/ sábado 4 de marzo de 2017

Inconsistencias de Trump favorecen al “bitcoin”

MADRID, España. (Notimex).- El Bitcoin, una moneda virtual, que solo es usada a través de internet, alcanzó en fecha reciente más valor que el oro, el símbolo de riqueza por antonomasia, debido a la incertidumbre generada por las inconsistencias del presidente estadunidense Donald Trump.

El índice de precios de la moneda electrónica CoinDesk señaló que una unidad de la moneda virtual alcanzó anteayer jueves el precio récord de 1,251.32 dólares, valor superior a la medida oficial de la onza de oro.

La moneda electrónica Bitcoin surgió en 2009, creada por Satoshi Nakamoto, seudónimo de una persona cuya identidad no ha sido revelada y que es usada para realizar transacciones sin intermediarios mediante “software” para computadoras y dispositivos móviles.

Nadie duda de que el Bitcoin lleva creciendo años, pero nunca había alcanzado este nivel; ahora parece irónico que hace poco más de un año se hablase de su muerte, según uno de sus desarrolladores más importantes.

Sin embargo, la llegada de Trump a la Presidencia de Estados Unidos favoreció la incertidumbre y la volatilidad, dos rasgos que temen los inversionistas tradicionales, pero también dos características que desean los inversionistas arriesgados.

Cada vez que Trump promete construir un muro, o regalar impuestos a empresas para llevar sus fábricas a territorio estadunidense, la Reserva Federal tiembla un poquito más.

Todo esto hace que la deuda aumente, a un ritmo incluso mayor que en Legislaturas anteriores, todo eso hace que mercados emergentes busquen otra manera de hacer negocios que no dependa del dólar.

Ante este evento, individuos, inversores e incluso potencias como Rusia y China se inclinarían por aceptar el Bitcoin como una alternativa parcial, lo que dispararía su precio mucho más que ahora.

También debe añadirse la crisis que anuncia la ruptura del euro, cuando el Reino Unido salga de la Unión Europea, y Bitcoin podría tomarse como una alternativa más segura en toda Europa, no solo porque no posee las debilidades de las monedas fiduciarias, sino porque es una divisa realmente global.

MADRID, España. (Notimex).- El Bitcoin, una moneda virtual, que solo es usada a través de internet, alcanzó en fecha reciente más valor que el oro, el símbolo de riqueza por antonomasia, debido a la incertidumbre generada por las inconsistencias del presidente estadunidense Donald Trump.

El índice de precios de la moneda electrónica CoinDesk señaló que una unidad de la moneda virtual alcanzó anteayer jueves el precio récord de 1,251.32 dólares, valor superior a la medida oficial de la onza de oro.

La moneda electrónica Bitcoin surgió en 2009, creada por Satoshi Nakamoto, seudónimo de una persona cuya identidad no ha sido revelada y que es usada para realizar transacciones sin intermediarios mediante “software” para computadoras y dispositivos móviles.

Nadie duda de que el Bitcoin lleva creciendo años, pero nunca había alcanzado este nivel; ahora parece irónico que hace poco más de un año se hablase de su muerte, según uno de sus desarrolladores más importantes.

Sin embargo, la llegada de Trump a la Presidencia de Estados Unidos favoreció la incertidumbre y la volatilidad, dos rasgos que temen los inversionistas tradicionales, pero también dos características que desean los inversionistas arriesgados.

Cada vez que Trump promete construir un muro, o regalar impuestos a empresas para llevar sus fábricas a territorio estadunidense, la Reserva Federal tiembla un poquito más.

Todo esto hace que la deuda aumente, a un ritmo incluso mayor que en Legislaturas anteriores, todo eso hace que mercados emergentes busquen otra manera de hacer negocios que no dependa del dólar.

Ante este evento, individuos, inversores e incluso potencias como Rusia y China se inclinarían por aceptar el Bitcoin como una alternativa parcial, lo que dispararía su precio mucho más que ahora.

También debe añadirse la crisis que anuncia la ruptura del euro, cuando el Reino Unido salga de la Unión Europea, y Bitcoin podría tomarse como una alternativa más segura en toda Europa, no solo porque no posee las debilidades de las monedas fiduciarias, sino porque es una divisa realmente global.