/ miércoles 1 de marzo de 2017

Tesoro de Estados Unidos y Banxico unen fuerzas contra el financiamiento ilegal

WASHINGTON, DC. (EFE).- El secretario del Tesoro de Estados Unidos (EU), Steven Mnuchin, se reunió con el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, para discutir la cooperación y la lucha contra el financiamiento ilegal, en un momento de tensiones entre ambos países por las polémicas propuestas del presidente Donald Trump.

“El secretario Mnuchin saludó la oportunidad de conversar con el gobernador Carstens sobre las relaciones económicas entre EU y México”, se señaló ayer en un comunicado del Tesoro, en el cual se indicó que el encuentro se produjo ayer en Washington. En su encuentro, Mnuchin agradeció a Carstens “la fuerte cooperación bilateral ante las amenazas del financiamiento ilegal, y subrayó su deseo de continuar su estrecha colaboración en estos temas”.

Asimismo, el secretario del Tesoro estadunidense, recientemente confirmado, adelantó que se verá con el secretario de Hacienda de México, José Antonio Meade, en el futuro próximo en Washington.

El encuentro se produce después de que el Banxico subiera de nuevo a comienzos de mes en 50 puntos base (pb) la tasa de interés interbancaria y la situase en 6.25 por ciento, una decisión motivada por la posible implementación por parte de Donald Trump de políticas que dificulten el comercio y la inversión.

Carstens, que había anunciado previamente su salida de la institución, ha retrasado su marcha hasta el 30 de noviembre próximo, debido a la petición expresa del presidente Enrique Peña Nieto, ante la gran incertidumbre económica en México por el endurecimiento de las políticas migratorias y comerciales del nuevo Gobierno de EU.

Desde la victoria de Trump, el peso mexicano se ha depreciado notablemente respecto el dólar, hasta alcanzar mínimos de 22 unidades por divisa estadunidense, aunque en las últimas semanas se ha recuperado ligeramente.

El presidente estadunidense ha prometido construir un muro en la frontera con México para frenar el flujo migratorio, renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y aplicar una tasa arancelaria a los productos procedentes de México.

WASHINGTON, DC. (EFE).- El secretario del Tesoro de Estados Unidos (EU), Steven Mnuchin, se reunió con el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, para discutir la cooperación y la lucha contra el financiamiento ilegal, en un momento de tensiones entre ambos países por las polémicas propuestas del presidente Donald Trump.

“El secretario Mnuchin saludó la oportunidad de conversar con el gobernador Carstens sobre las relaciones económicas entre EU y México”, se señaló ayer en un comunicado del Tesoro, en el cual se indicó que el encuentro se produjo ayer en Washington. En su encuentro, Mnuchin agradeció a Carstens “la fuerte cooperación bilateral ante las amenazas del financiamiento ilegal, y subrayó su deseo de continuar su estrecha colaboración en estos temas”.

Asimismo, el secretario del Tesoro estadunidense, recientemente confirmado, adelantó que se verá con el secretario de Hacienda de México, José Antonio Meade, en el futuro próximo en Washington.

El encuentro se produce después de que el Banxico subiera de nuevo a comienzos de mes en 50 puntos base (pb) la tasa de interés interbancaria y la situase en 6.25 por ciento, una decisión motivada por la posible implementación por parte de Donald Trump de políticas que dificulten el comercio y la inversión.

Carstens, que había anunciado previamente su salida de la institución, ha retrasado su marcha hasta el 30 de noviembre próximo, debido a la petición expresa del presidente Enrique Peña Nieto, ante la gran incertidumbre económica en México por el endurecimiento de las políticas migratorias y comerciales del nuevo Gobierno de EU.

Desde la victoria de Trump, el peso mexicano se ha depreciado notablemente respecto el dólar, hasta alcanzar mínimos de 22 unidades por divisa estadunidense, aunque en las últimas semanas se ha recuperado ligeramente.

El presidente estadunidense ha prometido construir un muro en la frontera con México para frenar el flujo migratorio, renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y aplicar una tasa arancelaria a los productos procedentes de México.