/ lunes 3 de abril de 2017

Perciben industriales “nuevas señales” favorables del gobierno de Estados Unidos

  • Necesario fortalecer estrategias de la base productiva manufacturera

Hay “nuevas señales en Estados Unidos”, toda vez que el director del Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, Peter Navarro, “plantea un nuevo escenario para la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN): ser una potencia regional manufacturera para enfrentar la competencia global”, según informes del Centro de Estudios de la Industria (CEI).

El organismo perteneciente a la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), destacó en un documento que México requiere de una nueva estrategia orientada al fortalecimiento de su base productiva. “El incremento de la productividad y competitividad es una medida de libre mercado y libre competencia que hace posible insertarse exitosamente en una opción de conformación de la ‘potencia manufacturera’ que plantea Estados Unidos”.

Con ello se lograría además, disminuir las importaciones a través de una mayor producción interna e incrementar sus exportaciones a Europa y Asia, reduciendo el déficit comercial que se ha presentado de manera sistemática en casi todos los años desde la firma del TLCAN, recalcó el CEI, aclarando que la relación comercial de México con el mundo lo coloca en una posición de país deficitario neto. “México acumuló un saldo de balanza comercial de (-) 13,135 millones de dólares en 2016”.

En otro aspecto, dicho Centro de Estudios detalló que la estrategia de apertura comercial iniciada hace más de 30 años con la entrada de México al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés), donde el rol del sector manufacturero ha sido fundamental, ha tenido resultados positivos en relación a los flujos que se intercambian con el resto del mundo.

“Sin embargo, los resultados de balanza comercial han sido deficitarios y el crecimiento económico escaso: durante las dos últimas décadas de la profundización de esta estrategia con la firma del TLCAN el país solo ha crecido a una tasa promedio del 2.5 por ciento anual”, subrayó la agrupación.

Acentuó que México requiere de un nuevo modelo de desarrollo económico, fincado en el fortalecimiento de la producción y el contenido nacional, mediante un sector manufacturero con mayor generación de valor agregado, innovación y productividad.

  • Necesario fortalecer estrategias de la base productiva manufacturera

Hay “nuevas señales en Estados Unidos”, toda vez que el director del Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, Peter Navarro, “plantea un nuevo escenario para la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN): ser una potencia regional manufacturera para enfrentar la competencia global”, según informes del Centro de Estudios de la Industria (CEI).

El organismo perteneciente a la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), destacó en un documento que México requiere de una nueva estrategia orientada al fortalecimiento de su base productiva. “El incremento de la productividad y competitividad es una medida de libre mercado y libre competencia que hace posible insertarse exitosamente en una opción de conformación de la ‘potencia manufacturera’ que plantea Estados Unidos”.

Con ello se lograría además, disminuir las importaciones a través de una mayor producción interna e incrementar sus exportaciones a Europa y Asia, reduciendo el déficit comercial que se ha presentado de manera sistemática en casi todos los años desde la firma del TLCAN, recalcó el CEI, aclarando que la relación comercial de México con el mundo lo coloca en una posición de país deficitario neto. “México acumuló un saldo de balanza comercial de (-) 13,135 millones de dólares en 2016”.

En otro aspecto, dicho Centro de Estudios detalló que la estrategia de apertura comercial iniciada hace más de 30 años con la entrada de México al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés), donde el rol del sector manufacturero ha sido fundamental, ha tenido resultados positivos en relación a los flujos que se intercambian con el resto del mundo.

“Sin embargo, los resultados de balanza comercial han sido deficitarios y el crecimiento económico escaso: durante las dos últimas décadas de la profundización de esta estrategia con la firma del TLCAN el país solo ha crecido a una tasa promedio del 2.5 por ciento anual”, subrayó la agrupación.

Acentuó que México requiere de un nuevo modelo de desarrollo económico, fincado en el fortalecimiento de la producción y el contenido nacional, mediante un sector manufacturero con mayor generación de valor agregado, innovación y productividad.