/ martes 21 de marzo de 2017

México suspende importación de productos avícolas de Brasil por corrupción

México suspendió desde el 19 de marzo las importaciones de productos avícolas de Brasil, dijo el martes la Secretaría de Agricultura, en medio de un escándalo de corrupción y la supuesta venta de carne en mal estado del país sudamericano.

México no importa carne de bovino ni de cerdo de Brasil, pero sí compra productos avícolas como carne refrigerada, congelada y deshidratada de pollo y pavo, huevo fértil, aves canoras, de ornato y rapaces, dijo la secretaría, Sagarpa, en un comunicado.

Una investigación de dos años encontró evidencia de que frigoríficos en Brasil habrían sobornado a inspectores y políticos para que pasaran por alto prácticas antihigiénicas, como el procesamiento de carne podrida y exportaciones con trazas de salmonella, en un escándalo que le costó a la carne brasileña el acceso a China, su mayor mercado.

La Sagarpa dijo que el sistema de sanidad agroalimentaria, SENASICA, decidió restringir los productos avícolas como una medida de precaución "ante la condición de incertidumbre que de momento presenta ese mercado".

Lee más: 

SENASICA solicitó a la autoridad sanitaria de Brasil aclarar la situación respecto a adulteración de la carne, así como un informe oficial completo respecto a las medidas que se están aplicando para extinguir el riesgo de que plantas avícolas que exportan a México envíen cárnicos adulterados", dijo el comunicado. Las autoridades mexicanas también solicitaron documentación relacionada con vigilancia de Salmonella sp, Listeria monocitogenes, E. coli O157 y E. coli STEC, realizada durante 2016 y en lo que va del año.

No te pierdas: 

Una vez que se cuente con la información requerida, los técnicos mexicanos valorarán si existe el riesgo para los consumidores nacionales", añadió. Hong Kong anunció el martes una veda a todas las importaciones de carne de Brasil, mientras que China prohibió temporalmente las importaciones hasta que se conozca más sobre el posible riesgo de los productos. La Unión Europea, por su parte, suspendió las importaciones de los productores brasileños involucrados.

México suspendió desde el 19 de marzo las importaciones de productos avícolas de Brasil, dijo el martes la Secretaría de Agricultura, en medio de un escándalo de corrupción y la supuesta venta de carne en mal estado del país sudamericano.

México no importa carne de bovino ni de cerdo de Brasil, pero sí compra productos avícolas como carne refrigerada, congelada y deshidratada de pollo y pavo, huevo fértil, aves canoras, de ornato y rapaces, dijo la secretaría, Sagarpa, en un comunicado.

Una investigación de dos años encontró evidencia de que frigoríficos en Brasil habrían sobornado a inspectores y políticos para que pasaran por alto prácticas antihigiénicas, como el procesamiento de carne podrida y exportaciones con trazas de salmonella, en un escándalo que le costó a la carne brasileña el acceso a China, su mayor mercado.

La Sagarpa dijo que el sistema de sanidad agroalimentaria, SENASICA, decidió restringir los productos avícolas como una medida de precaución "ante la condición de incertidumbre que de momento presenta ese mercado".

Lee más: 

SENASICA solicitó a la autoridad sanitaria de Brasil aclarar la situación respecto a adulteración de la carne, así como un informe oficial completo respecto a las medidas que se están aplicando para extinguir el riesgo de que plantas avícolas que exportan a México envíen cárnicos adulterados", dijo el comunicado. Las autoridades mexicanas también solicitaron documentación relacionada con vigilancia de Salmonella sp, Listeria monocitogenes, E. coli O157 y E. coli STEC, realizada durante 2016 y en lo que va del año.

No te pierdas: 

Una vez que se cuente con la información requerida, los técnicos mexicanos valorarán si existe el riesgo para los consumidores nacionales", añadió. Hong Kong anunció el martes una veda a todas las importaciones de carne de Brasil, mientras que China prohibió temporalmente las importaciones hasta que se conozca más sobre el posible riesgo de los productos. La Unión Europea, por su parte, suspendió las importaciones de los productores brasileños involucrados.