/ miércoles 1 de marzo de 2017

Trump debe aliarse y coproducir con México, recomienda el economista Luis de la Calle

  • Es una oportunidad única de conquistar el mercado chino
  • Luis de la Calle destaca que en 5 años, nuestro país puede ser el mayor comprador de EU

Si el presidente Donald Trump no destruye la integración comercial en Norteamérica, en cinco años México puede convertirse en el mayor comprador de Estados Unidos (EU) en el mundo, y en su plataforma para conquistar el mercado chino, afirmó el economista mexicano Luis de la Calle, en entrevista con EFE.

De entrada, De la Calle pronostica que el inicio del diálogo en torno a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se retrasará varios meses por los escollos institucionales para el Gobierno de EU.

“Para empezar, una negociación se tiene que notificar al Congreso con 90 días de anticipación”, algo que “hace normalmente el representante comercial”, en este caso Robert Lighthizer, que “no ha sido ratificado por el Senado”, ya que requiere “una dispensa” del Congreso porque fue asesor de Gobiernos extranjeros (Brasil y China) en el pasado.

Luego, es necesario que se publique en la Gaceta Oficial de EU el acuerdo con el Congreso sobre los objetivos de la negociación, y que transcurra un mes hasta que esta última inicie.

Desde que Trump planteó la revisión del TLCAN, vigente entre EU, México y Canadá desde 1994, De la Calle se ha convertido en una de las voces más autorizadas sobre el asunto en su país.

No en vano, este exsubsecretario de Economía y exministro de Asuntos Comerciales de la embajada de México en Washington, participó en el diseño e implementación del acuerdo que ahora el gobernante republicano califica una y otra vez como “el peor de la historia”.

El economista tilda de “completamente vacías” las amenazas que hizo Trump de imponer un impuesto de 35 por ciento a los automóviles importados desde México, aunque admite que el mensaje “ha hecho mella” en la devaluación del peso y corridas en las bolsas.

Por suerte –matiza--, ya los mercados “están aprendiendo que los tuits de Donald Trump no son política pública”.

La eventual salida de EU del TLCAN, otra de las advertencias lanzadas por el republicano en sus peroratas, llevaría a las partes a aplicar los aranceles pactados por cada uno de ellos en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En ese escenario, “como Estados Unidos ha sido miembro del GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio) y de la OMC durante más de 70 años y ha venido reduciendo en rondas sucesivas de negociación sus aranceles”, estos “son muy bajos”, mientras que México, como “entró muy tarde”, los tiene “relativamente altos”, aclaró, sin dar detalles sobre si las restricciones comerciales serían más perjudiciales o beneficiosas para México.


herramientas legales para responder a política estadunidense: Concamin


De cara a la eventual renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el sector industrial pidió al Gobierno federal tener muy presente que México tiene elementos legales en el acuerdo y a nivel internacional para proceder en caso de que Estados Unidos quiera imponer elementos de manera unilateral y en donde únicamente resulte beneficiado.

Manuel Herrera

De esta manera, la Confederación de Cámaras de Comercio (Concamin), consideró que las pláticas entre los tres países deben estar enfocadas a fortalecer el acuerdo con una filosofía de “ganar-ganar”, bajo un terreno de equidad y respeto.

El presidente del organismo, Manuel Herrera, recordó que el TLCAN cuenta con Paneles de Solución de Controversias para dirimir los problemas comerciales que se presenten entre los tres países socios, además de las reglas que rigen entre las naciones adheridas a la Organización Mundial de Comercio (OMC), por lo que insistió en que existen herramientas legales para evitar una renegociación unilateral.

“México tiene todos los elementos legales y estratégicos para que, en caso de que se haga una negociación en el TLC, esta negociación garantice en todo momento la equidad, garantice una cancha pareja para México, garantice el respeto y la dignidad de los mexicanos, pero sobre todo ese equilibrio que se requiere cuando hay una relación comercial como la que tiene México con Estados Unidos y Canadá”, comentó en conferencia de prensa.

En este sentido, el presidente de la Concamin respaldó la posición del responsable de encabezar la delegación mexicana en la renegociación del TLCAN, Ildefonso Guajardo, titular de la Secretaría de Economía (SE), en el sentido de que México se levantará de la mesa de las pláticas si Estados Unidos pretender imponer aranceles a las importaciones provenientes de territorio mexicano.

“México tiene sus elementos tanto legales como estratégicos y me parece realmente que nuestro gobierno está tomando la actitud correcta, una actitud de apertura para negociar, una actitud profesional no nada más para estar preparado para las negociaciones sino llevar a cabo la consulta que está teniendo, esa relación cerca con el sector industrial, el sector privado, y por otro lado, tener muy claro que existen límites en la negociación que México no va a poder continuar si no se respetan esos límites, esos límites tienen que ver con la legalidad, con las leyes que hoy nos rigen, tiene que ver con esquema a través de la OMC en donde nosotros estamos inmersos”, comentó.

