/ viernes 24 de marzo de 2017

Alza en tasas impactará en el crecimiento económico, considera la calificadora Moody's

Arturo Robles

Las mayores tasas de interés en México tendrán un mayor peso en el desempeño económico ya debilitado del país, un aspecto crediticio negativo para los emisores de deuda de varias industrias del país, advirtió Moody’s Investors Service.

La firma señaló que el Banco de México está en medio de un ciclo de restricción que ha impulsado el aumento de su tasa de referencia en 300 puntos desde finales de 2015, lo que la ha llevado a un nivel de 6.25 por ciento, no obstante, es probable que el ciclo de alzas se extienda hasta finales de este año, a medida de que el banco central mantenga su política de encarecer el costo del dinero para combatir la inflación.

Gersan Zurita, vicepresidente Senior de Moody’s Investors Service, afirmó que las mayores tasas de interés tendrán un peso en las perspectivas de crecimiento de México, en un momento en el que la economía ya está enfrentando otros factores adversos.

En este sentido, dijo que el menor crecimiento y los mayores costos de financiamiento harán que sea más difícil para el Gobierno reducir su déficit, no obstante, es poco probable que estos factores hagan descarrilar la estrategia de consolidación fiscal por parte de las autoridades hacendarias.

IMPACTO A LAS EMPRESAS

La firma sostiene que las mayores tasas también tendrán un impacto en las empresas, que típicamente financian sus necesidades de capital de trabajo con líneas de crédito de corto plazo, por lo que estas líneas ahora tendrán que refinanciarse a tasas más altas hasta 2018, incrementando los costos de financiamiento.

No obstante, la firma comentó que las empresas menos afectadas por el mayor costo de financiamiento serán aquellas con acceso a los mercados de capitales internacionales, en comparación con aquellas que dependen de fuentes de financiamiento domésticas.

Además, refirió que, bajo ese panorama, el riesgo de activos aumentará para los bancos mexicanos en todos los segmentos de crédito, dado que el sostenido aumento de tasas ejerce presión sobre los deudores, en especial sobre clientes corporativos que han contraído créditos comerciales a tasa variable, y sobre individuos con créditos de consumo.

Arturo Robles

Las mayores tasas de interés en México tendrán un mayor peso en el desempeño económico ya debilitado del país, un aspecto crediticio negativo para los emisores de deuda de varias industrias del país, advirtió Moody’s Investors Service.

La firma señaló que el Banco de México está en medio de un ciclo de restricción que ha impulsado el aumento de su tasa de referencia en 300 puntos desde finales de 2015, lo que la ha llevado a un nivel de 6.25 por ciento, no obstante, es probable que el ciclo de alzas se extienda hasta finales de este año, a medida de que el banco central mantenga su política de encarecer el costo del dinero para combatir la inflación.

Gersan Zurita, vicepresidente Senior de Moody’s Investors Service, afirmó que las mayores tasas de interés tendrán un peso en las perspectivas de crecimiento de México, en un momento en el que la economía ya está enfrentando otros factores adversos.

En este sentido, dijo que el menor crecimiento y los mayores costos de financiamiento harán que sea más difícil para el Gobierno reducir su déficit, no obstante, es poco probable que estos factores hagan descarrilar la estrategia de consolidación fiscal por parte de las autoridades hacendarias.

IMPACTO A LAS EMPRESAS

La firma sostiene que las mayores tasas también tendrán un impacto en las empresas, que típicamente financian sus necesidades de capital de trabajo con líneas de crédito de corto plazo, por lo que estas líneas ahora tendrán que refinanciarse a tasas más altas hasta 2018, incrementando los costos de financiamiento.

No obstante, la firma comentó que las empresas menos afectadas por el mayor costo de financiamiento serán aquellas con acceso a los mercados de capitales internacionales, en comparación con aquellas que dependen de fuentes de financiamiento domésticas.

Además, refirió que, bajo ese panorama, el riesgo de activos aumentará para los bancos mexicanos en todos los segmentos de crédito, dado que el sostenido aumento de tasas ejerce presión sobre los deudores, en especial sobre clientes corporativos que han contraído créditos comerciales a tasa variable, y sobre individuos con créditos de consumo.