/ sábado 9 de abril de 2016

Tarjetahabientes pagan más por desconocimiento

  • Además, cada usuario tiene en promedio 2.5 plásticos y es fácil perder el control del gasto

Yazmín Zaragoza / El Sol de México

Ciudad de México.- En México, a diferencia de otros países, financiarse a través de una tarjeta de crédito, además de ser “supercostoso”, representa un alto riesgo de endeudamiento, primero por no saber manejar este producto, y después porque la tasas de interés puede ser de más de 45 por ciento, mientras en países como Estados Unidos oscilan 14 por ciento.

En entrevista con El Sol de México, Joel Cortés, director general y cofundador de Kardmatch, sitio web especializado en tarjetas de crédito, relató que en México los usuarios desconocen mucho del manejo de ese producto, al grado que más de 30 por ciento de los usuarios paga al mes menos de 50 por ciento del saldo de su plástico, por lo que terminan desembolsando muchísimo más de su deuda inicial.

Lo peor del caso es que en el país el total de usuarios de tarjetas de crédito en circulación es amplio, y según datos del Banco de México los plásticos ascienden a 29 millones 641 mil 981, no por persona, sino que cada tarjetahabiente tiene en promedio 2.5 tarjetas de crédito, lo que significa que cada usuario cuenta con dos o tres plásticos lo que eleva las probabilidades de perder el control sobre las mismas.

Es muy importante, aconsejó, “tener bien claro que una tarjeta de crédito no es dinero regalado, ni la extensión del salario, es dinero prestado y en México es, además, muy caro”.

Cortés reconoció que del total de usuarios de tarjetas, menos de 40 por ciento de ellos hacen uso óptimo de la tarjeta de crédito, pues al final de cada mes pagan el total de la tarjeta, sin que les genere ningún interés.

Sin embargo, explicó que existe otro gran porcentaje que no está aprovechando este financiamiento y, por el contrario, está pagando intereses o cayendo en impago, y resaltó: “lo peor que puede pasarle a una persona es perder el control de la tarjeta”.

Agregó que los errores que un tarjetahabiente comete los bancos lo registran como un signo de alerta. Por ejemplo, nunca se debe tener más de dos tarjetas de crédito y jamás se debe dejar de pagar la mensualidad, porque eso hace que de inmediato, el banco eleve la tasa de interés que es de por sí cara.

El consejo del fundador de Kardmatch, cuyo trabajo y objetivo es asesorar a las personas, es que los usuarios cuenten con dos tarjetas para evitar mezclar las compras con y sin intereses. De tal manera, dijo debe usarse una tarjeta para todos los gastos diarios mismos que deben ser liquidados en su totalidad a fin de mes.

Adicionalmente, sugiere que la otra tarjeta se utilice para pagar a meses sin intereses y solo por bienes duraderos de larga vida, como refrigeradores, salas o computadoras; porque es absurdo pagar una cena y liquidarla meses después, con los consecuentes intereses.

“Nada justifica que una persona se financie a tasas de interés tan altas”, afirmó. Además, recomendó no caer en errores que alerten a los bancos, como “pedir dinero en efectivo, eso nunca”, y explicó que el banco toma como una señal de alarma que el usuario pida dinero porque eso significa que no tiene efectivo y está pasando por un problema.

Así, paradójicamente a las personas que pasan por un problema financiero les empiezan a subir la tasa de interés, y si caen en impago, su deuda se eleva aun más. Por ello, dijo que se entiende que ahora los trajatahabientes que han madurado y ya conocen el manejo de las tarjetas decidan utilizar los créditos de nómina o personales, en vez de la tarjeta de crédito.

  • Además, cada usuario tiene en promedio 2.5 plásticos y es fácil perder el control del gasto

Yazmín Zaragoza / El Sol de México

Ciudad de México.- En México, a diferencia de otros países, financiarse a través de una tarjeta de crédito, además de ser “supercostoso”, representa un alto riesgo de endeudamiento, primero por no saber manejar este producto, y después porque la tasas de interés puede ser de más de 45 por ciento, mientras en países como Estados Unidos oscilan 14 por ciento.

En entrevista con El Sol de México, Joel Cortés, director general y cofundador de Kardmatch, sitio web especializado en tarjetas de crédito, relató que en México los usuarios desconocen mucho del manejo de ese producto, al grado que más de 30 por ciento de los usuarios paga al mes menos de 50 por ciento del saldo de su plástico, por lo que terminan desembolsando muchísimo más de su deuda inicial.

Lo peor del caso es que en el país el total de usuarios de tarjetas de crédito en circulación es amplio, y según datos del Banco de México los plásticos ascienden a 29 millones 641 mil 981, no por persona, sino que cada tarjetahabiente tiene en promedio 2.5 tarjetas de crédito, lo que significa que cada usuario cuenta con dos o tres plásticos lo que eleva las probabilidades de perder el control sobre las mismas.

Es muy importante, aconsejó, “tener bien claro que una tarjeta de crédito no es dinero regalado, ni la extensión del salario, es dinero prestado y en México es, además, muy caro”.

Cortés reconoció que del total de usuarios de tarjetas, menos de 40 por ciento de ellos hacen uso óptimo de la tarjeta de crédito, pues al final de cada mes pagan el total de la tarjeta, sin que les genere ningún interés.

Sin embargo, explicó que existe otro gran porcentaje que no está aprovechando este financiamiento y, por el contrario, está pagando intereses o cayendo en impago, y resaltó: “lo peor que puede pasarle a una persona es perder el control de la tarjeta”.

Agregó que los errores que un tarjetahabiente comete los bancos lo registran como un signo de alerta. Por ejemplo, nunca se debe tener más de dos tarjetas de crédito y jamás se debe dejar de pagar la mensualidad, porque eso hace que de inmediato, el banco eleve la tasa de interés que es de por sí cara.

El consejo del fundador de Kardmatch, cuyo trabajo y objetivo es asesorar a las personas, es que los usuarios cuenten con dos tarjetas para evitar mezclar las compras con y sin intereses. De tal manera, dijo debe usarse una tarjeta para todos los gastos diarios mismos que deben ser liquidados en su totalidad a fin de mes.

Adicionalmente, sugiere que la otra tarjeta se utilice para pagar a meses sin intereses y solo por bienes duraderos de larga vida, como refrigeradores, salas o computadoras; porque es absurdo pagar una cena y liquidarla meses después, con los consecuentes intereses.

“Nada justifica que una persona se financie a tasas de interés tan altas”, afirmó. Además, recomendó no caer en errores que alerten a los bancos, como “pedir dinero en efectivo, eso nunca”, y explicó que el banco toma como una señal de alarma que el usuario pida dinero porque eso significa que no tiene efectivo y está pasando por un problema.

Así, paradójicamente a las personas que pasan por un problema financiero les empiezan a subir la tasa de interés, y si caen en impago, su deuda se eleva aun más. Por ello, dijo que se entiende que ahora los trajatahabientes que han madurado y ya conocen el manejo de las tarjetas decidan utilizar los créditos de nómina o personales, en vez de la tarjeta de crédito.