/ lunes 12 de septiembre de 2016

Necesario, ajustar gasto corriente en PPEF 2017: CEESP

  • Debe ser aproximadamente 300 mil mdp, en lugar de los 228 mil 500 planteados

En México, el ajuste al gasto público durante 2017 debe ser de aproximadamente 300 mil millones de pesos, en lugar de los 228 mil 500 planteados (en gasto programable), en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) para ese año, a fin de lograr un superávit primario equivalente al 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y evitar que la deuda del sector público siga aumentando como proporción del PIB.

Lo anterior, es según informes dados a conocer por el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), al tiempo en que la Cámara de Diputados se dispone a revisar dicho proyecto del Ejecutivo federal incluido en el Paquete Económico 2017, al cual los legisladores tienen la facultad de hacerle cambios antes de ratificarlo.

De acuerdo con la agrupación integrada por economistas, la relación deuda total a PIB, considerando al saldo histórico de los requerimientos financieros del sector como el indicador más amplio de deuda pública, fue equivalente a 46.9 por ciento hasta el primer trimestre del año, y se espera que al finalizar el ejercicio ascienda a 50 por ciento. “Si esto se cumple, en los primeros cuatro años del sexenio la deuda total se habrá incrementado en el equivalente a 13.6 puntos del PIB”.

En un Análisis Económico Ejecutivo, el CEESP se refiere a la citada propuesta del Gobierno federal de disminución de 228.5 mil millones de pesos (mmp) en el gasto programable, y puntualiza que los alcances del Paquete Económico para el 2017 podrían haber sido mayores de haber considerado un ajuste más alto al gasto público.

“Los esfuerzos deben ser mayores para lograr el equilibrio en el menor tiempo posible. La mejor manera de que la deuda no siga aumentando como proporción del PIB es, además de lograr mayores ingresos, que es poco probable dado el compromiso de mantener la política tributaria sin cambios, llevar a cabo un ajuste adicional al gasto en aquellos programas no prioritarios”, subrayó el Centro de Estudios.

El CEESP insistió en que la reducción necesaria (en el gasto público) para que la relación deuda-PIB no aumente, es de aproximadamente 300 mmp, que nos llevaría a un superávit primario de 1.5 por ciento del PIB.

“La responsabilidad de revisar el paquete económico para el próximo año ahora está en terreno del Congreso de la Unión. La oportunidad de dar prioridad a mantener y reforzar los programas que realmente benefician a los grupos más vulnerables, fusionar aquellos que lo permiten y eliminar todos aquellos que no funcionen y esté probado que son ineficientes y regresivos, contribuirá enormemente a cumplir varios objetivos: mejorar la situación de las finanzas públicas y reducir el porcentaje de la deuda; fortalecer la estabilidad macroeconómica que es fuente importante del crecimiento y; continuar con el proceso de reingeniería del gasto público”, acentuó el Centro de Estudios.


Carga fiscal recae en 42% de la población con empleo formal, lamentó Coparmex


En México, la carga fiscal recae en el 42 por ciento de la población que tiene empleos formales, “creando una clase media que paga muchos impuestos y no recibe servicios públicos de calidad, por lo que en el corto plazo sigue siendo prioridad mejorar la calidad en el ejercicio del gasto público”, reveló la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), presidida por Gustavo de Hoyos Walther.

El organismo anunció que impulsará en el debate del Congreso de la Unión, ese y otros temas, con el objetivo de contar con un Paquete Económico 2017 austero, eficiente, responsable y que promueva la inversión para seguir construyendo el México que todos merecemos.

Otro de los retos que aún subsisten, aparte del mencionado al principio, es el siguiente: “Estados que no recaudan y que sí se endeudan. Las deudas de Estados como Chihuahua y Coahuila son superiores al 8 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto), mucha de esta deuda todavía se adquiere sin transparencia y para satisfacer gasto corriente”, de acuerdo con la Coparmex.