  • Es una oportunidad única de conquistar el mercado chino
  • Luis de la Calle destaca que en 5 años, nuestro país puede ser el mayor comprador de EU

Si el presidente Donald Trump no destruye la integración comercial en Norteamérica, en cinco años México puede convertirse en el mayor comprador de Estados Unidos (EU) en el mundo, y en su plataforma para conquistar el mercado chino, afirmó el economista mexicano Luis de la Calle, en entrevista con EFE.

De entrada, De la Calle pronostica que el inicio del diálogo en torno a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se retrasará varios meses por los escollos institucionales para el Gobierno de EU.

“Para empezar, una negociación se tiene que notificar al Congreso con 90 días de anticipación”, algo que “hace normalmente el representante comercial”, en este caso Robert Lighthizer, que “no ha sido ratificado por el Senado”, ya que requiere “una dispensa” del Congreso porque fue asesor de Gobiernos extranjeros (Brasil y China) en el pasado.

Luego, es necesario que se publique en la Gaceta Oficial de EU el acuerdo con el Congreso sobre los objetivos de la negociación, y que transcurra un mes hasta que esta última inicie.

Desde que Trump planteó la revisión del TLCAN, vigente entre EU, México y Canadá desde 1994, De la Calle se ha convertido en una de las voces más autorizadas sobre el asunto en su país.

No en vano, este exsubsecretario de Economía y exministro de Asuntos Comerciales de la embajada de México en Washington, participó en el diseño e implementación del acuerdo que ahora el gobernante republicano califica una y otra vez como “el peor de la historia”.

El economista tilda de “completamente vacías” las amenazas que hizo Trump de imponer un impuesto de 35 por ciento a los automóviles importados desde México, aunque admite que el mensaje “ha hecho mella” en la devaluación del peso y corridas en las bolsas.

Por suerte –matiza--, ya los mercados “están aprendiendo que los tuits de Donald Trump no son política pública”.

La eventual salida de EU del TLCAN, otra de las advertencias lanzadas por el republicano en sus peroratas, llevaría a las partes a aplicar los aranceles pactados por cada uno de ellos en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En ese escenario, “como Estados Unidos ha sido miembro del GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio) y de la OMC durante más de 70 años y ha venido reduciendo en rondas sucesivas de negociación sus aranceles”, estos “son muy bajos”, mientras que México, como “entró muy tarde”, los tiene “relativamente altos”, aclaró, sin dar detalles sobre si las restricciones comerciales serían más perjudiciales o beneficiosas para México.


herramientas legales para responder a política estadunidense: Concamin


De cara a la eventual renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el sector industrial pidió al Gobierno federal tener muy presente que México tiene elementos legales en el acuerdo y a nivel internacional para proceder en caso de que Estados Unidos quiera imponer elementos de manera unilateral y en donde únicamente resulte beneficiado.

Manuel Herrera

De esta manera, la Confederación de Cámaras de Comercio (Concamin), consideró que las pláticas entre los tres países deben estar enfocadas a fortalecer el acuerdo con una filosofía de “ganar-ganar”, bajo un terreno de equidad y respeto.

El presidente del organismo, Manuel Herrera, recordó que el TLCAN cuenta con Paneles de Solución de Controversias para dirimir los problemas comerciales que se presenten entre los tres países socios, además de las reglas que rigen entre las naciones adheridas a la Organización Mundial de Comercio (OMC), por lo que insistió en que existen herramientas legales para evitar una renegociación unilateral.

“México tiene todos los elementos legales y estratégicos para que, en caso de que se haga una negociación en el TLC, esta negociación garantice en todo momento la equidad, garantice una cancha pareja para México, garantice el respeto y la dignidad de los mexicanos, pero sobre todo ese equilibrio que se requiere cuando hay una relación comercial como la que tiene México con Estados Unidos y Canadá”, comentó en conferencia de prensa.

En este sentido, el presidente de la Concamin respaldó la posición del responsable de encabezar la delegación mexicana en la renegociación del TLCAN, Ildefonso Guajardo, titular de la Secretaría de Economía (SE), en el sentido de que México se levantará de la mesa de las pláticas si Estados Unidos pretender imponer aranceles a las importaciones provenientes de territorio mexicano.

“México tiene sus elementos tanto legales como estratégicos y me parece realmente que nuestro gobierno está tomando la actitud correcta, una actitud de apertura para negociar, una actitud profesional no nada más para estar preparado para las negociaciones sino llevar a cabo la consulta que está teniendo, esa relación cerca con el sector industrial, el sector privado, y por otro lado, tener muy claro que existen límites en la negociación que México no va a poder continuar si no se respetan esos límites, esos límites tienen que ver con la legalidad, con las leyes que hoy nos rigen, tiene que ver con esquema a través de la OMC en donde nosotros estamos inmersos”, comentó.