimiento promedio anual de 2.0 por ciento, mayor al 1.5 por ciento registrado durante el Gobierno de Felipe Calderón.

Cabe mencionar que la expansión de 1.7 por ciento que alcanzaría el PIB de México durante este año (según el FMI), sería ligeramente mayor al 1.2 por ciento que reportaría en promedio la economía de América Latina y el Caribe, así como al repunte de 0.2 que anotaría Brasil.

Sin embargo, el 2.0 que registraría la economía mexicana en 2018 sería inferior al 2.1 que reportaría en promedio la región de América Latina y el Caribe.

A nivel global, el FMI considera que este año la economía mundial alcanzará una expansión de 3.4 por ciento, es decir, similar al pronóstico que planteó en octubre pasado. Para 2018 también mantuvo su previsión de 3.6 por ciento.

“Tras el deslucido resultado de 2016, las proyecciones apuntan a un repunte de la actividad económica en 2017 y 2018, especialmente en las economías de mercados emergentes y en desarrollo; sin embargo, existe una amplia dispersión de posibles desenlaces en torno a las proyecciones, dada la incertidumbre que rodea a la orientación de las políticas del Gobierno estadunidense entrante y sus ramificaciones internacionales”, expone el FMI.

De la tal manera, para este año el organismo internacional espera un crecimiento de 1.9 por ciento para la economía estadunidense, lo que representa un ajuste al alza de 0.1 puntos porcentuales respecto a su pronóstico anterior.

  • Baja previsión de 2.3 a 1.7% en 2017, y para 2018 la reduce de 2.6 a 2.0%, ante proteccionismo de EU

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó de 2.3 a 1.7 por ciento su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana para este 2017 y de 2.6 a 2.0 por ciento para 2018, derivado principalmente por la incertidumbre de que Estados Unidos pudiera adoptar políticas proteccionistas.

En este sentido, la nueva previsión de crecimiento que plantea el organismo financiero para este año se coloca fuera del rango de entre 2.0 y 3.0 por ciento que espera la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Al actualizar sus proyecciones de crecimiento para la economía global, el FMI explicó que los beneficios que podrían observar los principales socios comerciales de Estados Unidos (como México), de una mayor actividad industrial en ese país, podrían verse mesurados por la posible adaptación de políticas proteccionistas.

“En Estados Unidos y/o China las políticas de estímulo podrían tener un efecto más benéfico para la actividad que el que reflejan los pronósticos actuales, y eso también reforzaría el repunte de la actividad de los socios comerciales, a menos que los efectos de contagio positivos se vieran atenuados por políticas comerciales proteccionistas.”, alertó la institución encabezada por la francesa Christine Lagarde.

El organismo internacional considera que la economía mexicana habría alcanzado en 2016 una expansión de 2.2 por ciento. El dato oficial (con datos oportunos), se dará a conocer el 31 de enero próximo. De esta manera, de concretarse la previsión de crecimiento del FMI para este 2017, sería el avance más débil desde el 1.4 por ciento que reportó la economía mexicana en 2013.

Asimismo, de materializarse la expansión de 2.0 por ciento que espera el FMI para la economía mexicana en 2018, se estaría prácticamente sepultando la promesa que ofreció el Gobierno federal (al impulsar la aprobación de las Reformas Estructurales), de alcanzar un crecimiento de 5.0 por ciento para final de este sexenio.

Por lo anterior, tomando en consideración las previsiones del FMI, así como los avances que ha reportado el Producto Interno Bruto (PIB), durante la primera mitad del presente sexenio, en la administración del presidente Enrique Peña Nieto se habrá reportado una tasa de crecimiento promedio anual de 2.0 por ciento, mayor al 1.5 por ciento registrado durante el Gobierno de Felipe Calderón.

Cabe mencionar que la expansión de 1.7 por ciento que alcanzaría el PIB de México durante este año (según el FMI), sería ligeramente mayor al 1.2 por ciento que reportaría en promedio la economía de América Latina y el Caribe, así como al repunte de 0.2 que anotaría Brasil.

Sin embargo, el 2.0 que registraría la economía mexicana en 2018 sería inferior al 2.1 que reportaría en promedio la región de América Latina y el Caribe.

A nivel global, el FMI considera que este año la economía mundial alcanzará una expansión de 3.4 por ciento, es decir, similar al pronóstico que planteó en octubre pasado. Para 2018 también mantuvo su previsión de 3.6 por ciento.

“Tras el deslucido resultado de 2016, las proyecciones apuntan a un repunte de la actividad económica en 2017 y 2018, especialmente en las economías de mercados emergentes y en desarrollo; sin embargo, existe una amplia dispersión de posibles desenlaces en torno a las proyecciones, dada la incertidumbre que rodea a la orientación de las políticas del Gobierno estadunidense entrante y sus ramificaciones internacionales”, expone el FMI.

De la tal manera, para este año el organismo internacional espera un crecimiento de 1.9 por ciento para la economía estadunidense, lo que representa un ajuste al alza de 0.1 puntos porcentuales respecto a su pronóstico anterior.