/ sábado 28 de mayo de 2016

El país crece de manera sostenida, resalta el organismo internacional

La economía mexicana crece de manera sostenida, la inflación es baja y el sistema financiero es sólido, condición que le permiten a México acceder a diferentes instrumentos financieros, como la Línea de Crédito Flexible (LCF), que tiene ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), aseguró el primer subdirector gerente del organismo internacional, David Lipton.

“México cuenta con políticas macroeconómicas y un marco de políticas que continúan siendo muy fuertes; la economía mexicana ha mostrado una impresionante capacidad de resistencia en los últimos años en el contexto de una desaceleración del crecimiento mundial; la actividad económica en México crece de manera sostenida, la inflación es baja y estable y el sistema financiero es sólido”, afirmó el directivo.

En ese sentido, el representante del FMI aplaudió las políticas monetaria y fiscal que han implementado las autoridades mexicanas, y que han permitido preservar la estabilidad macroeconómica, condición que resultará favorecida por la plena implementación de las reformas estructurales.

“La política monetaria está guiada por un régimen de objetivos de inflación en un contexto de tipo de cambio flexible; la política fiscal se rige por la ley de responsabilidad fiscal y las autoridades están comprometidas con una consolidación que llevará la relación de la deuda pública a PIB a una trayectoria descendente en el mediano plazo; el marco de regulación y supervisión financiera es sólido; el crecimiento a mediano plazo debería beneficiarse de una serie de reformas estructurales en proceso de implementación”, señaló.

No obstante, agregó el directivo que México, dado su estrecho vínculo comercial y de inversión con el exterior, está expuesto a diferentes embates como el bajo dinamismo global.

“Los fuertes lazos del país con la economía global exponen a México a riesgos externos; los riesgos a la baja del crecimiento mundial han aumentado y la volatilidad en los mercados financieros globales se ha incrementado”, comentó.

Por ello, dijo que la ampliación de la LCF fortalecerá aún más el blindaje económico de México ante el adverso panorama global.

“El nuevo acuerdo bajo la LCF, por un monto mayor al anterior, continuará desempeñando un papel importante en apoyar la estrategia macroeconómica de las autoridades, al proveer un seguro contra riesgos externos mayores y al apuntalar la confianza de los mercados, las autoridades no tienen la intención de hacer un uso permanente de la LCF; las autoridades planean reducir el monto de acceso en el futuro, bajo la condición de que disminuyan los riesgos globales actuales que enfrentan los mercados emergentes, con miras a reducir gradualmente el uso del instrumento por parte de México”, dijo David Lipton.

La economía mexicana crece de manera sostenida, la inflación es baja y el sistema financiero es sólido, condición que le permiten a México acceder a diferentes instrumentos financieros, como la Línea de Crédito Flexible (LCF), que tiene ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), aseguró el primer subdirector gerente del organismo internacional, David Lipton.

“México cuenta con políticas macroeconómicas y un marco de políticas que continúan siendo muy fuertes; la economía mexicana ha mostrado una impresionante capacidad de resistencia en los últimos años en el contexto de una desaceleración del crecimiento mundial; la actividad económica en México crece de manera sostenida, la inflación es baja y estable y el sistema financiero es sólido”, afirmó el directivo.

En ese sentido, el representante del FMI aplaudió las políticas monetaria y fiscal que han implementado las autoridades mexicanas, y que han permitido preservar la estabilidad macroeconómica, condición que resultará favorecida por la plena implementación de las reformas estructurales.

“La política monetaria está guiada por un régimen de objetivos de inflación en un contexto de tipo de cambio flexible; la política fiscal se rige por la ley de responsabilidad fiscal y las autoridades están comprometidas con una consolidación que llevará la relación de la deuda pública a PIB a una trayectoria descendente en el mediano plazo; el marco de regulación y supervisión financiera es sólido; el crecimiento a mediano plazo debería beneficiarse de una serie de reformas estructurales en proceso de implementación”, señaló.

No obstante, agregó el directivo que México, dado su estrecho vínculo comercial y de inversión con el exterior, está expuesto a diferentes embates como el bajo dinamismo global.

“Los fuertes lazos del país con la economía global exponen a México a riesgos externos; los riesgos a la baja del crecimiento mundial han aumentado y la volatilidad en los mercados financieros globales se ha incrementado”, comentó.

Por ello, dijo que la ampliación de la LCF fortalecerá aún más el blindaje económico de México ante el adverso panorama global.

“El nuevo acuerdo bajo la LCF, por un monto mayor al anterior, continuará desempeñando un papel importante en apoyar la estrategia macroeconómica de las autoridades, al proveer un seguro contra riesgos externos mayores y al apuntalar la confianza de los mercados, las autoridades no tienen la intención de hacer un uso permanente de la LCF; las autoridades planean reducir el monto de acceso en el futuro, bajo la condición de que disminuyan los riesgos globales actuales que enfrentan los mercados emergentes, con miras a reducir gradualmente el uso del instrumento por parte de México”, dijo David Lipton.