/ sábado 15 de octubre de 2016

Banco Mundial afirma que el crecimiento fuerte volverá a América Latina

El crecimiento económico “fuerte” regresará a Latinoamérica, una pauta que ya se está viendo en una región donde los países tienen “una idea clara de lo que tienen que hacer y hacia dónde ir”, afirmó Jorge Familiar.

El vicepresidente del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe se mostró confiado, al presentar una visión esperanzadora sobre el desarrollo económico “de mejora y evolución” de los países de la región y las políticas que están aplicando en este sentido.

En entrevista realizada en el marco del Foro Perú-OCDE 2016, que inició ayer en Lima, el economista mexicano pronosticó que el período de los seis últimos años de desaceleración o incluso recesión económica de la región en su conjunto tocará su fin el año entrante “en promedio”.

“Ahora, también dentro de los promedios se ocultan muchas cosas. Hay países que ahora están decreciendo, pero muchos otros están ya creciendo, aunque no a las tasas en las que crecieron en la época dorada del auge de las materias primas”, consideró Familiar.

Según el vicepresidente del BM, la aspiración es “continuar o reactivar” el “proceso de transformación social tan profundo que hubo” en América Latina en los últimos 15 años, que llevaron a que por primera vez en la historia hubiera más latinoamericanos de clase media que pobres y que por tanto el “gran reto” a corto y mediano plazo es “elevar el crecimiento y que este sea con inclusión”.

“En la agenda latinoamericana del BM los temas claves ahora son ayudar a las economías que lo requieran a adaptarse al nuevo entorno externo. Muchos países tienen que llevar a cabo ajustes fiscales externos y tienen que hacerlo de forma que proteja a los más vulnerables. Seguiremos trabajando con los países en protección social y llevar sus programas hacia sistemas donde los beneficiados se integren en la agenda productiva de los países”, dijo.

Familiar resaltó, además, que el desarrollo de infraestructuras, en un contexto donde hay “menos recursos fiscales” será esencial para la región y que requerirá “atraer recursos del sector privado” y fomentar “las participaciones público-privadas”.

Del mismo modo, y para replicar la transformación social de hace unos años “que se debió a la existencia de más y mejor empleo” al calor del auge de las materias primas, ahora la región deberá “buscar un sustituto o un complemento”, lo que vendrá también de la mano del sector privado.

Con todo esto, la región deberá trabajar en asuntos como la “sustentabilidad tanto desde el punto de vista ambiental como social” la rendición de cuentas, la transparencia y la “cero tolerancia a la corrupción”, indicó.

El vicepresidente del BM apuntó además que otro tema central para que Latinoamérica avance “ahora que el auge de las materias primas ya no está con nosotros”, será “su integración regional a miras de integrarse globalmente”.

En ese sentido, Familiar indicó que en las últimas reuniones del BM con ministros de Economía de la región, constató que parece haber “un consenso importante” en que hay que trabajar en este sentido.

“Lo que hemos escuchado nos hace pensar que habrá más énfasis en abrirse hacia el exterior. Lo que es muy esperanzador en un momento en el que en muchas partes del mundo se está hablando de tener menos comercio, y de cerrarse. Creo que la región está caminando en la dirección correcta”, dijo.

Particularmente, Familiar valoró a Perú como uno de los países regionales que mejor se manejó macroeconómicamente en los años de auge y que por tanto está “muy bien posicionado” para mejorar en “épocas de vacas flacas”.

“Perú tiene una ambiciosa agenda para reactivar el crecimiento y continuar con esta tendencia de transformación social. Y el éxito desde el punto de vista de reducción de pobreza y transformación social en el país es impresionante”, puntualizó.

El crecimiento económico “fuerte” regresará a Latinoamérica, una pauta que ya se está viendo en una región donde los países tienen “una idea clara de lo que tienen que hacer y hacia dónde ir”, afirmó Jorge Familiar.

El vicepresidente del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe se mostró confiado, al presentar una visión esperanzadora sobre el desarrollo económico “de mejora y evolución” de los países de la región y las políticas que están aplicando en este sentido.

En entrevista realizada en el marco del Foro Perú-OCDE 2016, que inició ayer en Lima, el economista mexicano pronosticó que el período de los seis últimos años de desaceleración o incluso recesión económica de la región en su conjunto tocará su fin el año entrante “en promedio”.

“Ahora, también dentro de los promedios se ocultan muchas cosas. Hay países que ahora están decreciendo, pero muchos otros están ya creciendo, aunque no a las tasas en las que crecieron en la época dorada del auge de las materias primas”, consideró Familiar.

Según el vicepresidente del BM, la aspiración es “continuar o reactivar” el “proceso de transformación social tan profundo que hubo” en América Latina en los últimos 15 años, que llevaron a que por primera vez en la historia hubiera más latinoamericanos de clase media que pobres y que por tanto el “gran reto” a corto y mediano plazo es “elevar el crecimiento y que este sea con inclusión”.

“En la agenda latinoamericana del BM los temas claves ahora son ayudar a las economías que lo requieran a adaptarse al nuevo entorno externo. Muchos países tienen que llevar a cabo ajustes fiscales externos y tienen que hacerlo de forma que proteja a los más vulnerables. Seguiremos trabajando con los países en protección social y llevar sus programas hacia sistemas donde los beneficiados se integren en la agenda productiva de los países”, dijo.

Familiar resaltó, además, que el desarrollo de infraestructuras, en un contexto donde hay “menos recursos fiscales” será esencial para la región y que requerirá “atraer recursos del sector privado” y fomentar “las participaciones público-privadas”.

Del mismo modo, y para replicar la transformación social de hace unos años “que se debió a la existencia de más y mejor empleo” al calor del auge de las materias primas, ahora la región deberá “buscar un sustituto o un complemento”, lo que vendrá también de la mano del sector privado.

Con todo esto, la región deberá trabajar en asuntos como la “sustentabilidad tanto desde el punto de vista ambiental como social” la rendición de cuentas, la transparencia y la “cero tolerancia a la corrupción”, indicó.

El vicepresidente del BM apuntó además que otro tema central para que Latinoamérica avance “ahora que el auge de las materias primas ya no está con nosotros”, será “su integración regional a miras de integrarse globalmente”.

En ese sentido, Familiar indicó que en las últimas reuniones del BM con ministros de Economía de la región, constató que parece haber “un consenso importante” en que hay que trabajar en este sentido.

“Lo que hemos escuchado nos hace pensar que habrá más énfasis en abrirse hacia el exterior. Lo que es muy esperanzador en un momento en el que en muchas partes del mundo se está hablando de tener menos comercio, y de cerrarse. Creo que la región está caminando en la dirección correcta”, dijo.

Particularmente, Familiar valoró a Perú como uno de los países regionales que mejor se manejó macroeconómicamente en los años de auge y que por tanto está “muy bien posicionado” para mejorar en “épocas de vacas flacas”.

“Perú tiene una ambiciosa agenda para reactivar el crecimiento y continuar con esta tendencia de transformación social. Y el éxito desde el punto de vista de reducción de pobreza y transformación social en el país es impresionante”, puntualizó.