/ jueves 16 de febrero de 2017

Anticipan alzas de 25 y 50 pb en tasas de EU y México, respectivamente

Tras las declaraciones de Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED por sus siglas en inglés), es evidente que el instituto aplicará en marzo próximo un incremento de 25 puntos base en su tasa de interés referencial, ante lo cual el Banco de México (Banxico), respondería con un alza de 50 para colocar el indicador en 6.75 por ciento, consideraron analistas financieros.

Y lo anterior, explicaron asesores de Finamex Casa de Bolsa, porque la Junta de Gobierno del Banxico buscará mantener -y eventualmente superar-, el diferencial de tasas entre México y Estados Unidos, con el objetivo de preservar y ampliar el interés de los inversionistas respecto a la rentabilidad del mercado mexicano.

Por ello, los especialistas de la firma consideraron que existen condiciones para esperar que el 15 de marzo la FED anuncie un incremento en su tasa de interés referencial y dos semanas después el Banxico haga lo propio el 30 de marzo.

“Banxico subió la tasa de referencia 50 puntos base en enero y, a nuestro juicio, todavía faltan al menos otros 25 puntos base adicional a lo que haga la FED; si la FED sube 25 puntos base en la reunión de marzo, entonces Banxico podría subir 50 puntos base”.

Al respecto, cabe mencionar que en diciembre de 2015 (al elevar de 3.00 a 3.25 por ciento su tasa de interés preferencial), fue la primera ocasión en año y medio en que el instituto central no ajustaba el indicador.

Durante 2016, el instituto central aumentó en cinco ocasiones su tasa, al elevarla de 3.25 a 5.75 por ciento y el pasado jueves nueve de febrero, la Junta de Gobierno del Banxico determinó aumentar en 50 puntos base su tasa de interés referencial, y colocarla en 6.25 por ciento, el mayor nivel en ocho años.

Sin embargo, los especialistas consideran que existen elementos para vaticinar que el banco central mexicano continuará elevando su tasa al mismo ritmo que lo haría la FED.

“Para el resto del año, Banxico seguiría a la FED para terminar el año en al menos 7.25 por ciento con tres alzas de la FED probablemente en marzo, junio y septiembre”, comentaron.

El pasado martes, en su comparecencia ante el Senado de Estados Unidos, la presidenta de la FED Janet Yellen se mostró decidida en la necesidad de subir tasas de interés en el corto plazo. Yellen declaró que la FED probablemente deba subir las tasas de interés en alguna de sus próximas reuniones (lo que deja abierta la posibilidad de que pueda ser en marzo), aunque expresó que existe una considerable incertidumbre en torno a las políticas económicas que adoptará el Gobierno de Donald Trump y el impacto que podría tener en el crecimiento.

No obstante, afirmó que aplazar el incremento de las tasas podría ser una decisión imprudente, e incluso de hacerlo podría forzar a aplicar ajustes monetarios demasiado rápidos que podrían generar complicaciones económicas.

Tras las declaraciones de Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED por sus siglas en inglés), es evidente que el instituto aplicará en marzo próximo un incremento de 25 puntos base en su tasa de interés referencial, ante lo cual el Banco de México (Banxico), respondería con un alza de 50 para colocar el indicador en 6.75 por ciento, consideraron analistas financieros.

Y lo anterior, explicaron asesores de Finamex Casa de Bolsa, porque la Junta de Gobierno del Banxico buscará mantener -y eventualmente superar-, el diferencial de tasas entre México y Estados Unidos, con el objetivo de preservar y ampliar el interés de los inversionistas respecto a la rentabilidad del mercado mexicano.

Por ello, los especialistas de la firma consideraron que existen condiciones para esperar que el 15 de marzo la FED anuncie un incremento en su tasa de interés referencial y dos semanas después el Banxico haga lo propio el 30 de marzo.

“Banxico subió la tasa de referencia 50 puntos base en enero y, a nuestro juicio, todavía faltan al menos otros 25 puntos base adicional a lo que haga la FED; si la FED sube 25 puntos base en la reunión de marzo, entonces Banxico podría subir 50 puntos base”.

Al respecto, cabe mencionar que en diciembre de 2015 (al elevar de 3.00 a 3.25 por ciento su tasa de interés preferencial), fue la primera ocasión en año y medio en que el instituto central no ajustaba el indicador.

Durante 2016, el instituto central aumentó en cinco ocasiones su tasa, al elevarla de 3.25 a 5.75 por ciento y el pasado jueves nueve de febrero, la Junta de Gobierno del Banxico determinó aumentar en 50 puntos base su tasa de interés referencial, y colocarla en 6.25 por ciento, el mayor nivel en ocho años.

Sin embargo, los especialistas consideran que existen elementos para vaticinar que el banco central mexicano continuará elevando su tasa al mismo ritmo que lo haría la FED.

“Para el resto del año, Banxico seguiría a la FED para terminar el año en al menos 7.25 por ciento con tres alzas de la FED probablemente en marzo, junio y septiembre”, comentaron.

El pasado martes, en su comparecencia ante el Senado de Estados Unidos, la presidenta de la FED Janet Yellen se mostró decidida en la necesidad de subir tasas de interés en el corto plazo. Yellen declaró que la FED probablemente deba subir las tasas de interés en alguna de sus próximas reuniones (lo que deja abierta la posibilidad de que pueda ser en marzo), aunque expresó que existe una considerable incertidumbre en torno a las políticas económicas que adoptará el Gobierno de Donald Trump y el impacto que podría tener en el crecimiento.

No obstante, afirmó que aplazar el incremento de las tasas podría ser una decisión imprudente, e incluso de hacerlo podría forzar a aplicar ajustes monetarios demasiado rápidos que podrían generar complicaciones económicas.