/ miércoles 21 de octubre de 2015

México empieza a ver efectos positivos de reformas: FMI

Washington.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) afirmó hoy que las reformas estructurales de México empezaron a tener efectos positivos en el país, pero indicó que se requerirá “paciencia” porque su impacto mayor será en el mediano y largo plazos. El subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Robert Rennhack, sostuvo que la reforma de telecomunicaciones comenzó a tener un impacto positivo con la reducción de precios e inversiones adicionales en el sector. “Hay que tener paciencia para que las reformas tengan efecto (...) pero todas las reformas de México van en la dirección correcta para el país”, dijo Rennhack a Notimex en el marco de un foro sobre la situación económica de América Latina en la Institución Brookings de Washington. Rennhack consideró asimismo que la reforma energética es “muy importante”, pero requerirá de tres a cinco años para ver mejoras en la producción y sostuvo que la reforma de competencia es de más largo plazo pero puede ayudar mucho a la economía mexicana. “Y la reforma educativa es muy importante, pero eso toma décadas”, señaló el funcionario del FMI. En relación con la situación del peso en relación con el dólar, Rennhack calificó como positiva la depreciación de la divisa mexicana. “Fue importante para el peso ajustarse a la baja en el precio del petróleo y por las expectativas del aumento de la tasa de fondos federales” de la Reserva Federal de Estados Unidos, indicó. Durante el foro, Rennhack apuntó que México, Chile, Colombia y Perú son los países que muestran el mejor manejo económico de América Latina, mientras que Argentina enfrenta el dilema de la velocidad del ajuste y otros países como Brasil padecen problemas serios como el caso de corrupción. “Venezuela es un caso muy complicado. El manejo no es bueno en ningún sentido”, externó. José Juan Ruiz Gómez, economista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), destacó los casos de cuatro países de América Latina que se han esforzado que buscan el reforzamiento institucional durante los últimos 15 años. “Percibo avances en estos países. No es casual que Perú, Colombia, Chile y México tengan bancos centrales que tengan reputación, reglas fiscales, así como pesos y contrapesos en el gobierno y la gobernanza económica”, ilustró. “Queda mucho por hacer, pero estos países, con ese reforzamiento institucional son los que nos pueden hacer olvidar un poco esta enorme volatilidad que la región tiene”, remató. Ernesto Talvi, de la Institución Brookings, mencionó que ante el cambio de las circunstancias externas, todos los países de la región van a tener que pasar por una cirugía. “Será mayor o menor pero cirugía al fin”, dijo. “Lamentablemente en Brasil, el país más grande de la región, la caída en la popularidad de la presidenta, en la aprobación de la gestión del gobierno, ha venido acompañada por el escándalo de Petrobras, en una parálisis que hizo (que) el país se quedara sin cirujano”, ejemplificó. Augusto de la Torre, economista en jefe para América Latina del Banco Mundial, lamentó que a pesar de los avances contra la desigualdad en la región, en algunos países exista un deterioro de la calidad de la democracia y un desfase en los pesos y contrapesos que deben existir en cada nación. “América Latina perdió la capacidad de monitorearse a sí misma en su calidad democrática. Los presidentes de la región han dejado pasar y visto al otro lado frente a situaciones de deterioro de la democracia muy fuertes”, observó. De la Torre lamentó que en el caso particular de Venezuela ningún gobierno de Estados Unidos “ha elevado una voz crítica y objetiva sobre la situación de la democracia” en ese país y añadió que los presidentes de la región también “se han callado”. “Es ese silencio que no ayuda al fortalecimiento de las instituciones de la democracia”, insistió el economista. (Notimex) /rpe

Washington.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) afirmó hoy que las reformas estructurales de México empezaron a tener efectos positivos en el país, pero indicó que se requerirá “paciencia” porque su impacto mayor será en el mediano y largo plazos. El subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Robert Rennhack, sostuvo que la reforma de telecomunicaciones comenzó a tener un impacto positivo con la reducción de precios e inversiones adicionales en el sector. “Hay que tener paciencia para que las reformas tengan efecto (...) pero todas las reformas de México van en la dirección correcta para el país”, dijo Rennhack a Notimex en el marco de un foro sobre la situación económica de América Latina en la Institución Brookings de Washington. Rennhack consideró asimismo que la reforma energética es “muy importante”, pero requerirá de tres a cinco años para ver mejoras en la producción y sostuvo que la reforma de competencia es de más largo plazo pero puede ayudar mucho a la economía mexicana. “Y la reforma educativa es muy importante, pero eso toma décadas”, señaló el funcionario del FMI. En relación con la situación del peso en relación con el dólar, Rennhack calificó como positiva la depreciación de la divisa mexicana. “Fue importante para el peso ajustarse a la baja en el precio del petróleo y por las expectativas del aumento de la tasa de fondos federales” de la Reserva Federal de Estados Unidos, indicó. Durante el foro, Rennhack apuntó que México, Chile, Colombia y Perú son los países que muestran el mejor manejo económico de América Latina, mientras que Argentina enfrenta el dilema de la velocidad del ajuste y otros países como Brasil padecen problemas serios como el caso de corrupción. “Venezuela es un caso muy complicado. El manejo no es bueno en ningún sentido”, externó. José Juan Ruiz Gómez, economista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), destacó los casos de cuatro países de América Latina que se han esforzado que buscan el reforzamiento institucional durante los últimos 15 años. “Percibo avances en estos países. No es casual que Perú, Colombia, Chile y México tengan bancos centrales que tengan reputación, reglas fiscales, así como pesos y contrapesos en el gobierno y la gobernanza económica”, ilustró. “Queda mucho por hacer, pero estos países, con ese reforzamiento institucional son los que nos pueden hacer olvidar un poco esta enorme volatilidad que la región tiene”, remató. Ernesto Talvi, de la Institución Brookings, mencionó que ante el cambio de las circunstancias externas, todos los países de la región van a tener que pasar por una cirugía. “Será mayor o menor pero cirugía al fin”, dijo. “Lamentablemente en Brasil, el país más grande de la región, la caída en la popularidad de la presidenta, en la aprobación de la gestión del gobierno, ha venido acompañada por el escándalo de Petrobras, en una parálisis que hizo (que) el país se quedara sin cirujano”, ejemplificó. Augusto de la Torre, economista en jefe para América Latina del Banco Mundial, lamentó que a pesar de los avances contra la desigualdad en la región, en algunos países exista un deterioro de la calidad de la democracia y un desfase en los pesos y contrapesos que deben existir en cada nación. “América Latina perdió la capacidad de monitorearse a sí misma en su calidad democrática. Los presidentes de la región han dejado pasar y visto al otro lado frente a situaciones de deterioro de la democracia muy fuertes”, observó. De la Torre lamentó que en el caso particular de Venezuela ningún gobierno de Estados Unidos “ha elevado una voz crítica y objetiva sobre la situación de la democracia” en ese país y añadió que los presidentes de la región también “se han callado”. “Es ese silencio que no ayuda al fortalecimiento de las instituciones de la democracia”, insistió el economista. (Notimex) /rpe