Un desafío más enumerado por la agrupación, se refiere a “programas sociales asistenciales, repetidos sin un padrón único”. La Confederación subrayó que mientras no se cree un padrón único de beneficiarios en los tres órdenes de Gobierno, la duplicidad de programas seguirá sucediendo.

Con base en un comunicado del organismo empresarial, el análisis realizado por el equipo fiscal y económico de la Coparmex, señala que el ejercicio del gasto público debe ser austero, pero también eficiente y canalizarse prioritariamente a proyectos de inversión, señal que esperan los inversionistas para confirmar sus planes.

“Además de recortar el gasto corriente, es necesario acompañarlo de medidas que eliminen redundancias y fortalezcan los programas sociales con un enfoque real de combate a la pobreza”, se resaltó en dicho boletín.

Asimismo, la Coparmex planteó que en la discusión del Paquete Económico para el próximo año, es necesario hacer un mayor esfuerzo para ajustar el gasto corriente, y con ello frenar el ritmo de crecimiento de la deuda, “coincidimos en la importancia de generar un superávit primario y así mantener la disciplina fiscal”.

Conforme a datos de la Coparmex, en la propuesta presentada por el Ejecutivo al Congreso, se retomaron algunas de las propuestas del sector, pero aún debe incluirse en la discusión otras aportaciones como son:

“Aumentar al 100 por ciento de la deducibilidad de las prestaciones sociales y de aportaciones complementarias a fondos de pensiones; establecer un esquema de transición para que las Sibras (Sociedades de Infraestructura y Bienes Raíces) enteren en parcialidades el Impuesto sobre la Renta (ISR) que difirieron; establecer un nuevo tratamiento fiscal para los desperdicios industriales; actualizar las tarifas de ISR de personas físicas, ya que desde diciembre del 2009 a la fecha la inflación acumulada es mayor al 24 por ciento; permitir la deducción de colegiaturas para nivel superior”, según los informes facilitados.

La Coparmex dio a conocer que en el proceso de discusión del Paquete (Económico 2017), estará presentando estas propuestas a los legisladores, “a efecto de hacer competitivo nuestro sistema tributario”.

  • Debe ser aproximadamente 300 mil mdp, en lugar de los 228 mil 500 planteados

En México, el ajuste al gasto público durante 2017 debe ser de aproximadamente 300 mil millones de pesos, en lugar de los 228 mil 500 planteados (en gasto programable), en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) para ese año, a fin de lograr un superávit primario equivalente al 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y evitar que la deuda del sector público siga aumentando como proporción del PIB.

Lo anterior, es según informes dados a conocer por el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), al tiempo en que la Cámara de Diputados se dispone a revisar dicho proyecto del Ejecutivo federal incluido en el Paquete Económico 2017, al cual los legisladores tienen la facultad de hacerle cambios antes de ratificarlo.

De acuerdo con la agrupación integrada por economistas, la relación deuda total a PIB, considerando al saldo histórico de los requerimientos financieros del sector como el indicador más amplio de deuda pública, fue equivalente a 46.9 por ciento hasta el primer trimestre del año, y se espera que al finalizar el ejercicio ascienda a 50 por ciento. “Si esto se cumple, en los primeros cuatro años del sexenio la deuda total se habrá incrementado en el equivalente a 13.6 puntos del PIB”.

En un Análisis Económico Ejecutivo, el CEESP se refiere a la citada propuesta del Gobierno federal de disminución de 228.5 mil millones de pesos (mmp) en el gasto programable, y puntualiza que los alcances del Paquete Económico para el 2017 podrían haber sido mayores de haber considerado un ajuste más alto al gasto público.

“Los esfuerzos deben ser mayores para lograr el equilibrio en el menor tiempo posible. La mejor manera de que la deuda no siga aumentando como proporción del PIB es, además de lograr mayores ingresos, que es poco probable dado el compromiso de mantener la política tributaria sin cambios, llevar a cabo un ajuste adicional al gasto en aquellos programas no prioritarios”, subrayó el Centro de Estudios.

