/ viernes 13 de mayo de 2016

ONU revisa a la baja la previsión de crecimiento mundial para este año

NACIONES UNIDAS, EU.- La ONU revisó ayer a la baja la previsión del crecimiento económico mundial para este año y lo fijó en un 2.4  por ciento, el mismo nivel con el que se cerró el ejercicio de 2015.

En diciembre pasado, cuando el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU anunció su informe anual, calculó que la economía global crecería este año un 2.9 por ciento, pero ahora disminuye en cinco décimas esa cifra.

“La actividad económica mundial se mantiene en niveles mediocres, con pocas perspectivas de un cambio de rumbo en 2016”, dice el informe sobre la situación económica mundial presentado ayer, que revisa las cifras dadas a conocer el pasado 10 de diciembre.

Este “prolongado periodo de bajo crecimiento global representa un desafío para la implementación de la Agenda para el Desarrollo Sustentable” que ha lanzado este año la ONU y estará vigente hasta 2030, dice el informe.

En la revisión a la baja han influido correcciones en las tasas de crecimiento de Latinoamérica, entre otras regiones, donde las políticas de ajuste han exacerbado los efectos de impactos adversos en la marcha económica.

A ello se han unido la caída en los precios internacionales de las materias primas desde octubre pasado y los efectos de la “severa sequía” originada por el fenómeno meteorológico de “El Niño”, que han ocasionado una aguda disminución en la producción agrícola.

A consecuencia de esto último, ha habido alzas en los precios de los alimentos en África, Asia y Latinoamérica, generando inflación y obligando a las autoridades a políticas monetarias de ajuste.

En casos particulares, establece además que las recesiones en Brasil y Rusia “han demostrado ser más largas y profundas que lo que se había anticipado”.

Solo para Latinoamérica y el Caribe, el informe calcula que la actividad económica tendrá una variación negativa este año del 0.6  por ciento, lo mismo que en 2015, y calcula que en 2017 el producto bruto regional crecerá solo un 1.5  por ciento.

En el caso de Brasil, la primera economía latinoamericana, el documento prevé que su actividad económica bajará un 3.4  por ciento este año, y el siguiente subirá un 0.2  por ciento.

NACIONES UNIDAS, EU.- La ONU revisó ayer a la baja la previsión del crecimiento económico mundial para este año y lo fijó en un 2.4  por ciento, el mismo nivel con el que se cerró el ejercicio de 2015.

En diciembre pasado, cuando el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU anunció su informe anual, calculó que la economía global crecería este año un 2.9 por ciento, pero ahora disminuye en cinco décimas esa cifra.

“La actividad económica mundial se mantiene en niveles mediocres, con pocas perspectivas de un cambio de rumbo en 2016”, dice el informe sobre la situación económica mundial presentado ayer, que revisa las cifras dadas a conocer el pasado 10 de diciembre.

Este “prolongado periodo de bajo crecimiento global representa un desafío para la implementación de la Agenda para el Desarrollo Sustentable” que ha lanzado este año la ONU y estará vigente hasta 2030, dice el informe.

En la revisión a la baja han influido correcciones en las tasas de crecimiento de Latinoamérica, entre otras regiones, donde las políticas de ajuste han exacerbado los efectos de impactos adversos en la marcha económica.

A ello se han unido la caída en los precios internacionales de las materias primas desde octubre pasado y los efectos de la “severa sequía” originada por el fenómeno meteorológico de “El Niño”, que han ocasionado una aguda disminución en la producción agrícola.

A consecuencia de esto último, ha habido alzas en los precios de los alimentos en África, Asia y Latinoamérica, generando inflación y obligando a las autoridades a políticas monetarias de ajuste.

En casos particulares, establece además que las recesiones en Brasil y Rusia “han demostrado ser más largas y profundas que lo que se había anticipado”.

Solo para Latinoamérica y el Caribe, el informe calcula que la actividad económica tendrá una variación negativa este año del 0.6  por ciento, lo mismo que en 2015, y calcula que en 2017 el producto bruto regional crecerá solo un 1.5  por ciento.

En el caso de Brasil, la primera economía latinoamericana, el documento prevé que su actividad económica bajará un 3.4  por ciento este año, y el siguiente subirá un 0.2  por ciento.