/ viernes 21 de octubre de 2016

Mantiene BCE tipos de interés en 0%

  • El Banco Central Europeo discutió el rumbo de su política monetaria tras alza de la inflación

FRÁNCFORT, Alemania. (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) informó ayer que ha mantenido su tasa de interés rectora en el mínimo histórico del 0 por ciento, tras haber discutido el rumbo de su política monetaria y después de que la inflación subiera en septiembre.

El BCE también decidió dejar inalterada la tasa de interés de la facilidad marginal de crédito, --a la que presta el dinero a un día--, en el 0.25 por ciento, además de que ha mantenido la de los depósitos de los bancos a un día en -0.40 por ciento.

La entidad monetaria europea también dijo que prevé que “sus tipos de interés rectores se mantengan en los niveles actuales o en niveles inferiores, durante un periodo prolongado que superará con creces el horizonte de las compras netas de activos”.

El BCE también confirmó que va a comprar deuda pública y privada de la zona del euro por valor de 80 mil millones de euros mensuales hasta marzo de 2017 o más allá de esta fecha si fuera necesario, hasta que observe un ajuste de la inflación compatible con su objetivo, que es una tasa algo por debajo del dos por ciento. El BCE comenzó en abril a ampliar las compras de deuda pública y privada de la zona del euro hasta una cantidad mensual de 80 mil millones de euros.

Hasta entonces, el BCE había comprado durante un año deuda por un valor de 60 mil millones de euros mensuales. Desde junio el BCE también adquiere deuda corporativa de empresas de la zona del euro con grado de inversión, también aseguradoras.

Estas compras de grandes cantidades de deuda se denominan expansión cuantitativa (quantitative easing en inglés, cuyo acrónimo es QE).

“La flexibilización cuantitativa (QE) no acabará repentinamente en marzo de 2017, sin ninguna señal precedente por parte del BCE”, comentó el director global de Renta Fija de Allianz Global Investors, Franck Dixmier.

Esta opinión es compartida en gran medida por los mercados, que no esperaban que el BCE anunciara ayer un cambio en la política monetaria.

Los expertos de UniCredit también descartaron que el BCE fuese a anunciar nuevas decisiones de política monetaria. “Creemos que la situación actual no requiere ninguna media de urgencia por parte de Draghi, y que una reducción del QE sería prematura en este momento”, añade Dixmier.

Consideró que la reunión del BCE en diciembre podría ser muy importante y que “es probable que para entonces Draghi desee articular la adaptación de las modalidades técnicas de su programa con un cambio de rumbo en la política monetaria del BCE”.


Retiro de estímulos, no fue discutido: Draghi


FRÁNCFORT, Alemania. (EFE).-El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo que el consejo de Gobierno no discutió el inicio de la retirada gradual de los estímulos monetarios.

Tras la reunión del máximo órgano ejecutivo del BCE, Draghi expuso en rueda de prensa que es “improbable un cese abrupto de los estímulos monetarios”.

[caption id="attachment_63884" align="aligncenter" width="615"] Mario Draghi[/caption]

El presidente del BCE enfatizó que “los bajos tipos de interés funcionan”.

El consejo de Gobierno del BCE concluyó que, aunque existe escasez de algunos bonos de algunos países, de momento no es un problema, aunque podría dificultar la implementación del programa de compras de deuda, según Draghi.

El presidente de BCE hizo hincapié en que el programa de compra de deuda pública y privada se desarrolla bien.

Confirmó que la entidad actuará de nuevo, en caso necesario, para lo que usará todos los instrumentos disponibles en su mandato, con el fin de llevar la inflación por debajo del dos por ciento.

Enfatizó el compromiso del BCE “de preservar un grado de expansión monetaria sustancial que es necesario para asegurar una convergencia sostenida de la inflación a niveles cercanos pero debajo del 2 por ciento”.

Previamente, el máximo órgano ejecutivo del BCE decidió mantener su tasa de interés rectora en el 0 por ciento y seguir cobrando a los bancos un 0.4 por ciento por el exceso de reservas.

