/ martes 5 de julio de 2016

Gobierno británico estudia recortar al 15% impuesto de sociedades

LONDRES, Inglaterra. (EFE).- El Gobierno británico estudia medidas para estimular la inversión de las empresas, como reducir al 15 por ciento el impuesto de sociedades, con lo que pretende mantener al Reino Unido como país atractivo para los negocios tras el Brexit.

En declaraciones al diario “Financial Times” (FT), el titular de Economía, George Osborne, dijo que el objetivo de esta medida, --que situaría al Reino Unido como uno de los países con la menor carga fiscal para las empresas--, es enviar un mensaje claro de que el territorio británico está “abierto a los negocios”.

Aunque no ha indicado cuándo recortaría este impuesto, del actual 20 por ciento, el plan es visto como un intento de mostrar que el Reino Unido sigue siendo atractivo y frenar una posible huida de capitales tras la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio.

“Debemos mirar hacia el horizonte y ver el camino que hay por delante”, indicó Osborne, y añadió que el objetivo es construir una “economía muy competitiva” con bajos impuestos para las empresas.

De concretarse la disminución del impuesto de sociedades, el Reino Unido colocaría la carga para las empresas en un nivel parecido a la que tiene la República de Irlanda --en el 12.5 por ciento-- y muy por debajo de la de Estados Unidos (EU), --del 39 por ciento--, o la de Alemania –30 por ciento--.

Como parte de este plan, Osborne también dijo que quiere atraer inversiones de China y potenciar la inversión en las principales ciudades del norte de Inglaterra, la zona donde el Brexit resultó muy votado, y donde hay un marcado nivel de desempleo.

Pese a todo, el político conservador puntualizó que esperará a tener en sus manos las cifras oficiales sobre el estado de la economía británica este verano, antes de anunciar nuevas medidas.

El ministro admitió que el Reino Unido afronta “momentos de mucho desafío” y pidió al Banco de Inglaterra que utilice sus poderes para evitar una “contracción del crédito en la economía”.

Según Osborne, el Reino Unido trabajará intensamente para alcanzar nuevos acuerdos comerciales bilaterales.

Su plan contrasta con las advertencias que hizo días antes del plebiscito, cuando indicó que el Gobierno podía verse obligado a introducir un presupuesto de emergencia, con aumento de los impuestos y un mayor recorte del gasto para atajar el “choque” que podía sufrir la economía del país ante el Brexit.

Aunque la Bolsa de Valores de Londres se desplomó al conocerse el triunfo de la salida de la UE, se ha recuperado en los últimos días, pero la libra esterlina sigue su tendencia a la baja y ayer caía el 0.10 por ciento frente al dólar, hasta 1.236 dólares, y retrocedía el 0.04 por ciento frente a la moneda europea, hasta 1.191 euros.

Desde las filas de la oposición laborista, el portavoz de Economía, John McDonnell, señaló que el plan de Osborne situaría al Reino Unido como “un paraíso fiscal europeo”.

“Este es un gesto inútil y costoso de un ministro de Economía débil que se está quedando sin ideas”, agregó McDonnell. Osborne prepara sus medidas tras admitir el viernes que no podrá cumplir el objetivo que se había marcado de alcanzar un superávit del 0.4 por ciento de los ingresos nacionales en 2019-2020, debido a la incertidumbre económica relacionada con el Brexit.

Ante esta situación, el Banco de Inglaterra ya ha informado de que evalúa estímulos monetarios, que se traducirían en un recorte de los tipos de interés, que están en el nivel histórico del 0.5 por ciento.

Además, el banco emisor inglés tiene preparados 250 mil millones de libras (297 mil 500 millones de euros) adicionales para sustentar el sistema financiero del Reino Unido ante la prevista volatilidad que todavía traerá el Brexit durante los próximos meses.

LONDRES, Inglaterra. (EFE).- El Gobierno británico estudia medidas para estimular la inversión de las empresas, como reducir al 15 por ciento el impuesto de sociedades, con lo que pretende mantener al Reino Unido como país atractivo para los negocios tras el Brexit.

En declaraciones al diario “Financial Times” (FT), el titular de Economía, George Osborne, dijo que el objetivo de esta medida, --que situaría al Reino Unido como uno de los países con la menor carga fiscal para las empresas--, es enviar un mensaje claro de que el territorio británico está “abierto a los negocios”.

Aunque no ha indicado cuándo recortaría este impuesto, del actual 20 por ciento, el plan es visto como un intento de mostrar que el Reino Unido sigue siendo atractivo y frenar una posible huida de capitales tras la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio.

“Debemos mirar hacia el horizonte y ver el camino que hay por delante”, indicó Osborne, y añadió que el objetivo es construir una “economía muy competitiva” con bajos impuestos para las empresas.

De concretarse la disminución del impuesto de sociedades, el Reino Unido colocaría la carga para las empresas en un nivel parecido a la que tiene la República de Irlanda --en el 12.5 por ciento-- y muy por debajo de la de Estados Unidos (EU), --del 39 por ciento--, o la de Alemania –30 por ciento--.

Como parte de este plan, Osborne también dijo que quiere atraer inversiones de China y potenciar la inversión en las principales ciudades del norte de Inglaterra, la zona donde el Brexit resultó muy votado, y donde hay un marcado nivel de desempleo.

Pese a todo, el político conservador puntualizó que esperará a tener en sus manos las cifras oficiales sobre el estado de la economía británica este verano, antes de anunciar nuevas medidas.

El ministro admitió que el Reino Unido afronta “momentos de mucho desafío” y pidió al Banco de Inglaterra que utilice sus poderes para evitar una “contracción del crédito en la economía”.

Según Osborne, el Reino Unido trabajará intensamente para alcanzar nuevos acuerdos comerciales bilaterales.

Su plan contrasta con las advertencias que hizo días antes del plebiscito, cuando indicó que el Gobierno podía verse obligado a introducir un presupuesto de emergencia, con aumento de los impuestos y un mayor recorte del gasto para atajar el “choque” que podía sufrir la economía del país ante el Brexit.

Aunque la Bolsa de Valores de Londres se desplomó al conocerse el triunfo de la salida de la UE, se ha recuperado en los últimos días, pero la libra esterlina sigue su tendencia a la baja y ayer caía el 0.10 por ciento frente al dólar, hasta 1.236 dólares, y retrocedía el 0.04 por ciento frente a la moneda europea, hasta 1.191 euros.

Desde las filas de la oposición laborista, el portavoz de Economía, John McDonnell, señaló que el plan de Osborne situaría al Reino Unido como “un paraíso fiscal europeo”.

“Este es un gesto inútil y costoso de un ministro de Economía débil que se está quedando sin ideas”, agregó McDonnell. Osborne prepara sus medidas tras admitir el viernes que no podrá cumplir el objetivo que se había marcado de alcanzar un superávit del 0.4 por ciento de los ingresos nacionales en 2019-2020, debido a la incertidumbre económica relacionada con el Brexit.

Ante esta situación, el Banco de Inglaterra ya ha informado de que evalúa estímulos monetarios, que se traducirían en un recorte de los tipos de interés, que están en el nivel histórico del 0.5 por ciento.

Además, el banco emisor inglés tiene preparados 250 mil millones de libras (297 mil 500 millones de euros) adicionales para sustentar el sistema financiero del Reino Unido ante la prevista volatilidad que todavía traerá el Brexit durante los próximos meses.