/ jueves 12 de noviembre de 2015

Proveedores de autos asiáticos listos para migrar a México

Salvador Guerrero / El Sol de México

Ciudad de México.- Según pronósticos de IHS Automotive, México producirá 4.3 millones de vehículos y camiones para 2018, por lo que esta automotriz oriental se alista para migrar a nuestro país ante el “boom” que ha representado esta industria.

“México se ha convertido en la región más ‘caliente’ y de mayor atractivo para los proveedores orientales de la industria automotriz que están listos para migrar en los próximos dos años y contribuir al crecimiento de la industria”.

Según la consultora los fabricantes de automóviles están dispuestos a construir plantas de ensamblaje en México porque los costos laborales son más bajos y la cadena de suministro es más segura que en otras regiones del mundo, y sus proveedores están siguiéndolos.

Un caso específico de este fenómeno es el de la japonesa Toyoda Gosei Co., que puso en marcha la producción de su tercera planta en México el año pasado, la cual inaugurará en 2016 para proveer a su cliente Toyota.

Asimismo, los bajos costos laborales de México y los bajos costos de envío también han atraído a los proveedores chinos. Minth Grupo ha construido tres plantas en Aguascalientes para producir bastidores de techo, molduras y otros componentes para Nissan, Audi, General Motors, Ford y Fiat Chrysler.

Ante la pérdida de fuerza de la economía China, e impulsados por los fabricante de automóviles asiáticos, México se ha convertido en la región más atractiva para los proveedores orientales de la industria automotriz, informó Sergio L. Ornelas, organizador de la próxima Mexico’s Auto Industry Summit 2015, que se llevará a cabo los próximos 9 y 10 de diciembre en la ciudad de León, Guanajuato.

“Tres nuevas plantas de ensamble de automóviles se han puesto en marcha en México en los últimos dos años, y cinco fabricantes de automóviles adicionales están en proceso de construir fábricas para el año 2019, según datos de IHS Automotive.

Evidentemente, la producción de vehículos de México está aumentando considerablemente y seguirá haciéndolo en el próximo lustro para llegar cómodamente a cinco millones de unidades producidas en 2020”, puntualizó Ornelas.

En el 2018 se pronostica que las plantas mexicanas producirán 4.3 millones de automóviles y camiones, un 34 por ciento más respecto al año pasado, según informes de la consultora. En general, se espera que los fabricantes de automóviles en América del Norte construyan la cifra récord de 18.6 millones de vehículos en 2018, un nueve por ciento de incremento respecto al 2014.

Los fabricantes de automóviles están dispuestos a construir plantas de ensamblaje en México porque los costos laborales son más bajos y la cadena de suministro es más segura que en otras regiones del mundo, y sus proveedores están siguiéndolos.

México es competitivo por una serie de razones, pero todo se reduce a la satisfacción de las necesidades de los fabricantes.

Ante el riesgo de tsunamis como el de Japón, inundaciones en Tailandia y la huelga de los trabajadores portuarios en la Costa Oeste, los fabricantes están tratando de crear una cadena de suministro segura”, indicó Mike Jackson, director de Pronósticos para América del Norte de IHS.

Toyoda Gosei Co., en materia de autopartes y un importante proveedor de componentes interiores, bolsas de aire y molduras exteriores, puso en marcha la producción de su tercera planta en México el año pasado, la cual inaugurará en 2016, en Irapuato, Guanajuato, para proveer a su cliente Toyota, que es el fabricante número uno de la industria.

Salvador Guerrero / El Sol de México

Ciudad de México.- Según pronósticos de IHS Automotive, México producirá 4.3 millones de vehículos y camiones para 2018, por lo que esta automotriz oriental se alista para migrar a nuestro país ante el “boom” que ha representado esta industria.

“México se ha convertido en la región más ‘caliente’ y de mayor atractivo para los proveedores orientales de la industria automotriz que están listos para migrar en los próximos dos años y contribuir al crecimiento de la industria”.

Según la consultora los fabricantes de automóviles están dispuestos a construir plantas de ensamblaje en México porque los costos laborales son más bajos y la cadena de suministro es más segura que en otras regiones del mundo, y sus proveedores están siguiéndolos.

Un caso específico de este fenómeno es el de la japonesa Toyoda Gosei Co., que puso en marcha la producción de su tercera planta en México el año pasado, la cual inaugurará en 2016 para proveer a su cliente Toyota.

Asimismo, los bajos costos laborales de México y los bajos costos de envío también han atraído a los proveedores chinos. Minth Grupo ha construido tres plantas en Aguascalientes para producir bastidores de techo, molduras y otros componentes para Nissan, Audi, General Motors, Ford y Fiat Chrysler.

Ante la pérdida de fuerza de la economía China, e impulsados por los fabricante de automóviles asiáticos, México se ha convertido en la región más atractiva para los proveedores orientales de la industria automotriz, informó Sergio L. Ornelas, organizador de la próxima Mexico’s Auto Industry Summit 2015, que se llevará a cabo los próximos 9 y 10 de diciembre en la ciudad de León, Guanajuato.

“Tres nuevas plantas de ensamble de automóviles se han puesto en marcha en México en los últimos dos años, y cinco fabricantes de automóviles adicionales están en proceso de construir fábricas para el año 2019, según datos de IHS Automotive.

Evidentemente, la producción de vehículos de México está aumentando considerablemente y seguirá haciéndolo en el próximo lustro para llegar cómodamente a cinco millones de unidades producidas en 2020”, puntualizó Ornelas.

En el 2018 se pronostica que las plantas mexicanas producirán 4.3 millones de automóviles y camiones, un 34 por ciento más respecto al año pasado, según informes de la consultora. En general, se espera que los fabricantes de automóviles en América del Norte construyan la cifra récord de 18.6 millones de vehículos en 2018, un nueve por ciento de incremento respecto al 2014.

Los fabricantes de automóviles están dispuestos a construir plantas de ensamblaje en México porque los costos laborales son más bajos y la cadena de suministro es más segura que en otras regiones del mundo, y sus proveedores están siguiéndolos.

México es competitivo por una serie de razones, pero todo se reduce a la satisfacción de las necesidades de los fabricantes.

Ante el riesgo de tsunamis como el de Japón, inundaciones en Tailandia y la huelga de los trabajadores portuarios en la Costa Oeste, los fabricantes están tratando de crear una cadena de suministro segura”, indicó Mike Jackson, director de Pronósticos para América del Norte de IHS.

Toyoda Gosei Co., en materia de autopartes y un importante proveedor de componentes interiores, bolsas de aire y molduras exteriores, puso en marcha la producción de su tercera planta en México el año pasado, la cual inaugurará en 2016, en Irapuato, Guanajuato, para proveer a su cliente Toyota, que es el fabricante número uno de la industria.