  • El Banco Central Europeo discutió el rumbo de su política monetaria tras alza de la inflación

FRÁNCFORT, Alemania. (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) informó ayer que ha mantenido su tasa de interés rectora en el mínimo histórico del 0 por ciento, tras haber discutido el rumbo de su política monetaria y después de que la inflación subiera en septiembre.

El BCE también decidió dejar inalterada la tasa de interés de la facilidad marginal de crédito, --a la que presta el dinero a un día--, en el 0.25 por ciento, además de que ha mantenido la de los depósitos de los bancos a un día en -0.40 por ciento.

La entidad monetaria europea también dijo que prevé que “sus tipos de interés rectores se mantengan en los niveles actuales o en niveles inferiores, durante un periodo prolongado que superará con creces el horizonte de las compras netas de activos”.

El BCE también confirmó que va a comprar deuda pública y privada de la zona del euro por valor de 80 mil millones de euros mensuales hasta marzo de 2017 o más allá de esta fecha si fuera necesario, hasta que observe un ajuste de la inflación compatible con su objetivo, que es una tasa algo por debajo del dos por ciento. El BCE comenzó en abril a ampliar las compras de deuda pública y privada de la zona del euro hasta una cantidad mensual de 80 mil millones de euros.

Hasta entonces, el BCE había comprado durante un año deuda por un valor de 60 mil millones de euros mensuales. Desde junio el BCE también adquiere deuda corporativa de empresas de la zona del euro con grado de inversión, también aseguradoras.

Estas compras de grandes cantidades de deuda se denominan expansión cuantitativa (quantitative easing en inglés, cuyo acrónimo es QE).

“La flexibilización cuantitativa (QE) no acabará repentinamente en marzo de 2017, sin ninguna señal precedente por parte del BCE”, comentó el director global de Renta Fija de Allianz Global Investors, Franck Dixmier.

Esta opinión es compartida en gran medida por los mercados, que no esperaban que el BCE anunciara ayer un cambio en la política monetaria.

Los expertos de UniCredit también descartaron que el BCE fuese a anunciar nuevas decisiones de política monetaria. “Creemos que la situación actual no requiere ninguna media de urgencia por parte de Draghi, y que una reducción del QE sería prematura en este momento”, añade Dixmier.

Consideró que la reunión del BCE en diciembre podría ser muy importante y que “es probable que para entonces Draghi desee articular la adaptación de las modalidades técnicas de su programa con un cambio de rumbo en la política monetaria del BCE”.


Retiro de estímulos, no fue discutido: Draghi


FRÁNCFORT, Alemania. (EFE).-El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo que el consejo de Gobierno no discutió el inicio de la retirada gradual de los estímulos monetarios.

Tras la reunión del máximo órgano ejecutivo del BCE, Draghi expuso en rueda de prensa que es “improbable un cese abrupto de los estímulos monetarios”.

[caption id="attachment_63884" align="aligncenter" width="615"] Mario Draghi[/caption]

El presidente del BCE enfatizó que “los bajos tipos de interés funcionan”.

El consejo de Gobierno del BCE concluyó que, aunque existe escasez de algunos bonos de algunos países, de momento no es un problema, aunque podría dificultar la implementación del programa de compras de deuda, según Draghi.

El presidente de BCE hizo hincapié en que el programa de compra de deuda pública y privada se desarrolla bien.

Confirmó que la entidad actuará de nuevo, en caso necesario, para lo que usará todos los instrumentos disponibles en su mandato, con el fin de llevar la inflación por debajo del dos por ciento.

Enfatizó el compromiso del BCE “de preservar un grado de expansión monetaria sustancial que es necesario para asegurar una convergencia sostenida de la inflación a niveles cercanos pero debajo del 2 por ciento”.

Previamente, el máximo órgano ejecutivo del BCE decidió mantener su tasa de interés rectora en el 0 por ciento y seguir cobrando a los bancos un 0.4 por ciento por el exceso de reservas.