/ martes 23 de mayo de 2017

Seguiremos teniendo volatilidad e incertidumbre, pese avances, dice Meade

A pesar de que la economía mexicana “se ve bien” y reporta un mejor desempeño que lo esperado a inicios de año al crecer 2.8 por ciento en el primer trimestre, lo cierto es que en el corto plazo se podrán observar episodios de incertidumbre y no es el ritmo de crecimiento “que nos gustaría”, reconoció el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade.

En este sentido, el funcionario, quien fue entrevistado en el marco del evento de “Los 100 Líderes del Sector Energía”, admitió la necesidad de no bajar la guardia para seguir fortalecimiento los fundamentales de la economía mexicana, a pesar del buen comportamiento que se registró en el primer trimestre de este año.

“Seguiremos teniendo muchos espacios de volatilidad e incertidumbre, pero lo que esto acredita es que las reformas están funcionando, que están generado una economía con mayor capacidad de resistencia y que frente a la volatilidad los datos que hoy estamos viendo son datos alentadores (…);

entonces se ve bien respecto a la región, respecto a sus principales socios comerciales, respecto a lo que esperaban a principios de año los analistas económicos y tenemos que seguir trabajando para fortalecer los fundamentales”, afirmó.

Y lo que sucede, es que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), actualizó el dato del comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB), durante el primer trimestre del año, al ajustarlo de 2.7 a 2.8 por ciento a tasa anual, lo que motivó a la SHCP elevar su pronóstico de crecimiento para este año a un rango de entre 1.5 a 2.5 por ciento.

Sin embargo, el secretario afirmó que frente a los grandes retos que enfrenta el país, el actual ritmo de crecimiento en alrededor de dos por ciento resulta insuficiente.

“Refleja un crecimiento que no es el que gustaría, pero es una buena noticia que estemos viendo que tenemos una economía que tiene un menor funcionamiento del que al principio del año los analistas esperaban”, comentó.

De esta manera, el secretario destacó la fortaleza de la economía en lo que va de este año, a pesar del complejo panorama que proliferó durante los primeros meses del año.

“Ciertamente hay retos pero significa que, con respecto al pronóstico que tenían los analistas del sector privado, eso significa que la economía se ha movido en una mejor dirección; cuando empezaba el año, cuando vimos muchos de los pronósticos de moverse a la baja, no teníamos información de qué era lo que efectivamente estaba sucediendo, estábamos teniendo algunos indicios”, comentó.

En ese tenor, destacó el comportamiento que han mostrado diversas variables en los últimos días, como el caso de las ventas en las grandes cadenas comerciales (6.0 por ciento anual durante abril a tiendas iguales); toda vez que evidencian el buen desempeño de la economía mexicana.

“Lo que hemos visto persistentemente es que los indicadores de ventas y en general los indicadores de actividad económica, hoy validados con el crecimiento del primer trimestre, y reflejados en los pronósticos de los inversionistas, todos ellos apuntan a un mejor primer trimestre del que se esperaba y apuntan también en consecuencia a un mejor rango de crecimiento del que se esperaba al principio y del que se refleja en Precriterios”, comentó.

En ese contexto, destacó el comportamiento de la economía mexicana respecto a otros países tanto de la región de Latinoamérica como de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

“Estamos bien comparados con Latinoamérica, en donde sin México, Latinoamérica va a crecer seguramente muy por debajo de lo que va a crecer México; sus principales dos economía tendrán crecimientos bastante anémicos, en el caso de uno de ellas, todavía en este trimestre todavía negativo, como el caso de Brasil, y en el caso de los países de la OCDE, México creciendo también arriba del promedio y un poquito por arriba de lo que crece Estados Unidos”, aseguró.

A pesar de que la economía mexicana “se ve bien” y reporta un mejor desempeño que lo esperado a inicios de año al crecer 2.8 por ciento en el primer trimestre, lo cierto es que en el corto plazo se podrán observar episodios de incertidumbre y no es el ritmo de crecimiento “que nos gustaría”, reconoció el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade.

En este sentido, el funcionario, quien fue entrevistado en el marco del evento de “Los 100 Líderes del Sector Energía”, admitió la necesidad de no bajar la guardia para seguir fortalecimiento los fundamentales de la economía mexicana, a pesar del buen comportamiento que se registró en el primer trimestre de este año.

“Seguiremos teniendo muchos espacios de volatilidad e incertidumbre, pero lo que esto acredita es que las reformas están funcionando, que están generado una economía con mayor capacidad de resistencia y que frente a la volatilidad los datos que hoy estamos viendo son datos alentadores (…);

entonces se ve bien respecto a la región, respecto a sus principales socios comerciales, respecto a lo que esperaban a principios de año los analistas económicos y tenemos que seguir trabajando para fortalecer los fundamentales”, afirmó.

Y lo que sucede, es que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), actualizó el dato del comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB), durante el primer trimestre del año, al ajustarlo de 2.7 a 2.8 por ciento a tasa anual, lo que motivó a la SHCP elevar su pronóstico de crecimiento para este año a un rango de entre 1.5 a 2.5 por ciento.

Sin embargo, el secretario afirmó que frente a los grandes retos que enfrenta el país, el actual ritmo de crecimiento en alrededor de dos por ciento resulta insuficiente.

“Refleja un crecimiento que no es el que gustaría, pero es una buena noticia que estemos viendo que tenemos una economía que tiene un menor funcionamiento del que al principio del año los analistas esperaban”, comentó.

De esta manera, el secretario destacó la fortaleza de la economía en lo que va de este año, a pesar del complejo panorama que proliferó durante los primeros meses del año.

“Ciertamente hay retos pero significa que, con respecto al pronóstico que tenían los analistas del sector privado, eso significa que la economía se ha movido en una mejor dirección; cuando empezaba el año, cuando vimos muchos de los pronósticos de moverse a la baja, no teníamos información de qué era lo que efectivamente estaba sucediendo, estábamos teniendo algunos indicios”, comentó.

En ese tenor, destacó el comportamiento que han mostrado diversas variables en los últimos días, como el caso de las ventas en las grandes cadenas comerciales (6.0 por ciento anual durante abril a tiendas iguales); toda vez que evidencian el buen desempeño de la economía mexicana.

“Lo que hemos visto persistentemente es que los indicadores de ventas y en general los indicadores de actividad económica, hoy validados con el crecimiento del primer trimestre, y reflejados en los pronósticos de los inversionistas, todos ellos apuntan a un mejor primer trimestre del que se esperaba y apuntan también en consecuencia a un mejor rango de crecimiento del que se esperaba al principio y del que se refleja en Precriterios”, comentó.

En ese contexto, destacó el comportamiento de la economía mexicana respecto a otros países tanto de la región de Latinoamérica como de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

“Estamos bien comparados con Latinoamérica, en donde sin México, Latinoamérica va a crecer seguramente muy por debajo de lo que va a crecer México; sus principales dos economía tendrán crecimientos bastante anémicos, en el caso de uno de ellas, todavía en este trimestre todavía negativo, como el caso de Brasil, y en el caso de los países de la OCDE, México creciendo también arriba del promedio y un poquito por arriba de lo que crece Estados Unidos”, aseguró.