/ lunes 3 de abril de 2017

Exige la Iniciativa Privada al Gobierno cumplir los objetivos económicos de 2017

  • El ambiente de negocios será mucho más propicio para la inversión, considera el CEESP

Si bien para el próximo año las expectativas empiezan a mejorar, es fundamental cumplir los objetivos de política económica planteados para 2017, pues de esa manera el ambiente de negocios será mucho más propicio para la inversión y la generación de empleos, alertó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

La institución consideró que las políticas fiscal y monetaria son fundamentales en el proceso del fortalecimiento de la estabilidad macroeconómica, además de que contribuyen directamente en el bienestar de los hogares, pero insistió en que se deben complementar con un Estado de derecho en el que la corrupción, impunidad e inseguridad, no tengan la posibilidad de subsistir ante un estricto cumplimiento de la ley.

En su publicación semanal “Análisis Económico Ejecutivo”, el organismo que dirige Luis Foncerrada Pascal destacó que “el trabajo conjunto del sector público y privado debe redundar en un entorno de estímulo a la inversión y generación de empleos, que a final de cuentas responde a las eficientes políticas públicas instrumentadas por las autoridades”, subrayó.

Refirió que noticias importantes se dieron a conocer durante la semana pasada, las cuales son relevantes para el desempeño de la actividad económica del país en un entorno en el que aún prevalece la incertidumbre externa y una preocupación, pero si bien va moderándose, sobre las presiones inflacionarias y el bajo ritmo de crecimiento que se anticipa, al menos para 2017.

Apuntó que el pasado 28 de marzo el Banco de México (Banxico) transfirió al Gobierno federal 321 mil 653.3 millones de pesos por concepto del denominado remanente de operación, cifra que equivale al 1.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El organismo de investigación y análisis del sector privado destacó que estos recursos deberán contribuir de manera importante a reducir la deuda total del sector público, que al cierre del 2016 ascendió a 50.5 por ciento del PIB.

Para 2018 se estima que el Saldo Histórico de los Requerimiento Financieros del Sector Público (SHRFSP) -la medida más amplia de la deuda- represente 49.2 por ciento del PIB, lo que se complica cuando el efecto de las tasas de interés será importante en el costo financiero y el saldo de la deuda total.

Algunas opiniones, apuntó, consideran que esta mejor situación de la deuda podría incidir positivamente en las evaluaciones de las calificadoras internacionales sobre la deuda soberana de México, las cuales en 2016 cambiaron su perspectiva de estable a negativa.

Refirió que en su reunión de este 30 de marzo, la Junta de Gobierno del Banxico decidió incrementar en 25 puntos base su Tasa de Interés Interbancaria para ubicarla en 6.50 por ciento, medida que contribuirá a reducir la inflación, pero también tendrá un efecto en el consumo, aunque aún es prematuro contabilizar su impacto sobre el crecimiento.

En tanto, el 31 de marzo la Secretaría de Hacienda presentó (SHCP) el documento de Pre-Criterios 2018, el cual resalta un escenario macroeconómico más favorable dadas las expectativas de un mejor desempeño de la actividad productiva. (Notimex)

  • El ambiente de negocios será mucho más propicio para la inversión, considera el CEESP

Si bien para el próximo año las expectativas empiezan a mejorar, es fundamental cumplir los objetivos de política económica planteados para 2017, pues de esa manera el ambiente de negocios será mucho más propicio para la inversión y la generación de empleos, alertó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

La institución consideró que las políticas fiscal y monetaria son fundamentales en el proceso del fortalecimiento de la estabilidad macroeconómica, además de que contribuyen directamente en el bienestar de los hogares, pero insistió en que se deben complementar con un Estado de derecho en el que la corrupción, impunidad e inseguridad, no tengan la posibilidad de subsistir ante un estricto cumplimiento de la ley.

En su publicación semanal “Análisis Económico Ejecutivo”, el organismo que dirige Luis Foncerrada Pascal destacó que “el trabajo conjunto del sector público y privado debe redundar en un entorno de estímulo a la inversión y generación de empleos, que a final de cuentas responde a las eficientes políticas públicas instrumentadas por las autoridades”, subrayó.

Refirió que noticias importantes se dieron a conocer durante la semana pasada, las cuales son relevantes para el desempeño de la actividad económica del país en un entorno en el que aún prevalece la incertidumbre externa y una preocupación, pero si bien va moderándose, sobre las presiones inflacionarias y el bajo ritmo de crecimiento que se anticipa, al menos para 2017.

Apuntó que el pasado 28 de marzo el Banco de México (Banxico) transfirió al Gobierno federal 321 mil 653.3 millones de pesos por concepto del denominado remanente de operación, cifra que equivale al 1.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El organismo de investigación y análisis del sector privado destacó que estos recursos deberán contribuir de manera importante a reducir la deuda total del sector público, que al cierre del 2016 ascendió a 50.5 por ciento del PIB.

Para 2018 se estima que el Saldo Histórico de los Requerimiento Financieros del Sector Público (SHRFSP) -la medida más amplia de la deuda- represente 49.2 por ciento del PIB, lo que se complica cuando el efecto de las tasas de interés será importante en el costo financiero y el saldo de la deuda total.

Algunas opiniones, apuntó, consideran que esta mejor situación de la deuda podría incidir positivamente en las evaluaciones de las calificadoras internacionales sobre la deuda soberana de México, las cuales en 2016 cambiaron su perspectiva de estable a negativa.

Refirió que en su reunión de este 30 de marzo, la Junta de Gobierno del Banxico decidió incrementar en 25 puntos base su Tasa de Interés Interbancaria para ubicarla en 6.50 por ciento, medida que contribuirá a reducir la inflación, pero también tendrá un efecto en el consumo, aunque aún es prematuro contabilizar su impacto sobre el crecimiento.

En tanto, el 31 de marzo la Secretaría de Hacienda presentó (SHCP) el documento de Pre-Criterios 2018, el cual resalta un escenario macroeconómico más favorable dadas las expectativas de un mejor desempeño de la actividad productiva. (Notimex)