/ lunes 12 de septiembre de 2016

Grecia, oasis de estabilidad: Tsipras

  • En medio de una región inestable

ATENAS, Grecia. (EFE).- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó que la imagen de Grecia en el exterior ha cambiado por completo y ha pasado a ser un “oasis de estabilidad en medio de una región inestable”. Tsipras hizo estas declaraciones en la rueda de prensa anual que conceden todos los líderes políticos durante la feria industria de Salónica.

El primer ministro rechazó rotundamente la petición del líder de la oposición, Kyriakos Mitsotakis, de celebrar elecciones anticipadas y afirmó que “el país no necesita elecciones; necesita estabilidad”.

Mitsotakis, pero también otros líderes políticos, vienen reclamando desde hace meses la dimisión de Tsipras.

En las encuestas, el partido conservador Nueva Democracia aventaja al izquierdista Syriza entre 3 y 10 puntos, si bien todos los sondeos reflejan el hartazgo y desconfianza de los ciudadanos frente a ambos líderes.

Al igual que en su discurso de la noche del sábado pasado ante los actores económicos, en el mismo contexto de la feria, también ayer Tsipras se mostró convencido de que la segunda evaluación del rescate que empezará en octubre concluirá con éxito.

Respecto al objetivo de lograr un alivio de la deuda, lo que se planteará una vez finalizada esa segunda evaluación, Tsipras recalcó que es una promesa que le dieron sus socios y que debe ser cumplida.

“Pacta sunt servanda” (“Lo pactado obliga”), una frase que “nos dicen siempre los alemanes”, es algo que vale para ambas partes, y “nosotros estamos cumpliendo”, añadió.

Mantuvo también su reclamo de reducir los objetivos para el superávit primario a partir de 2019.

El programa de rescate prevé que a partir de 2018, el superávit primario debe situarse en el 3.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que Grecia desea reducirlo gradualmente al 2 por ciento.

Tsipras recordó que en el Eurogrupo de mayo se decidió que Grecia no debe destinar más del 15 por ciento de su PIB al servicio de la deuda.

“Nuestros cálculos muestran que esto puede lograrse si se reduce el objetivo para el superávit primario”, recalcó.

En ese contexto subrayó que hay que dejar de debatir “cómo recortaremos costos e iniciar el debate sobre cómo crearemos ingresos”.

“Debemos invertir en innovación, acabar con la burocracia; invertir en la agricultura, pero no con la lógica de dar subvenciones, sino de apoyar a los productos agrícolas de alto rendimiento”, dijo y añadió que el programa europeo de inversiones, conocido como “plan Juncker”, puede ayudar a sacar partido a las posibilidades que Grecia ofrece.

  • En medio de una región inestable

ATENAS, Grecia. (EFE).- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó que la imagen de Grecia en el exterior ha cambiado por completo y ha pasado a ser un “oasis de estabilidad en medio de una región inestable”. Tsipras hizo estas declaraciones en la rueda de prensa anual que conceden todos los líderes políticos durante la feria industria de Salónica.

El primer ministro rechazó rotundamente la petición del líder de la oposición, Kyriakos Mitsotakis, de celebrar elecciones anticipadas y afirmó que “el país no necesita elecciones; necesita estabilidad”.

Mitsotakis, pero también otros líderes políticos, vienen reclamando desde hace meses la dimisión de Tsipras.

En las encuestas, el partido conservador Nueva Democracia aventaja al izquierdista Syriza entre 3 y 10 puntos, si bien todos los sondeos reflejan el hartazgo y desconfianza de los ciudadanos frente a ambos líderes.

Al igual que en su discurso de la noche del sábado pasado ante los actores económicos, en el mismo contexto de la feria, también ayer Tsipras se mostró convencido de que la segunda evaluación del rescate que empezará en octubre concluirá con éxito.

Respecto al objetivo de lograr un alivio de la deuda, lo que se planteará una vez finalizada esa segunda evaluación, Tsipras recalcó que es una promesa que le dieron sus socios y que debe ser cumplida.

“Pacta sunt servanda” (“Lo pactado obliga”), una frase que “nos dicen siempre los alemanes”, es algo que vale para ambas partes, y “nosotros estamos cumpliendo”, añadió.

Mantuvo también su reclamo de reducir los objetivos para el superávit primario a partir de 2019.

El programa de rescate prevé que a partir de 2018, el superávit primario debe situarse en el 3.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que Grecia desea reducirlo gradualmente al 2 por ciento.

Tsipras recordó que en el Eurogrupo de mayo se decidió que Grecia no debe destinar más del 15 por ciento de su PIB al servicio de la deuda.

“Nuestros cálculos muestran que esto puede lograrse si se reduce el objetivo para el superávit primario”, recalcó.

En ese contexto subrayó que hay que dejar de debatir “cómo recortaremos costos e iniciar el debate sobre cómo crearemos ingresos”.

“Debemos invertir en innovación, acabar con la burocracia; invertir en la agricultura, pero no con la lógica de dar subvenciones, sino de apoyar a los productos agrícolas de alto rendimiento”, dijo y añadió que el programa europeo de inversiones, conocido como “plan Juncker”, puede ayudar a sacar partido a las posibilidades que Grecia ofrece.