/ martes 29 de noviembre de 2016

Urge la Iniciativa Privada a reforzar el mercado interno y la confianza

  • Comercio global muestra signos de estancamiento desde hace cuatro años: CCE

Al señalar que el panorama del comercio global no luce promisorio en el corto plazo, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, urgió a que México refuerce su mercado interno, diversifique sus mercados internacionales, fortalezca su competitividad internacional y trabaje en el “factor confianza”, en congruencia con los desafíos que se plantean a nivel internacional.

“Los aires de proteccionismo que emanan del resultado de las elecciones del 8 de noviembre en Estados Unidos no son un fenómeno aislado, ni en ese país ni a escala internacional”, dijo, añadiendo que el comercio global, que durante 22 años mantuvo una tasa de crecimiento del doble de la producción mundial, muestra signos de estancamiento desde hace cuatro años.

Recalcó que para 2016 se espera que cierre con un avance de alrededor de 1.7 por ciento, lo cual implica que crecerá menos que la economía global, por primera vez en 15 años.

“Varios factores explican este descenso del intercambio internacional, sobre todo, la contracción de la demanda global, que no se ha recuperado suficientemente de la crisis y la recesión suscitadas en el 2008, el menor dinamismo de China y su explosiva incorporación a la economía global y la consolidación de los procesos de apertura que, desde los 90, se vivieron en muchos países, incluyendo a México, lo cual redujo de velocidad los costos que se habían experimentado por el desarrollo logístico y los encadenamientos productivos transnacionales”, indicó.

Advirtió que México no puede soslayar los desafíos de una etapa nueva en el mundo, tenemos que prepararnos de manera consecuente.

El dirigente empresarial planteó cuatro medidas para que México se prepare. A continuación se mencionan en resumen:

“Uno. Es fundamental fortalecer nuestro mercado interno: tenemos que asegurar la continuidad de la recuperación que ha mostrado el consumo, lo cual pasa por apuntalar la estabilidad y el blindaje a nivel macroeconómico.

“Dos. Además de un diálogo con Estados Unidos, que construya sobre una relación ganar-ganar, necesitamos retomar como prioridad estratégica la diversificación de nuestros mercados internacionales.

“Tres. La necesidad de impulsar más vigorosamente nuestro mercado interno y al mismo tiempo, de fortalecer nuestra competitividad internacional, nos obligan a consolidar una estrategia nacional de desarrollo económico proactivo.

“Cuatro. Es preciso que trabajemos intensivamente en el factor confianza, a nivel interno y de cara al exterior. Es de extrema importancia. Hay que hacer lo necesario para tener una posición más robusta de cara a los mercados financieros, pero también en la confianza de todos los mexicanos ante nuestras instituciones, leyes y entre nosotros mismos”, acentuó.

  • Comercio global muestra signos de estancamiento desde hace cuatro años: CCE

Al señalar que el panorama del comercio global no luce promisorio en el corto plazo, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, urgió a que México refuerce su mercado interno, diversifique sus mercados internacionales, fortalezca su competitividad internacional y trabaje en el “factor confianza”, en congruencia con los desafíos que se plantean a nivel internacional.

“Los aires de proteccionismo que emanan del resultado de las elecciones del 8 de noviembre en Estados Unidos no son un fenómeno aislado, ni en ese país ni a escala internacional”, dijo, añadiendo que el comercio global, que durante 22 años mantuvo una tasa de crecimiento del doble de la producción mundial, muestra signos de estancamiento desde hace cuatro años.

Recalcó que para 2016 se espera que cierre con un avance de alrededor de 1.7 por ciento, lo cual implica que crecerá menos que la economía global, por primera vez en 15 años.

“Varios factores explican este descenso del intercambio internacional, sobre todo, la contracción de la demanda global, que no se ha recuperado suficientemente de la crisis y la recesión suscitadas en el 2008, el menor dinamismo de China y su explosiva incorporación a la economía global y la consolidación de los procesos de apertura que, desde los 90, se vivieron en muchos países, incluyendo a México, lo cual redujo de velocidad los costos que se habían experimentado por el desarrollo logístico y los encadenamientos productivos transnacionales”, indicó.

Advirtió que México no puede soslayar los desafíos de una etapa nueva en el mundo, tenemos que prepararnos de manera consecuente.

El dirigente empresarial planteó cuatro medidas para que México se prepare. A continuación se mencionan en resumen:

“Uno. Es fundamental fortalecer nuestro mercado interno: tenemos que asegurar la continuidad de la recuperación que ha mostrado el consumo, lo cual pasa por apuntalar la estabilidad y el blindaje a nivel macroeconómico.

“Dos. Además de un diálogo con Estados Unidos, que construya sobre una relación ganar-ganar, necesitamos retomar como prioridad estratégica la diversificación de nuestros mercados internacionales.

“Tres. La necesidad de impulsar más vigorosamente nuestro mercado interno y al mismo tiempo, de fortalecer nuestra competitividad internacional, nos obligan a consolidar una estrategia nacional de desarrollo económico proactivo.

“Cuatro. Es preciso que trabajemos intensivamente en el factor confianza, a nivel interno y de cara al exterior. Es de extrema importancia. Hay que hacer lo necesario para tener una posición más robusta de cara a los mercados financieros, pero también en la confianza de todos los mexicanos ante nuestras instituciones, leyes y entre nosotros mismos”, acentuó.