/ lunes 9 de enero de 2017

Adjudicaciones de la Ronda 1 permitirán vencer declinación petrolera

El sector hidrocarburos de México marcó en 2016 un hito histórico con la licitación de contratos para la producción de aguas profundas, además de cerrar con broche de oro la Ronda 1, con la cual el país podrá revertir la declinación petrolera y aumentar su producción un 17.5 por ciento en 10 años.

De acuerdo con el socio líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG, Rubén Cruz, en la actualidad se pierde alrededor de 3.8 por ciento de la producción anual, lo que representa que para la próxima década se haya reducido 38 por ciento.

Sin embargo, la expectativa es que con las actividades en aguas profundas se pueda recuperar el 43 por ciento.

“Se van a generar 900 mil barriles diarios de crudo, si son exitosas de exploración en aguas profundas, lo que representa el 43 por ciento de la producción actual de Petróleos Mexicanos (Pemex)”, --de dos millones 164 mil barriles diarios al mes de noviembre--, afirmó el especialista.

En entrevista con Notimex, Rubén Cruz destacó que esto significa un incremento de 5.0 por ciento en la producción petrolera de México, pero con las rondas anteriores se esperaba que genere producción adicional por 12.5 por ciento, por lo que en 10 años la producción nacional será mayor en 17.5 por ciento a la actual.

“Por primera vez se licitaron contratos de producción en aguas profundas. Eso rompió un hito en México muy importante, porque si bien ha sido uno de los principales países productores de petróleo en el mundo, se había quedado rezagado porque habían limitado sus actividades en aguas someras y tierra adentro”, destacó.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Energía (Sener) y de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), estas adjudicaciones podrían detonar inversiones superiores a los 41 mil millones de dólares durante la vigencia de los contratos, incluyendo la asociación entre Pemex y la empresa australiana BHP Billiton en el campo Trion.

En el caso de Trion, esto representa para la compañía una inyección de recursos frescos por 561.6 millones de dólares, mientras que el Fondo Mexicano del Petróleo recibirá 62.4 millones de dólares, además de no estar obligado a invertir recursos en el desarrollo del proyecto hasta que estos asciendan a mil 974 millones de dólares.

El sector hidrocarburos de México marcó en 2016 un hito histórico con la licitación de contratos para la producción de aguas profundas, además de cerrar con broche de oro la Ronda 1, con la cual el país podrá revertir la declinación petrolera y aumentar su producción un 17.5 por ciento en 10 años.

De acuerdo con el socio líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG, Rubén Cruz, en la actualidad se pierde alrededor de 3.8 por ciento de la producción anual, lo que representa que para la próxima década se haya reducido 38 por ciento.

Sin embargo, la expectativa es que con las actividades en aguas profundas se pueda recuperar el 43 por ciento.

“Se van a generar 900 mil barriles diarios de crudo, si son exitosas de exploración en aguas profundas, lo que representa el 43 por ciento de la producción actual de Petróleos Mexicanos (Pemex)”, --de dos millones 164 mil barriles diarios al mes de noviembre--, afirmó el especialista.

En entrevista con Notimex, Rubén Cruz destacó que esto significa un incremento de 5.0 por ciento en la producción petrolera de México, pero con las rondas anteriores se esperaba que genere producción adicional por 12.5 por ciento, por lo que en 10 años la producción nacional será mayor en 17.5 por ciento a la actual.

“Por primera vez se licitaron contratos de producción en aguas profundas. Eso rompió un hito en México muy importante, porque si bien ha sido uno de los principales países productores de petróleo en el mundo, se había quedado rezagado porque habían limitado sus actividades en aguas someras y tierra adentro”, destacó.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Energía (Sener) y de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), estas adjudicaciones podrían detonar inversiones superiores a los 41 mil millones de dólares durante la vigencia de los contratos, incluyendo la asociación entre Pemex y la empresa australiana BHP Billiton en el campo Trion.

En el caso de Trion, esto representa para la compañía una inyección de recursos frescos por 561.6 millones de dólares, mientras que el Fondo Mexicano del Petróleo recibirá 62.4 millones de dólares, además de no estar obligado a invertir recursos en el desarrollo del proyecto hasta que estos asciendan a mil 974 millones de dólares.