El CEESP insistió en que la reducción necesaria (en el gasto público) para que la relación deuda-PIB no aumente, es de aproximadamente 300 mmp, que nos llevaría a un superávit primario de 1.5 por ciento del PIB.

“La responsabilidad de revisar el paquete económico para el próximo año ahora está en terreno del Congreso de la Unión. La oportunidad de dar prioridad a mantener y reforzar los programas que realmente benefician a los grupos más vulnerables, fusionar aquellos que lo permiten y eliminar todos aquellos que no funcionen y esté probado que son ineficientes y regresivos, contribuirá enormemente a cumplir varios objetivos: mejorar la situación de las finanzas públicas y reducir el porcentaje de la deuda; fortalecer la estabilidad macroeconómica que es fuente importante del crecimiento y; continuar con el proceso de reingeniería del gasto público”, acentuó el Centro de Estudios.


Carga fiscal recae en 42% de la población con empleo formal, lamentó Coparmex


En México, la carga fiscal recae en el 42 por ciento de la población que tiene empleos formales, “creando una clase media que paga muchos impuestos y no recibe servicios públicos de calidad, por lo que en el corto plazo sigue siendo prioridad mejorar la calidad en el ejercicio del gasto público”, reveló la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), presidida por Gustavo de Hoyos Walther.

El organismo anunció que impulsará en el debate del Congreso de la Unión, ese y otros temas, con el objetivo de contar con un Paquete Económico 2017 austero, eficiente, responsable y que promueva la inversión para seguir construyendo el México que todos merecemos.

Otro de los retos que aún subsisten, aparte del mencionado al principio, es el siguiente: “Estados que no recaudan y que sí se endeudan. Las deudas de Estados como Chihuahua y Coahuila son superiores al 8 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto), mucha de esta deuda todavía se adquiere sin transparencia y para satisfacer gasto corriente”, de acuerdo con la Coparmex.

Un desafío más enumerado por la agrupación, se refiere a “programas sociales asistenciales, repetidos sin un padrón único”. La Confederación subrayó que mientras no se cree un padrón único de beneficiarios en los tres órdenes de Gobierno, la duplicidad de programas seguirá sucediendo.

Con base en un comunicado del organismo empresarial, el análisis realizado por el equipo fiscal y económico de la Coparmex, señala que el ejercicio del gasto público debe ser austero, pero también eficiente y canalizarse prioritariamente a proyectos de inversión, señal que esperan los inversionistas para confirmar sus planes.

“Además de recortar el gasto corriente, es necesario acompañarlo de medidas que eliminen redundancias y fortalezcan los programas sociales con un enfoque real de combate a la pobreza”, se resaltó en dicho boletín.

Asimismo, la Coparmex planteó que en la discusión del Paquete Económico para el próximo año, es necesario hacer un mayor esfuerzo para ajustar el gasto corriente, y con ello frenar el ritmo de crecimiento de la deuda, “coincidimos en la importancia de generar un superávit primario y así mantener la disciplina fiscal”.

Conforme a datos de la Coparmex, en la propuesta presentada por el Ejecutivo al Congreso, se retomaron algunas de las propuestas del sector, pero aún debe incluirse en la discusión otras aportaciones como son:

“Aumentar al 100 por ciento de la deducibilidad de las prestaciones sociales y de aportaciones complementarias a fondos de pensiones; establecer un esquema de transición para que las Sibras (Sociedades de Infraestructura y Bienes Raíces) enteren en parcialidades el Impuesto sobre la Renta (ISR) que difirieron; establecer un nuevo tratamiento fiscal para los desperdicios industriales; actualizar las tarifas de ISR de personas físicas, ya que desde diciembre del 2009 a la fecha la inflación acumulada es mayor al 24 por ciento; permitir la deducción de colegiaturas para nivel superior”, según los informes facilitados.

La Coparmex dio a conocer que en el proceso de discusión del Paquete (Económico 2017), estará presentando estas propuestas a los legisladores, “a efecto de hacer competitivo nuestro sistema tributario”.